Una patética realidad

Existe una frase muy popular, y muy extendida entre la población española, que afirma rotundamente que los borrachos, los locos y los niños dicen la verdad. Dejemos, ahora, a un lado a los locos y a los niños (que son temas apasionantes para tratar en otra ocasión) y centrémonos en los borrachos (también conocidos como alcohólicos). ¿De verdad creéis, amigos y amigas de lecturas y escrituras, que los borrachos dicen la verdad?. Sobre los borrachos y el alcoholismo mi esposa (Liliana) realizó un verdadero ensayo que fue calificado con la nota más alta (20 sobre 20) en la Universidad de Loja en Quito (Ecuador). En dicho ensayo ella investigó a fondo el tema y quedó en la Universidad como algo tan extraordinario que sirve para que lo lean las futuras generaciones.

Empecemos, entonces, por decir que el alcoholismo no sólo destruye el hígado y otros órganos internos del cuerpo humano sino que destruye el cerebro. En este sentido me hago una pregunta. ¿Teniendo el cerebro destruido los borrachos están capacitados para decir la verdad? Supongo que, como mucho y en todos esos casos, lo que dicen es “su verdad” y “su verdad” no es otra cosa sino una tragedia totalmente patética. ¿O no es patético ver a un hombre caminar dando tumbos de un lado para otro, agarrarse a las farolas y terminar cayendo al suelo sin tener fuerzas para levantarse? Patética escena que sólo hace gracia -si es que tiene gracia- a los que no tienen conciencia de que ese hombre es, en efecto, un enfermo mental. Y tengo que aclarar que no es lo mismo un loco que un enfermo mental.

Si habéis escuchado bien lo que hablan los borrachos cuando el alcohol los vuelve eufóricos, ¿no os habéis dado cuenta de la enorme cantidad de incoherencias que cuentan? Pues escuchádlos con total atención y descubriréis que afirman ciertas cuestiones para, de inmediato, negar lo que antes han afirmado sobre esas cuestiones para, seguidamente, volver a afirmar algo pero de otra manera diferente y para rápidamente, volver a negar esta nueva afirmación. Se pasan todo el tiempo en que están hablando afirmando y negando cosas sobre cuestiones que, a decir verdad, ni tan siquiera son capaces de entender. Es patético escuchar todas sus incoherencias mentales. Un patetismo que sólo produce lástima y misericordia. A mí, personalmente, no me produce ninguna clase de risa oír y escuchar a los borrachos. Yo afirmo que ni dicen verdades, puesto que sólo hablan necedades, ni me produce risa todas esas necedades que dicen. No es necesario ser un psicólogo ni un psiquiatra para descubrir esta patética realidad.

Como uno de los muchos ejemplos que podría poner ahora, voy a referirme a uno de los más abundantes temas de los que suelen hablar los borrachos. Se refiere a las mujeres. Ellos, que se las dan de saber la verdad de las mujeres, siempre terminan diciendo, después de una larga cantidad de majaderías y sandeces contra el género femenino, que las van a matar o, si están casados, que van a matar a sus esposas y, sobre todo y de manera especial, a sus suegras o a todas aquellas personas (hombres y mujeres) que han llegado a conocer. ¿Y esa es la verdad que predican los borrachos? Para quienes seguís continuamente mis reflexiones y comentarios sobre asuntos sociales debéis saber que la Santa Biblia es “El Libro de la Verdad”. Así que os presento un primer grupo de versículos bíblicos sobre la borrachera en general (después os presentaré otro grupo de versículos sobre los borrachos en particular). Leed detenidamente y paraos a pensar por un momento.

En Deuteronomios 21.20 se lee: “Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho”. En Primera de Samuel 25.36 se lee: “Y el corazón de Nabal estaba alegre, y estaba completamente ebrio, por lo cual ella (se refiere a Abigail) no le declaró cosa alguna hasta el día siguiente”. En Primera de Reyes 20.16 se lee: “Y estaba Benadad bebiendo y embriagándose en las tiendas”. En Isaías 19.14 se lee: “Jehová mandó espíritu de vértigo en medio de él (se refiere a Egipto); e hicieron error en Egipto en toda su obra, como también el ebrio en su vómito”. En Jeremías 23.9 se lee: “A causa de los profetas (se refiere a los falsos profetas) mi corazón está quebrantado dentro de mí, todos mis huesos tiemblan; estoy como un ebrio, y como hombre a quien dominó el vino, delante de Jehová, y delante de sus santas palabras”. Y en Primera de Corintios 5.11 se le: “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuese fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con los cuales ni aún caminéis”.

Tomemos un poco de descanso para pensar y meditar antes de seguir con el siguiente grupo de versículos. Razonemos. En Deuteronomíos se nos está hablando de un hijo terco, de un hijo que, entre otras cosas, decide dedicarse a beber alcoholes hasta convertirse en un borracho además de un glotón. Centrémonos en lo de borracho. Contumaz y rebelde. ¿Contumaz y rebelde con causa suficiente para serlo o sólo pasara convertirse en un “vividor”?. Pues resulta que a todos los “vividores” (como sucede con los borrachos) les gusta contar asuntos según sus propias conveniencias personales; para ir diciendo pro todas partes donde hablan sus necedades y en todos los corrillos donde les escuchan creyendo que son hombres, que beber hasta caerse al suelo es, precisamente, cosa de hombres según ellos. Lo que yo tengo entendido que es ser un hombre es defenderse de los ataques de la vida siempre en pie, siempre sereno, siempre consciente y siempre hablando con la verdad por delante. O sea, todo lo contrario a lo que dicen y hacen los borrachos.

¿Por qué Abigail prefiere hablar con Nabal al día siguiente de que este se encuentra totalmente ebrio, que es lo mismo que decir que está completamente borracho? Porque Abigail, mujer prudente y sabia, sabe que con un borracho no se puede dialogar ya que ha perdido toda clase de conciencia. ¿Y un hombre en el estado en el que se encontraba Nabal puede estar diciendo verdades cuando se sabe que ha perdido toda clase de conciencia? ¿No descubrís ahí una total falta de coherencia que es lo que descubrió Abigail para esperar al día siguiente? Si un borracho dijera la verdad cuando está ebrio estoy seguro de que la sociedad estaría totalmente destruida; puesto que quien se destruye a sí mismo es capaz de destruír a los demás. ¿Recordáis lo de ámate primero a ti mismo para después amar a los demás? Si esto es verdad (y lo es) nos debemos dar cuenta de que ningún borracho se ama a sí mismo y por eso amenaza con matar a quienes se encuentren a su paso y le digan lo contrario de lo que ellos dicen. Abigail fue sabia ante el necio Nabal porque supo que intentar dialogar con un borracho es perder el tiempo o, en su caso, hasta poder perder la vida.

Benadad bebía y se embriagaba en sus tiendas. Los hombres que se emborrachan se creen que son valientes pero, la verdad sea dicha, están tan acobardados ante la vida que, incapaces de enfrentarse a ella como verdaderos hombres, buscan el refugio del alcohol para intentar darse el valor que no tienen. ¿Un hombre que se cae continuamente al suelo sin que nadie le ponga la mano encima es un hombre valiente? Los borrachos no hacen más que predicar que son los hombres más valientes del mundo pero siempre terminan en el suelo y llorando ante sus impotencias. ¿Cuál es entonces la verdad que predican? ¿Es hombre quien no se mantiene en pie mientras proclama necedades a los cuatro vientos o quien guarda silencio para hablar solamente cuando sabe que lo que va a habar es una gran verdad? A mí me da por guardar silencio cuando veo y escucho a los borrachos hablar de valentía porque son capaces de beber hasta caer vencidos por el alcohol. ¿Qué clase de verdad es esa? La mentira más piadosa (pero totalmente mentira) es oír a muchas gentes decir que los borrachos son valientes porque beben para olvidar. Yo creo que para poder olvidar es necesario estar totalmente sereno y dominando todas nuestras pasiones sin tener que recurrir a ninguna clase de falso estímulo (uno de ellos es el alcohol) que sólo demuestra impotencia para saber olvidar.

Espíritu de vértigo y vómitos. ¿Habéis visto cómo los borrachos caen al suelo? Presos del vértigo se les nubla el cerebro, pierden la clara visión de las cosas y, envueltos en sus propios vómitos, caen como peleles. Vértigo. Esa sensación de vacío que entra a apoderarse del cerebro de los borrachos y les deja flotando a la deriva. Vértigo. Esa verdad social de quienes no saben dominar su personalidad y la destruyen cayendo al “fango” entre vomitonas que no producen ninguna clase de risa. Por lo menos eso es lo que pienso yo. ¿Y esa clase de peleles sociales son los que están preparados para decir la verdad? Perdonad que os diga que si eso fuese cierto todos estaríamos en manos de títeres sin conciencia porque eso es lo que son, en realidad, los borrachos.

¿Y las palabras? ¿Qué podemos decir de las palabras que sueltan los borrachos a diestro y siniestro mientras les domina eso de “me cago en Dios” que repiten tan continuamente que quien les oye se dan cuenta de la falta de capacidad lingüística que tienen para poder ser predicadores de las verdades? Cuando un hombre comete tales errores a través de lo que sale de su boca es un hombre incapacitado para decir cosas que valgan la pena de ser escuchadas. Y si lo que escuchamos de los borrachos no vale la pena de ser escuchado es que no poseen capacidad alguna para contarnos verdades que nos atraigan para considerarlas como tales. Por eso al final todos les dan la espalda y les dejan solos con su impotencia verbal.

Pablo, uno de los cristianos que más sabía de la vida de los mundanos y paganos puesto que había pertenecido a ellos antes de hacerse seguidor a muerte de Jesucristo y que, por lo tanto, conocía profundamente a los borrachos, nos advierte y aconseja, en su Primera Carta a los Corintios, que nos alejemos totalmente de quienes son fornicarios, avaros, idólatras, maldicentes, borracho o/y ladrones; aun incluso en el caso de que se llamen hermanos nuestros. Habéis observado bien que uno de los grupos que cita es el de los borrachos. ¿Por qué razón Pablo de Tarso nos aconseja alejarnos de los borrachos y nos advierte que no tengamos vida en común con ellos? Por algo muy fácil de entender. Existen mcuhos hombres que se juntan con los borrachos porque, en un principio, parece que les resulta gracioso alternar con ellos y escuchar todas las necedades que cuentan. A mí, en particular, nunca me han caído graciosos aunque los haya conocido de lejos, bastante de lejos pero lo suficiente como para haber aprendido cómo actúan; pero hay muchos hombres que, sin darse entera cuenta de lo que hacen, cada vez se ven más atraídos por la convivencia con esos borrachos a los cuales consideran tan graciosos y, por lo tanto, comienzan a beber también para meterse en sus ambientes. Cuando quieren darse cuenta del error cometido están ya alcoholizados y se han convertido en borrachos diciendo tonterías a diestro y siniestro; tonterías que no son la verdad de la vida sino la verdad de su cretinismo. También hay que tener cuidado con las fiestas sociales puesto que muchos hombres terminan alcohólicos tras efectuar continuamente lo que ellos llaman “alternes”, que falsamente creen que son necesarios para vivir en sociedad. ¿Esa es la verdad o esa es la falsa verdad? Esa es la falsa verdad.

Y ahora tomemos un poco de respiro para entrar a analizar el segundo grupo de los versículos bíblicos que he seleccionado porque se dirigen directamente ya al caso concreto de lo que es un borracho; o, en otras palabras, un individuo que ha perdido la categoría de ser para entrar en la sub categoría de parecer: esto quiere decir que dejaron de ser personas para convertirse en peleles. Y existe una gran diferencia entre ambas clases de hombres mucho más allá de las falsas apariencias; porque en esta sociedad en que vivimos lo que es verdad parece mentira y lo que es mentira se nos presenta como verdad. Por eso señala la Biblia que llegarán tiempos en que lo bueno parezca malo y lo malo se nos presente como bueno. El mundo de los valores totalmente invertido. Así que para poder construir un mundo mejor y más habitable hay que darle completamente la vuelta. Sepamos lo que son los borrachos por ver si entendemos ya bien lo que significa dar la vuelta para encontrar la verdad.

En Job 12.25 se lee: “Van a tientas, como en tinieblas y sin luz. Y les hace errar como borrachos”. En Salmos 107.27 se lee: “Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil”. En Isaías 28.3 se lee: “Con los pies será pisoteada la corona de soberbia de los ebrios de Efraín”. En Joel 1.5 se lee: “Despertad, borrachos, y llorad; gemid todos los que bebéis vino a causa del mosto, porque os he quitado la verdad de vuestras bocas”. En Nahum 1.10 se lee: “Aunque sean como espinos entretejidos, y estén empapados en su embriaguez, serán consumidos como hojarasca completamente seca”. En Mateo 24.49-51 se lee: “Y comenzó a golpear a sus consiervos, y a comer y beber con los borrachos, pero vendrá el Señor en un día que no él no espere, y a la hora que no sabe, le castigará duramente y le pondrá entre los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes”. En Hechos 2:14-15 se lee: ” Pedro, poniéndose en pie ante los once, alzó su voz y les habló: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio y oíd mi palabra. Porque no estáis ebrios”. En Primera de Corintios 6-10 se lee: “Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicentes, ni los estafadores, heredarán el Reino de Dios”. Y en Primera de Tesalonicenses 4:6-8 se lee: “No somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios”.

Analicemos ahora este último grupo de versículos bíblicos (entresacados del “Libro de la Verdad” que sabemos que es, únicamente, la Biblia) para terminar, de una vez por todas, con todas las mentiras que se cuentan y siguen contándose sobre los borrachos. ¿Dicen la verdad los borrachos o dicen solamente necedades? ¿Son los que dicen que los borrachos dicen la verdad todavía mucho más necios que los propios borrachos? ¿Dan pena y lástima los borrachos que son motivos de burlas, de mofas, de chistes por parte de quienes, por otro lado, gustan mucho de escucharles por puro escarnio contra la dignidad de un ser humano? Tomemos un poco de conciencia antes de seguir analizando el tema.

Ya estamos preparados. Tranquilos. Serenos. Concentrados para seguir analizando. Los borrachos van a tientas, como en tinieblas y sin luz. ¿Se puede concebir la gran estupidez de creer que quien vive en tinieblas y sin luz, tartamudeando palabras sin sentido, está diciendo verdades? Pues no. Un sujeto que ha perdido la noción de lo que es su realidad y se cree el amo del mundo cuando la realidad es que se encuentra entre la basura del mundo no puede ser claro ni conciso cuando habla. Y todos sabemos que las verdades, para ser verdades, tienen que ser claras y concisas y, además, comprensibles por todos los que escuchan; lo cual es todo lo contrario de lo que sucede con los borrachos quienes, en medio de sus tinieblas mentales, una vez perdido el juicio de lo que están diciendo, no hacen más que soltar una sarta de idioteces que a algunos les produce risa pero que nadie se lo toma en serio, sencillamente porque no están diciendo ninguna verdad sino verdaderas idioteces. En tinieblas no se puede tener la mente clara y sin mente clara no se pueden decir verdades.

Tiemblan y titubean y su ciencia resulta inútil. He aquí otra estampa de los borrachos. Temblando como seres asustados y titubeando. ¿Creéis de verdad que quienes dicen las verdades titubean al decirlas? Pues los borrachos se pasan, todo el tiempo en que están hablando, titubeando por completo. Mientras les tiembla el pulso también les tiembla la lengua y, entre temblores y más temblores, ni saben lo que dicen ni dicen lo que saben. De ahí que la Biblia afirme que su ciencia resulta inútil. Cuando alguien sabe de verdad la verdad de algún asunto jamás la expone estando borracho porque sabe que, si se emborracha, acaba por perderse en las dudas, en los titubeos, en los temblores de unas palabras que dejan de ser precisas (condición indispensable para que digan la verdad) para entrar en un laberinto de palabras incoherentes, demostrativas de que se ha perdido el uso de la razón y que, en esos momentos de ebriedad, sólo son capaces de articular frases sin sentido, frases que no se coordinan bien y frases que no se entienden con claridad. Pero precisamente las verdades tienen que ser lo contrario. Las verdades tienen que tener sentido (algo de lo que carecen las frases de los borrachos). Las verdades tienen que estar bien coordinadas (algo que no saben hacer los borrachos). Y las verdades tienen que ser entendidas con total claridad (algo que es imposible de entender cuando los borrachos sueltan sus frases sin razonamiento válido alguno). La razón juega un papel fundamental en la exposición de las verdades y resulta que los borrachos pierden toda la noción de lo que es razonable. Luego los borrachos no dicen verdades.

La soberbia de los ebrios. ¿Habéis observado bien la enorme soberbia que desprenden los borrachos cuando se dirigen hacia los demás? Sabiendo que son peleles de la sociedad, y para no decir la verdad de lo que son, se dirigen a los demás con una soberbia impropia de un ser humano normal. Para ocultar la verdad de su impotencia (puesto que de impotentes se tratan) buscan esconderla y así resulta que miente para esconder y ocultar la verdad de ellos mismos y si eso es lo que hacen, ¿cómo se puede entender y se puede creer que dicen verdades para los demás? Partiendo de la base de que intentan ocultar su verdadera impotencia humana es normal que se muestren agresivos, altaneros, prepotentes y hasta soberbios cuando se dirigen a quienes les escuchan. En definitiva, todo ese conjunto de complejos de inferioridad que tienen en su personalidad, les hace contar mentiras para resultar ser personajes atractivos hacia los demás. ¿Habéis observado cómo los borrachos intentan hacerse pasar por gentes importantes en medio de una sociedad que al final solamente se burla de ellos? ¿Cómo se intenta hacer siempre eso de ocultar la verdad de lo que es un hombre para aparentar lo que no se es? Sencillamente mintiendo y haciendo pasar por verdades lo que sólo son mentiras para querer hacerse importantes y superar sus complejos de inferioridad. Sin embargo, todos sabemos que los acomplejados siempre intentan ocultar la verdad de sus complejos. ¿Qué se deduce de todo esto? Que mienten cuando hablan.

Mucha atención a lo siguiente: “Despertad, borrachos, y llorad; gemid todos los que bebéis vino a causa del mosto, porque os he quitado la verdad de vuestras bocas”. Esto sí que es totalmente determinante y definitivo. Los borrachos siempre terminan por llorar y por gemir, después de haber estado contando mil y una mentiras, porque saben que Dios, una vez que están borrachos, les ha quitado la verdad de sus bocas. Esto sí que son palabras mayores. Esto sí que es la verdad de las verdades. Si Dios les ha quitado la verdad de sus bocas yo me pregunto lo siguiente: ¿son capaces los impotentes borrachos de evitar lo que Dios ha hecho con ellos? Imposible. Deberían ser, por lo menos, dioses con igual o mayor poder que Dios. Luego si Dios quita a los borrachos la verdad de sus bocas, ¿qué pueden salir de las bocas de los borrachos? Cualquier cosa menos verdades. Ya no luchan contra los demás seres humanos sino que intentan engañar al mismo Dios porque se encuentran perdidos y desnudos ante la gran verdad de lo que son: mentirosos que intentan aparentar ser grandes personajes de la sociedad cuando solamente son personajillos a los cuales todos los demás desprecian aunque les escuchen precisamente para reírse de ellos. Luchar contra la voluntad de Dios es totalmente imposible porque al final el borracho queda completamente derrotado pues al querer luchar contra Dios comete tales errores que hasta el más lento de entendimiento que le esté escuchando se da cuenta de su profunda mentira como ser humano y que de un ser humano que es una profunda mentira no puede salir nunca ninguna verdad. Hasta por lógica es demostrable.

Suma y sigue. Aunque los borrachos son aparentemente como espinos, la realidad demuestra que sólo son hojarasca seca. ¿Podéis imaginaros que una verdad sea algo seca? Pues no. Una verdad debe ser jugosa para que tenga sentido. De una hojarasca seca (como es el caso de cualquier borracho o alcohólico) no puede salir nada más que humo cuando se la quema y, la verdad sea dicha, el cerebro de los borrachos está totalmente quemado por culpa del alcohol que tienen que consumir para darse un poco de valentía y poder enfrentarse con esa verdad de sí mismos que intentan ocultar bajo el manto de sus mentiras. Quizás sean mentiras piadosas pero, desde luego, no son verdades ni tan siquiera aproximaciones a las verdades. Su carácter se vuelve espinoso precisamente para intentar aparentar lo que no son: valientes a la hora de afrontar sus realidades. Inmersos en sus cobardías existenciales, siempre intentan imponer su agresividad a los más débiles, a los más sencillos, a los más humildes, a lo más necesitados. Incluso en estos asuntos de convivencia social para con los demás esconden su impotencia comunicativa (incapaces de comunicar sus verdades a los demás) creando una atmósfera de agresividad alrededor de sus personas pero, al ser solamente hojarasca seca, pronto se vienen abajo cuando alguien se les enfrenta y les dice la verdad de sus mentiras. Al quedar al descubierto toda las sarta de mentiras que cuentan, de repente se vienen abajo, se desmoronan, se evaporan como las hojarascas secas y sólo son ya unas figuras patéticamente desdibujadas de todo lo que intentan hacer creer a los demás contando mentira tras mentira. La acumulación continua de las mentiras que cuentan hace que caigan en sus propias trampas porque, imposibles de contenerse en su excesiva verborrea, caen continuamente en contradicciones que son fácilmente descubiertas por quienes quieren conocer la verdad de ellos. Y al entrar en esas contradicciones se produce lo que en Periodismo conocemos como faltos de veracidad que, significa, que no son creíbles las falsas historias que cuentan. En definitiva, solamente son hojarasca seca aparentando ser espinos.

¿Y qué decir cuando los borrachos empiezan a llorar? ¿Son creíbles o no son creíbles esos lloros con los que buscan ganarse la comprensión de quienes les están escuchando? ¿Sabéis lo que son las lágrimas de los cocodrilos? Son lágrimas que se sueltan como pena o arrepentimiento, pero totalmente fingidas y de manera hipócrita. No he conocido, en mi vida, seres más hipócritas que los borrachos (sean cuales sean las clases sociales y económicas a las que pertenecen) intentando convencernos de que son “pobres hombres”. ¿Pobres hombres mientras se pasan la vida intentando engañar a los que se les acercan para escuchar sus falsas historias? Todos ellos tienen un gran arsenal de falsas historias para despertar la lástima. Quieren ser comprendidos culpando a la vida e incluso a Dios diciendo que son víctimas de la vida o que Dios se ha olvidado de ellos. Dos de las más grandes mentiras que cuentan siempre los borrachos una vez que han sido descubiertas todas sus falsas historias. A veces parece como si tuviesen momentos de lucidez pero la verdad es que esos momentos de lucidez sólo son unos pequeños lapsus que demuestran que la inmensa parte de todo lo que nos cuentan no tiene ninguna lucidez ni veracidad posible. ¿Los borrachos cuentan la verdad? Los borrachos sólo cuentan falsedades hipócritamente encubiertas como si fuesen verdades. A ciertas cosas que son reales las aumentan hasta convertirlas en totalmente irreales; porque si contaran solamente sus realidades verdaderas ellos creen que dejarían de ser interesantes (y la verdad es que dejarían de ser interesantes para quienes les escuchan) así que, aun sabiendo que están mintiendo, buscan despertar lástima, misericordia y hasta comprensión cuando solamente son unos farsantes que les encanta beber en lugar de ser honestos.

Cuando Pedro se dirigió a los demás discípulos de Jesucristo, bien que les dijo que les contaba cosas de Dios porque ninguno de ellos estaba ebrio. ¿Por qué hizo esta puntualización Pedro? Porque sabía que si alguno hubiese estado borracho al escuchar sus palabras, rápìdamente comenzaría a contar a todas las gentes palabras cambiadas, palabras aumentadas, palabras manipuladas hábilmente para llamar la atención y ser sobresalientes sobre los demás. ¿No es eso lo que buscan los borrachos cuando se dirigen a los demás? Pues sí. Eso es lo que buscan los borrachos y, para conseguirlo con la mayor rapidez y facilidad, les da por contar cosas que han escuchado pero que, al ser contadas por ellos en plena borrachera, ya no tienen nada que ver con la realidad de esas cosas que escuchó. ¿Os habéis dado cuenta del gran vacío existencial que habita en el interior de los borrachos? Si les escucháis atentamente, y sólo cuando sus palabras son más o menos entendibles, rápidamente descubrís el gran vacío de sus personalidades. De ahí que cuenten tantas mentiras para adornarse de una aureola de interés de la cual carecen por completo. Repito que no es cuestión de clase social ni de poder económico sino de falsa personalidad o, dicho de otra manera, de una personalidad de la cual carecen y que ellos quieren hacer creer que es fabulosa, heroica, memorable, para despertar un interés del cual carecen por completo. No son las historias de un escritor lleno de imaginaciones reales o ficticias pero que son creíbles porque se trata de grandes escritores, sino de falsedades contadas por unos individuos (los borrachos) que carecen de cualquier clase de imaginación creativa y, al carecer de dicha imaginación, intentan crear ficciones que se descubren, enseguida, que son falsedades propias de personas vacuas, vacías de contenido mágico y carentes de cualquier creatividad artística. Porque los borrachos, bajo el concepto verídico y verdadero de lo que es un artista, no lo son por mucho que se dediquen, en algunos casos, a practicar el Arte. Entre un artista genial siempre sobrio y siempre consciente de que sabe manejar sus realidades y sus ficciones y un borracho que se dedica a crear arte, existe la enorme diferencia entre la verdad fantástica y la mentira de los absurdos. Y es que los borrachos, sean o no sean artistas, son sobre todas las cosas unos simples absurdos que, incapaces de dominar sus dones, los malgastan vaciándoles de contenidos ingeniosos para convertirlos en simulaciones y artificios para estar a la moda; uno de los grandes defectos de los artistas que son, antes que artistas, borrachos y que tanto los separan de los verdaderos artistas que, poniendo solo un ejemplo, beben solamente café con leche para crear todas clase de mundos literarios y artísticos. Los borrachos, aunque sean artistas o digan ellos que son artistas (lo cual yo lo dudo por completo) simplemente están contando y narrando mentiras bajo los efectos del alcohol y otras drogas. Los grandes artistas, los que de verdad son geniales, nunca son borrachos ni se dedican a las borracheras y a otras clases de drogas para poder enfrentarse ante la dificultad de escribir o crear una obra artística con la verdad de su claridad mental por delante. Los borrachos (incluidos esos que se llaman artistas pero solamente son borrachos o drogadictos metidos a hacer arte) son incapaces de crear si están en condiciones normales. Necesitan el alcohol (y otras drogas) para estimularse. Y eso, en palabras correctas y significativas, es crear mentiras. Por eso los borrachos (al igual que el resto de los drogadictos) nunca heredarán el Reino de Dios.

Los verdaderos, los que no tenemos que emborracharnos para poder ser creativos, podemos ser de todo el día, de las 24 horas del día (alba, mañana, tarde y noche) pero no somos nunca de esos seres sombríos, esos seres escondidos en el fondo de las botellas de alcohol (o sea nada que tenga interés porque es un vacío) para poder decir que están viviendo la noche cuando, en realidad, están muriendo noche tras noche. Los sanos de cuerpo y sanos de espíritu podemos vivir en la noche pero no somos de la noche sino de la Luz de Dios. Los borrachos se sumergen en las tinieblas en lugar de saber para qué sirve, en verdad, la noche a la hora de ser creativos con cuerpo sano y mente sana. Los borrachos se embriagan para poder mantenerse en pie (aunque siempre terminan por caer a los suelos) mientras que los de la verdad podemos estar toda la noche entera creando sin parar pero sin tomar ni una sola gota de alcohol; porque somos del día y de la Luz de Dios. Ellos son solamente falsos artistas de las tinieblas. Así es la realidad de los borrachos y su verdadero trasfondo: mentiras absolutas que ellos quieren hacernos creer que son verdades relativas porque son, en verdad, unos hipócritas farsantes nada más.

¿Habéis sido alguna vez testigos presenciales de la forma de reír de los borrachos? ¿Habéis visto alguna vez a algún borracho riéndose? Es una risa nerviosa, discontinua, salida del hígado como a golpes tras golpes, totalmente falta de ritmo, compulsiva, entrecortada, falta de la esencia del verdadero y sano humor, yo diría que hasta desesperada, agobiada, totalmente desproporcionada, entre hipos en lugar de con expresividades, y falta totalmente de inteligencia porque tienes que saber, amigo y amiga que me estás leyendo, que hasta para saber reír hace falta ser inteligente. Y los borrachos pueden ser cualquier cosa (hasta algunos pasan a la Historia como genios) menos inteligentes.

En definitiva, joven de cualquier edad que me estás leyendo, ¿quieres ser como Omero Simpson (la antítesis de los que es un hombre de verdad) o quieres ser un verdadero hombre (o mujer si eres de género femenino) con principios éticos y valores morales. Eso sólo lo tienes que decidir tú con el uso de tu Libre Albedrío; pero no olvides jamás la siguiente y rotunda premisa: “Los borrachos nunca dicen la verdad porque están incapacitados mentalmente para decir la verdad”. Y esto sí que es una verdad absoluta.

21 pensamientos sobre “Una patética realidad”

  1. Todos los seres humanos (hombres y mujeres) poseemos Dones y Talentos. Los Dones son de carácter espiritual y los Talentos son de carácter natural. Los Dones nos los da Dios a través del Espíritu Santo y por eso los llamamos espirituales. Los Talentos los da Dios a través de la Naturaleza y por eso los llamamos naturales. Dios reparte Dones y Talentos entre los seres humanos otorgando a cada uno de nosotros (hombres y mujeres) la cantidad que Él decide otorgarnos. Nadie debe quejarse por la cantidad de Dones y Talentos que recibe de Dios porque Dios va a exigir a cada ser humano (hombres y mujeres) según la cantidad de Dones y Talentos que le haya otorgado. Así que, por poner un ejemplo cualquiera, si a alguien le da 5 le va a exigir como 5; si a alguien le da 10 le va a exigir como 10 y si a alguien le da 100 le va a exigir como 100. Dios nunca exige a ningún ser humano (hombres y mujeres) más de lo que le ha otorgado y siempre reparte los Dones y los Talentos según las capacidades que tenemos cada ser humano. Nunca nos va a pedir más de lo que nos ha otorgado pero, como es justo y equitativo, tampoco nos va a pedir menos de lo que nos ha otorgado. Así que quien se queja sobre este asunto es porque se queja de vicio. A buenos entendedores (y esto lo entienden hasta lo niños y las niñas) pocas palabras bastan para decir la verdad. Que algunos no lo quieran entender es problema de ellos o de y ya llegará el momento en que se encontrarán cara a cara con Dios para responderle si es que se atreven. De ignorantes está el mundo lleno pero los ignorantes serán vomitados por Dios fuera de su Reino.

  2. “La ignorancia es la causa de todos los males” (frase del filósofo y educador venezolano Simón Rodríguez, tutor y mentor de Simón Bolívar). “La ignorancia, además de ser una carencia, es un pecado” (frase del filósofo y educador español José Orero De Julián “Diesel”, escritor y periodista).

  3. Era visto y no visto. Ocaña, esbirro de Merino, y Merino, que se las daba de artillero, caían tarde tras tarde de forma irremediable. ¡Vamos a seguir así! decía el tal Ocaña ante la sonrisa que yo no me podía aguantar porque resultaba que, en cuatro cinco jugadas seguidas, dábamos la vuelta al marcador y el tal Ocaña, junto con el tal Merino, y junto con el tal Ricardito y varios más, se iban a sus casas con las orejas gachas. Me acuerdo de las carcajadas que soltábamos los tres pequeños cuando recordábamos lo de ¡Vamos a seguir así! El caso es que nuestras victorias sobre el terreno de juego, allá por donde ahora se encuentra el Barrio de Moratalaz, eran tan impresionantes que pronto pasaron a formar parte de las leyendas de Alcalde Sáinz de Baranda y sus alrededores. Felices recuerdos Ocaña, Merino, Ricardito, Tirapedos y demás chuletas de barriada que ni media rosca os comíais ni con esto del fútbol ni con las chavalas. Por cierto, El Guti todavía estará recordando… y vaya que si estará recordando… en medio de la frutería de su padre. ¡Toma caña, Ocaña! Y ahora vas y lo “tuiteas” que la verdad es la verdad y la verdad es como el algodón; o sea, que nada de contar mentiras que ya no estamos en el campamento.

    Por cierto, banda de la Baranda, si queréis noticias mías os comento que sigo en pie, con las mismas fuerzas de aquel entonces, y barriendo enemigos en los campos de batalla. Así que si tenéis algo que reclamar os dirigís a Garzón, que a lo mejor ya no está llorando… ¿verdad que sí, Garzón? Y puestos a llorar, por favor, chuleta de los chuletas, deja de llorar camino del Altamira porque Bonifacio te ha inflado a hostias. Yo, la verdad, sigo tan tranquilo como cuando subía por la escaleras del portal número 56 (Alcalde Sáinz de Baranda) y me partía de risa viendo a los cinco, seis o siete (porque hasta tan mariquitas resultabais ser que teníais que estar en grupitos) diciendo que erais matones pero ni os atrevíais a intentar ponerme la mano encima porque sabíais que yo era capaz de tiraros por las escaleras abajo a los cinco, a los seis y hasta a los siete juntos.

    ¡Qué felices recuerdos tengo de aquella memorable infancia en donde el “mocarra” de Cortés ni tan siquiera se atrevió a intentarlo y donde Matas (el del Safa) casi voló por la ventana del aula! Y dicha la verdad pues nada. Que la vida sigue y yo sigo. Reclamaciones al maestro armero que hasta Don Florencio sentía lástima de todos vosotros. Yo al único que apreciaba y al único que estaba dispuesto a defender contra vuestras chulerías era al humilde Cachafeiro. Si hubieseis tenido en su sitio lo que los hombres de verdad tenemos en su sitio no hubieseis sido tan cobardes y crueles como para meteros en grupos de 10 ó 12 contra aquel pobre niño al que acosabais como cobardes y que pedía auxilio a cualquier persona mayor que encontraba por las calles. ¡Vergüenza me daba a mí ser como vosotros y por eso sólo me dabais asco! Lo saben Cesáreo y Gabriel. Y lo digo por aquella vez en que en El Retiro casi le abro la cabeza de un “meñazo” al chulito de los patines porque no quería soltar a Gabriel. Y esto es sólo unos pocos de los recuerdos que tengo de aquella infancia en que viví más contento y más feliz que unas castañuelas mientras vosotros os moríais de envidia.

    Y termino cantando: “¡Hoy he vuelto a pasar por aquellas felices calles en donde el tiempo se abre y yo vuelvo a recordar! ¡Por las felices calles que van al cole, que van al cole! ¡Por las felices calles donde la risa me corresponde!” A pasar felices vacaciones “mendas” de barriada y si me recordais ya sabéis lo poco que valíais de uno en uno y mucho menos todavía todos juntitos como mariquitas. Y sigo cantando para terminar: “¡Mariquilla bonita, mariquilla chiquita!” y lo de “¡Qué tiempo tan feliz que nunca olvidaré!”. Y fin de secuencia que esto es más que una película de risa porque sirve para reflexionar. Todavía estará Aguinaga esperando a que mi madre arregle la rotura de su chaqueta y quizás haya aprendido que quien va por lana sale trasquilado. ¡Parece mentira que Gimi a solas os diese más que una estera a siete juntos! ¡Imaginaos lo que hubiese sido si los cuatro nos hubiésemos puesto a repartir a diestro y siniestro! Menos mal que Dios es Grande y tuvo compasión de todos vosotros.

  4. Parábola del pollino (parábola)

    Allá por el año 100 antes de Jesucristo, andábase el rey númida Masinisa caminando con su séquito de cortesanos y cortesanas por la población de Thagaste cuando encontróse a uno de sus vasallos bereberes que andaba, a trancas y barrancas, tirando de su pollino. Se le antojó al rey acercarse a aquel desdichado súbdito.

    – Al parecer tenéis, pobre vasallo, problemas con vuestro pollino.

    El humilde bereber, después de cierta sorpresa, acertó a hablar con el gran Masinisa.

    – Pues, en diciendo la verdad, señor monarca… aquí donde le veis mi pollino es todo un sacamuelas.

    El rey Masinisa no pudo por menos que contener la risa.

    – No creo yo que un pollino como ese posea tan altos conocimientos.

    – ¿Cuánto os apostáis, señor monarca, a que es cierto cuanto os digo?

    – ¿Os vale con una bolsa completa llena de monedas de oro?

    Al humilde bereber se le abrieron los ojos.

    – ¿La bolsa completa llena de monedas de oro a cambio de qué, señor monarca?

    – A cambio de vuestra propia vida.

    El humilde bereber no se asustó ante tal envite.

    – De acuerdo, señor monarca. Si mi pollino os demuestra que es un perfecto sacamuelas la bolsa llena de monedas de oro es para mí y si mi pollino no puede demostrar que tiene tales conocimientos podéis quitarme la vida si os apetece.

    – Está bien, pobre vasallo. ¿Cómo podemos comprobar que en verdad vuestro pollino es un perfecto sacamuelas?

    – Hacédselo saber vos mismo, señor monarca; pero sería muy aconsejable que todo vuestro séquito de cortesanos y cortesanas guardara una prudente distancia.

    El rey númida Masinisa, que por aquel entonces tenía ya 62 años de edad y había tenido muchas y muy grandes experiencias, ordenó a todo su cortejo de aduladores cortesanos y cortesanas que se alejaran a una prudente distancia y, situándose de frente al pollino del humilde bereber, le dirigió autoritariamente la palabra.

    – ¡Pollino! ¡Si en verdad eres un sacamuelas hazmelo saber de inmediato o mando matar a vuestro amo!

    El pollino ni tan siquiera movió las orejas.

    – Me parece que habéis perdido la vida, pobre vasallo. Este pollino ni tan siquiera sabe contestar con un sí o con un no.

    – Majestad. Lo estáis haciendo mal.

    – ¿Qué estoy haciéndolo mal? ¿Cómo he de hacerlo entonces?

    – De todos es sabido que los pollinos sólo responden cuando quien les ordena algo se sitúa detrás de sus patas traseras y le arrea un fuerte garrotazo mientras le hace la pregunta.

    – ¿Y tú crees que de esa manera tu pollino me va a demostrar que es un sacamuelas? Si preguntándole de frente no responde, mucho menos responderá situándose detrás de él y, además, dándole un garrotazo.

    – Hacedlo tal como os lo indico, majestad, y veréis cómo obtenéis una respuesta afirmativa.

    El rey númida Masinisa pensó que lo único que estaba haciendo el humilde bereber era perder el tiempo necesario para que él tuviera compasión y no mandara quitarle la vida.

    – He de aseguraros, pobre vasallo, que no os perdonaré la vida.

    – Está bien, majestad… pero si la respuesta es positiva os recuerdo que no os olvidéis en darme la bolsa llena de monedas de oro que habéis apostado.

    – La palabra de un rey númida vale más que diez mil discursos.

    – Entonces haced la prueba tal como yo os he indicado.

    El humilde vasallo bereber entregó al rey Masinisa un garrote que siempre llevaba en la mano y el rey se colocó justo detrás de las patas traseras del pollino.

    – ¿De verdad crees, vasallo ignorante, que este pollino ha de contestarme afirmativamente dándole un garrotazo en los cuartos traseros?

    – De verdad, majestad.

    Sin mediar otra palabra alguna, el rey númida Masinisa arreó tan fuerte garrotazo en los cuartos traseros del pollino que éste soltó tan dos grandes coces en la mandíbula del monarca que le arrancó, de cuajo, dos muelas de la parte derecha y otras dos muelas de la parte izquierda. Y mientras Masinisa rodaba por el suelo lleno de dolor, el humilde vasallo bereber le hizo levantar mientras le dirigía la palabra.

    – ¿Es o no es un sacamuelas mi pollino?

    Los cortesanos y las cortesanas quisieron prender al atrevido bereber pero el rey númida mandó que le soltasen.

    – En verdad que me habéis demostrado que vuestro pollino es un verdadero sacamuelas puesto que me ha arrancado, de cuajo, dos de la parte derecha y otras dos de la parte izquierda de mi mandíbula.

    Ante el asombro y la estupefacción de todos los cortesanos y cortesanas, el rey Masinisa ordenó que se le entregara al humilde y pobre vasallo bereber un gran bolsa llena y repleta de monedas de oro.

    – Gracias, majestad. Veo que no sólo habéis aprendido sino que os comportáis como un verdadero señor.

    Esto fue lo que sucedió en el año 100 antes de Jesucristo en la población númida de Thagaste y esto fue lo que, desde entonces, pasó de generación a generación a ser contado y hasta cantado por todas las comarcas de Numidia.

  5. El ejercicio de reflexionar es algo que, al parecer, está desapareciendo como una virtud de los seres humanos. El mundo es tan violento como siempre pero a estas alturas de la Historia de la Humanidad los hombres podrían ya haber aprendido lo que dijo Og Mandino: ““Somos sembradores conscientes, repartimos diariamente millones de semillas a nuestro alrededor. Que podamos escoger siempre las mejores, para que al recibir la dádiva de la cosecha justa, tengamos siempre motivos para agradecer”. Pero no. La pésima costumbre de hablar sin saber lo que se dice está a la orden del día, a la orden de la tarde y a la orden de la noche.

    Ángel soporta lo insoportable mientras el hablador no dice más que sandeces (que no deriva de sandía sino de sandio). ¿Han visto ustedes alguna vez una escena así? Ángel está acostumbrado a verlas. Y quizás hasta le da por sonreír en lugar de hecerles callar. El hablador no sabe ni lo que habla y cada vez que abre la boca dice otra tontería mayor que la dicha segundos antes. Ya se sabe que por la boca muere el pez y si estás atento a lo que sucede te das cuenta de que el que habla ni tiene base alguna para el raciocinio lógico ni tiene capacidad alguna para saber reconocer lo que habla. Sin razonar es difícil que se vaya más lejos del siguiente bar donde volverá a cometer la misma estupidez de ser un parlanchín sin inteligencia alguna. Lamentable pero cierto.

    Por fortuna todavía nos queda la esperanza de que en algún momento, en algún lugar, consiga lograr cerrar su boca para comenzar a pensar. Y es que, al parecer, el pensamiento es, como dije yo en cierta ocasión, eso de “No puedo reír las gracias de los chistes malditos porque carecen de inteligencia suficiente para decir que salen de los pensamientos”. Lo cual viene a confirmar que la parcela de la inteligencia sólo es un privilegio para quienes cruzan la frontera de la estupidez y se saben ubicar en el mundo de las ideas. Resulta que hasta para poder soportar a quienes hablan más de la cuenta sin darse cuenta -valga la redundancia- de que no se les hace caso hay que tener la sabiduría de sonreír, mirarlos simplemente como se miran a las motas de polvo y desalojarlos de nuestra presencia dedicándonos a leer el periódico, rellenar algún crucigrama y esperar. Siempre sale bien el resultado final. Tú terminas de rellenar el crucigrama, resolver el jeroglífico y hasta encontrar las siete diferencias, Ángel sigue con sus tareas laborales y el hablador se queda en la inopia que es su verdadero lugar.

    Si aquí viniesen todos los buenos pensadores de la actualidad, tendrían un enorme y amplio abanico de oportunidades de trabajo por delante. Quizás sería la ocasión de crear empleos en abundancia, y como consejeros, porque consejos son los que necesitan estas gentes que hablan sin reflexionar ni tan siquiera un segundo antes de hablar. Trabajos para poder educar a quienes no tienen conocimiento sensato de lo que hablan ni parecen tener conocimiento sensato de lo que opinan; lo cual lo dudo mucho porque para saber opinar antes hay que saber escuchar. Son cosas de matices. Son cosas de diferencia entre lo que es la sabiduría de alguien como Ángel y la inmensa ignorancia de quienes quieren imponer lo que dicen pero no han reflexionado antes de decirlo.

    Así les luce la pelambrera a más de uno que vienen a los bares a hacernos creer que saben lo que no saben. En definitiva, que escuchando tantas insensateces mundanas por los menos nos ayuda a pasar un buen rato rellenando los crucigramas, resolviendo los jeroglíficos, encontrando las siete diferencias y dejando que el hablador crea que le hemos estado poniendo atención cuando todos estamos, solamente, observando a las guapísimas y buenísimas modelos publicitarias que salen en el televisor. Podrían ser más inteligentes si ellos hiciesen lo mismo en lugar de querer acaparar la atención cuando los demás no hacemos otra cosa sino querer vivir bien en nuestro mundo occidental. Quizás es que no han sabido llegar. Posiblemente sea eso.

  6. Agustine Og Mandino (12 de diciembre de 1923 – 3 de septiembre de 1996) fue un escritor estadounidense y autor del best seller “El vendedor más grande del mundo”. Se han vendido alrededor de cincuenta millones de copias de sus libros, que han sido traducidos a varios idiomas. Ensayista y psicólogo, es considerado como uno de los mayores especialistas mundiales en la escritura de libros de autoayuda. Su principal mensaje es “hazlo ahora” y recomendaba, con matices cristianos, las acciones repetitivas para formar buenos hábitos. Sus trabajos están fuertemente influenciados por el estilo de Napoleón Hill, Clement Stone y Emmett Fox. Y habréis observado, con total nitidez, que era un grande y buen cristiano.

  7. Don de la soledad (Relato)

    “Solitario, sí hay camino. Se llama Eternidad” (“Diesel”).

    Cuando el silencio era el silencio, fiestas de colores eran las albas. La blanca luna testigo de algún beso nada más y las olas de las playas, ¿dónde terminarán? Bebo de fuentes en pueblos y en alguna que otra ciudad voy recogiendo el canto de la suprema verdad. ¿Verdad que sí, fiel lucero? ¿Verdad que esto es verdad? Me responde el largo silencio que habla de la caridad. Y dejo de ser poeta para ser inmensidad.

    Claudio reinó en Roma pero los ilotas siempre han sido esclavos. A veces, soñando, me he quedado en las riberas de esta Historia perdurable. Quizás porque la senda de las arboledas me recogen en sus sombras. Noche de noctámbulo. Noctámbulos transéuntes. Mi equipaje se llena de estrellas. Carrusel de esta existencia donde siempre alojo mis pensamientos para un futuro mejor: “yo soy aquel prisionero que se escapó hacia la mar”. ¡Mar bella le pregunto al viento! ¿Hasta dónde llegan las olas que han besado las playas? Algún que otro marinero sigue buscando la respuesta. Quizás hasta se llame Rodrïguez (“¿Qué clase de contraseña me ha abierto lo desconocido?”). No, Cladio, no. Yo no sigo tu estela porque soy el solitario que mira al cielo en lugar de la tierra. Ahora sí. Ahora pienso: “La soledad sólo la conocen no los que tanto hablan de ella sino los que la han vivido”. ¿Me habré perdido?

    – Escucha, pequeño solitario, soy yo quien te regaló ese don.

    Miro a lo alto del ciprés…

    – ¿Entonces?

    – Entonces ya sabes por dónde debes marchar.

    – ¿Es que de verdad no me he perdido?

    – ¿Ves la luz de las estrellas?

    – Desde aquí, sí.

    – Entonces deja de pensar y sigue…

    Dirijo mis pasos hacia la playa donde un día dejé mi nombre…

    – Tienes el corazón demasiado grande, Marinero, demasidado grande…

    – ¿Y qué le voy a hacer si nací en la frontera?

    Llegaré. Sé que cuando el alba abra sus luces llegaré más allá… todavía más allá…

    – Cada vez que damos un paso hacia adelante estamos viviendo siempre un continuo después…

    ¿Qué habrá después de rebasar las olas?

    – Sigue adelante, pequeño, sigue adelante…

    – ¿De verdad que no me voy a perder?

    – ¿Te asusta la noche?

    – No. Me divierte la noche.

    – ¿Por qué?

    – Porque es el mejor momento para seguir…

    – Entonces deja de pensar y sigue…

    – Soledad es un sentido… Soledad es una experiencia… Soledad es una antítesis… Soledad es un silencio… y Soledad siempre acaba…

    – ¡Tú lo has dicho!.

    – ¿Y esto es un don?

    – Esto es un don.

    Miro al cielo. Una estrella fugaz dispara su rayo hacia el horizonte.

    – ¿Dónde terminan las olas después de haber besado las playas?

    Cuando el silencio era solo el silencio una luz brilló en mi conciencia. ¿Y qué hago ahora yo con mi conciencia?

    – La conciencia es el arte de poder creer en nuestras propias acciones.

    – ¿Yo he dicho eso alguna vez?

    – Muchas más veces de las que lo has escrito.

    Repaso la memoria…

    – ¿Y si no me cabe en la memoria tanto sentimiento?

    – Es la existencia del sentimiento la última y más íntima razón del pensamiento.

    – ¿Eso lo he dicho también yo en alguna ocasión?

    – En más de las que otros han creído…

    – ¿Lo demás? ¿Quiénes son los demás?

    Nuca digamos que ha llegado la hora de observar las claridades del alba hasta que no tengamos conciencia de lo que es la luz.

    – ¿Despertarán en algún momento?

    – Si existe la luz será para algo, pequeño viajero…

    Y me quedo mirando a la luz de las estrellas mientras medito: “ya llegará la luz del sol para poder decir que estamos viviendo”. Las estrellas parecen sonreír y la luna blanca se ha vuelto de color anaranjado.

    – ¿Por qué?

    – Nunca digas por qué sin haber sabido cuándo…

    Retrocedo a mi infancia…

    – ¿Será cuando sentí que era diferente?

    – Exacto. Fue cuando sentiste que eras diferente.

    Me llega la música. Escucho la letra. Te extraño más que nunca y no sé qué hacer.

    – ¿Un gorrión menos y un nido destruido para siempre?

    – Eso es, pequeño viajero. Ve hacia donde están los gorriones.

    – ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene si ya está muerto?

    – Quizás porque tienes que sembrarlos…

    – ¿Sembrar yo gorriones?

    – Estoy convencido de que lo lograrás…

    Observo que mi equipaje sigue llenándose de estrellas…

    – Si quieres tú envíame a mí.

    Ya sale el sol…

    – ¿Por qué te tienes que marchar?

    Buena pregunta. Sólo tengo una única respuesta.

    – Por necesidad.

  8. He visto ya a muchísimos seres humanos actuar con excesiva lógica pero con escasa inteligencia como he visto ya a muchísimos seres humanos actuar con excesiva inteligencia pero con escasa lógica. Ante esta insólita paradoja podríamos hacernos una pregunta oportuna: “¿la lógica no tiene inteligencia y la inteligencia no tiene lógica? En “El expreso de medianoche” (película de 1978) Billy Hayes (Brad Davis), un joven estadounidense, fue detenido en el aeropuerto de Estambul cuando se disponía a subir a un avión con varios paquetes de hachís. Acusado de uno de los delitos considerados más graves en Turquía, Billy es condenado a cuatro años de cárcel. En prisión sufrirá las atrocidades propias de un sistema penitenciario brutal einhumano. Pero yo observé un detalle muy interesante: cuando todos los prisioneros van dando, en el patio, vueltas tras vueltas en el sentido de las agujas del reloj (lógica sin inteligencia) Billy lo hace en sentido opuesto y en contra de todos los demás (inteligencia sin lógica) lo cual hace que se pueda escapar de dicha cárcel.

    ¿Cómo podemos definir a la lógica? Quizás, sólo de manera aproximada pero sin mayor certeza nada más que la que nos cuentan a los que les interesa hacernoslo creer, es el método o razonamiento en el que las ideas o la sucesión de los hechos se manifiestan o se desarrollan de forma coherente y sin que haya contradicciones entre ellas. Ahora bien, ¿quiénes son los que nos imponen lo que es o no es coherente y los que nos imponen lo que son contradicciones y lo que no son contradicciones? Pensemos un poco más de lo que nos quieren dejar pensar. ¿Existen grupos de poder en la Tierra que están super interesados -ya estamos de nuevo con los intereses creados otra vez- que nos imponen lo que es coherente y lo que no es contradictorio? Por supuesto que sí. Ahora bien, los problemas principales de la lógica son las doctrinas del concepto, del juicio, del silogismo y del método. ¿Y eso de dónde viene catalogado como axiomas irrebatibles? De unos grupos de poder que no están interesados en que las personas sean inteligentes porque, en caso contrario, se les descubre el “pastel” que se han montado para su beneficio propio. Entonces viene la segunda pregunta. ¿La lógica proviene de la inteligencia o de los intereses creados? Proviene, en primer lugar de los intereses creados.

    ¿Cómo podemos definir a la inteligencia? La inteligencia es la facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad. ¿En qué momento se cita, dentro de esta definición, que tenemos que ser lógicos para ser inteligentes? ¿Es por eso por lo que los grupos de poder de este planeta intentan hacernos creer que lógica e inteligencia van cogidos de la mano o no será que la inteligencia sea, precisamente, oponerse a esa lógica que nos quieren imponer como axioma absoluto de la verdad humana? Cuando Billy estaba dando vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj y, por lo tanto, al sentido lógico que estaban llevando a cabo el resto de los prisioneros, simplemente estaba demostrando ser mucho más inteligente que todos ellos juntos.

    Desiderio Erasmo, más conocido como Erasmo de Rotterdam (1467-1536), uno de los personajes más influyentes en la Europa de su época, escribió “Elogio de la locura” en un contexto social y cultural convulsionado por la lucha entre la tradición medieval y las nuevas premisas que apuntaba el humanismo. A lo largo de esta obra que Erasmo dedica a su amigo Tomás Moro, parece querer convencer al mundo de que la Insensatez, la Estulticia o la Locura son el origen de todas las bondades, diversiones y deleites que el ser humano disfruta. Acompañadas de la ebriedad, la adulación, la pereza, la ignorancia…, reclama sus méritos con desfachatez y gracia, en un discurso impregnado de ironía. Pero ¿qué pretende Erasmo con este “elogio”? ¿Qué esconde? ¿En qué consiste este juego de ingenio? ¿Es todo una burla? En “Elogio de la locura” Erasmo crea un espejismo seductor y contundente que, impregnado del humanismo cristiano que preconizaba, le sirve de excusa para describir la necedad del mundo y arremeter a dentelladas contra todo lo humano y lo divino. Erasmo supo expresar con gran talento literario y con amplísimo saber los cansancios, las esperanzas, las dudas, las ambigüedades de una época turbada e incierta, pero son tantos los juicios contradictorios que expone en su obra, tan diversas las actitudes que despertó entre los hombres más insignes de su tiempo, que sus contemporáneos no llegaron a concluir nunca una síntesis final de su pensamiento. Porque era demasiado inteligente para ser entendido por la lógica de los demás.

    Si tomo el ejemplo de mis “Chivatazos” me doy cuenta de que muevo un “tempo” inteligente en donde la lógica ni tan siquiera llega a existir y, sin embargo, al leerlos se descubre que existe otro tipo de circunstancia superior a la lógica: la brillante lucidez de alguien (y no lo digo porque yo sea el autor de dichos “Chivatazos” sino que lo digo con total imparcialidad) que escribe no sólo con la citada lucidez sino con el magnífico lucimiento como para ser considerado un escritor sumamente inteligente. Muchas gracias si están ustedes de acuerdo conmigo pero no me estoy auto elogiando sino auto analizando; y en ese auto análisis llego a la conclusión de que cuánto más me alejo de la lógica de los demás más me acerco a la “lógica” de la inteligencia. Por eso existe un pensamiento mío que dice así: “La Luz del pensamiento es siempre un sentimiento convertido en milagro porque no existe explicación lógica posible para demostrar su existencia”.

    Que no exista lógica posible para demostrar su existencia no significa, no vaya ningún lector o lectora a equivocarse por estos laberintos del saber y del conocimiento, que no haya una “lógica” que lo explique todo. Me estoy refiriendo a la existencia de esa milagrosa forma y milagrosa manera de expresarse con personalidad propia. Y a eso, en verdad, sí que podemos afirmar que contiene una lógica aplastante. No. La inteligencia no es un proceso de la lógica en sí misma sino que desemboca en una lógica precisamente porque se aleja de la lógica de los demás. Hace muy pocos días que conozco a un chaval que posee una lógica tan aplastante que me doy cuenta de que casi siempre actúa de forma poco inteligente, lo cual no quiere decir que no lo sea, sino que se está equivocando a la hora de dar prioridades en el desarrollo de su personalidad. Alguien tiene la obligación de hacerle saber que ser campeón del ajedrez no significa ser más inteligente que los demás y también de hacerle saber que la lógica del ajedrez no sale nunca de su propio círculo encerrado en sí misma, mientras que un ser humano inteligente -que pierde muchas veces al ajedrez- es tan sumamente inteligente que puede inventar un juego llamado Zerdeja que supera, en mucho, a la lógica de los ajedrecistas porque supone ir mucho más allá de la lógica preestablecida para establecer una nueva forma y una nueva manera de ver el mundo a través de un tablero. Cuando Raúl Armas, en la ciudad ecuatoriana de Quito, fue testigo presencial de la creación del Zerdeja se dío rápidamente cuenta de que aquel invento suponía mucho más que una lógica amarrada a los corsés del Ajedrez. El juego del Zerdeja (revolucionario mil por mil) supone la aplicación directa -no a través del tamiz de la lógica deformativa- de muchas dosis de inteligencia al servicio de una lógica que no parece que lo sea.

    ¿Y qué me dicen del deporte del balón patín? ¿Es posible mayor inteligencia que esta de que el público sea más importante que los jugadores porque los puntos que consigue el público valen más que los puntos que consiguen los propios jugadores? ¿Lógica sin inteligencia o inteligencia sin lógica? Para cualquiera de los jugadores que están participando en el balón patín no tiene lógica alguna que cualquier otra persona del público (niño, niña, adulto, adulta, anciano o anciana) tenga la potestad de que sus puntos valgan más que las de ellos y, sin embargo, ¿no es lógico pensar que si el público ha pagado la entrada para acudir al evento tenga prioridad a la hora de influir de manera directa en el marcador del resultado final del partido? Me parece que esto último, aunque contenga muy poca lógica o los jugadroes crean que no tiene lógica alguna, es mucho más inteligente y justo ya que quien paga es quien más derechos tiene sobre lo que sucede en la cancha deportiva. Puede ser que sea una idea revolucionaria. Puede ser que digan que no tiene lógica alguna. Sin embargo, no sólo es un producto de la inteligencia (con lógica o sin lógica externa a dicho producto de inteligencia) sino que tiene hasta la aplastante lógica de los derechos humanos en forma de público espectador pero no pasivo sino activo porque para eso han pagado la entrada.

    Lógica, del latín “logica” y éste del griego “lógikos”, es al parecer (y digo solamente al parecer porque se plantean dudas sobre si es cierto o no es tan cierto), la ciencia que estudia las condiciones formales de validez de una inferencia y, en general, de una argumentación cualquiera. Esto tiene dos cuestiones a discutir; la primera de ellas es saber de dónde viene esa formalidad que se nos quiere imponer en contra de nuestra propia volutnad (por muy lógica que quieran llamarla para convertirnos en seres pasivos) y la otra es que una arguemntación cualquiera, como dicen dichos científicos de la lógica, no supone el conjunto de todas las argumentaciones posibles y, por lo tanto, lo ilógico es otra argumentación tan valiosa como cualquiera otra y tan formal como cualquiera otra.

    Sin embargo inteligencia, del latín “intelligentia”, es la capacidad de conocer, la cual se manifiesta de varios modos. Entonces se puede concluir que, si la inteligencia se demuestra de varios modos, uno de esos modos es huir de la lógica para ser más inteligentes que sujetarse solamente a los postulados de la lógica; porque lo importante de un ser humano no es ser lógico o ilógico sino demostrar que es sencillamente inteligente. Muchos que se creen campeones de la lógica (por ejemplo Agustin el del Ajedrez de nuestro Hogar de Molina de Segura) podrían ya empezar a pensar que no son superiores a otro ser humano que demuestra ser más inteligente que todos ellos juntos porque maneja mucho mejor los “caballos” del cerebro que los “caballos” de madera. Y es que entre utilizar el cerebro o utilizar la madera hay una gran diferencia; sea lógico o no sea lógico según opine cada ser humano en este deporte llamado saber vivir. Pero afirmo que, para saber vivir mejor, cuanto más inteligencia demuestras tener más te alejas de los lógicos atados a dogmas de los cuales no se pueden desatar. Lo cual no deja de tener también su propia lógica.

  9. A tumba abierta (Entrevista con Cleopatra)

    La invito a un gran plato de mejillones en “La Mejillona”, el mejor restaurante de Heliópolis. Estoy, nada más y nada menos, que entrevistando a la gran reina de todas las reinas. Me refiero a Cleopatra, ya en plena decadencia pero todavía famosa en todo el Mundo Antiguo. La veo muy desmejorada pero no importa porque lo único que voy a hacer con ella es hablar mientras tomo notas.

    Diesel.- ¿Cómo te ves a ti misma, Cleopatra?

    Cleopatra.- ¿Es que acaso soy tan fea?

    Me entra un poco la risa recordando a mi colega Ondaro…

    Diesel.- No. Yo te veo bastante mona… es más… yo diría que mona del todo.

    Cleopatra.- ¿De verdad de la buena o de verdad de la mala?

    Diesel.- Que no, que no, Cleopatra. Que de verdad de la buena que te veo más mona que Chita.

    A la chita callando se lo he soltado…

    Cleopatra.- ¿Chita? ¿Quién es Chita? ¡Me gusta el nombre de Chita porque se pega a los labios!

    Diesel.- ¿Quieres decir Pepe?

    Cleopatra.- Eso… eso… quiero decir me gusta el nombre de Pepe porque se pega a los labios… ¡Pepe, no me des tormento!… ¡Pepe, déjame vivir!… ¡Pepe, vivo de tu aliento!… ¡Pepe, y muero por ti!…

    Diesel.- No hay que hacer mucho caso a lo que dice la gente. ¿Te apetece algo más que no sea Pepe?

    Cleopatra.- ¿Puede ser otro gran plato de mejillones?

    Diesel.- ¡Caramba, Mejillona! Es que… yo… pues esto…

    Cleopatra.- ¡No te preocupes tanto! ¡Todo lo paga el tontarras de Marquitos!

    Diesel.- Me han contado que Marquitos bebe demasiado. ¿Es por tu culpa?

    Cleopatra.- No. Es por culpa de Cesarión.

    Diesel.- ¿Es que entre Marco Antonio y Cesarión hay algo especial?

    Cleopatra.- Tan especial como que Octavia le ha repudiado.

    Diesel.- ¿Octavia ha repudiado a Marquitos?

    Cleopatra.- Sí. Lo mío con Marco Antonio puede pasar pero con lo de Cesarión…

    Diesel.- ¡Cuenta, cuenta! ¡Puede ser muy interesante para mis lectores y lectoras!

    Cleopatra.- Te cuento que Marco Antonio bebe los vientos por Cesarión.

    Diesel.- ¿Te refieres a Tolomeo XV, el hijo que tuviste con César?

    Cleopatra.- El mismo que calza calzones y hace calceta.

    Diesel.- ¿Y tú con esos pelos?

    Cleopatra.- Ya lo ves, Diesel, ya lo ves. ¡Mañana mismo mando que envenenen a mi peluquera!

    Se me ponen los pelos de punta…

    Diesel.- ¿Y cómo te has enterado de este lío entre Marco Antonio y el hijo de su peor enemigo?

    Cleopatra.- Porque me lo ha dicho la pitonisa de Menfis.

    Diesel.- O sea, que quieres decir que Marco Antonio te la pega con tu propio hijo. ¿Es eso verdad?

    Cleopatra.- ¡Te lo juro por Tutankamón que en paz descanse! ¡Ay qué cansada estoy de vivir tanto!

    Diesel.- Tomemos entonces un breve descanso, monísima Cleopatra…

    Cleopatra.- ¿Es que acaso soy tan fea?

    Vuelvo a sonreír pensando en mi colega Ondaro…

    Diesel.- Lo digo en el buen sentido de la palabra, Mejillona… esto… quiero decir reinona… o sea reina de todas las reinas de todos los bancos egipcios habidos y por haber.

    Cleopatra.- Tomemos un descanso comiendo hijos, Diesel… esto… quiero decir comiendo higos…

    Diesel.- ¿Higos de higueras o higos chumbos?

    Cleopatra.- Higos de higueras porque los chumbos me sientan muy mal para el carácter y me vuelvo avinagrada del todo.

    Diesel.- ¿Más avinagrada que lo normal?

    Cleopatra.- ¡A alguien le mando cortar la cabeza hoy mismo!

    Y así es entonces, guardando un prudencial silencio, cuando nos tomamos un respiro comiendo hijos… digo comiendo higos… hasta que me harto del todo y reacciono…

    Diesel.- ¿Qué tal las vacaciones, Mejillona?

    Cleopatra.- Como siempre.

    Diesel.- ¿Estás diciendo que abusando de los inocentes?

    Cleopatra.- Eso es. Abuso de los inocentes porque todos los inocentes son ilotas.

    Diesel.- ¿Y no será que no son ilotas sino que se hacen pasar por ilotas debido a lo magro que se pone el asunto cuando llegan las vacaciones?

    Cleopatra.- Seguro que sí pero no me importa proque como torta gracias a que me lo permite Josefo Luigi.

    Como el asunto se está poniendo demasiado magro prefiero volver a cambiar de tema…

    Diesel.- ¿Cómo se te ocurrió bautizarle como Tolomeo?

    Cleopatra.- Por no bautizarle como Simeón que me parece más vulgar.

    Se me escapa una espontánea carcajada…

    Diesel.- ¡Jajajajajá!

    Cleopatra.- ¿Se puede saber de qué te ríes tanto, reportero de revistillas?

    Diesel.- Perdona, Mejillona, pero lo de las revistillas hace ya tiempo que lo dejé. Ahora soy todo un profesional de las grandes prensas.

    Cleopatra.- ¿Te dedicas a prensar aceite?

    Diesel.- ¡Vas como muy loca por la vida, Mejillona, y te veo bastante obsoleta! Lo que hago ahora es escribir para periódicos mundiales. Por ejemplo, en “A Bola” de Lisboa escribo muchas bolas y en “O Faro” de Vigo me tiro muchos faroles. ¡Pero tú has hecho arroz!

    Cleopatra.- ¿Paella? ¡Jamás! ¡Te juro que paella jamás!

    Diesel.- ¿A quién te refieres?

    Cleopatra.- ¡A Octavia! ¡Jamás haré paella para Octavia! ¿Qué tal tus hijos?

    Diesel.- Yo no tengo hijos…

    Cleopatra.- Quiero decir higos…

    Diesel.- ¡Buenos de verdad! Un poco dulces para ser egipcios pero buenos de verdad a pesar de lo ásperos que saben al principio.

    Cleopatra.- Todo es cuestión de acostumbrarse, Diesel. Yo ya estoy acostumbrada.

    Diesel.- ¿Qué tal se portan los egipcios contigo, Cleopatra?

    Cleopatra.- Se acuerdan muchas veces de mi madre pero creo que lo hacen por amor…

    Diesel.- ¿Es que te han llamado hija predilecta?

    Cleopatra.- Me han llamado muchas veces hija pero no predilecta precisamente. Mas demos tiempo al tiempo.

    Diesel.- ¿Y qué me cuentas de Potino?

    Cleopatra.- ¿De ese eunuco reviejo? ¡Le odio, le odio y le odio! ¡Por su culpa sigo arrastrando traumas desde mi infancia!

    Diesel.- ¿Te pegó más de la cuenta ese reviejo de Potino?

    Cleopatra.- Sí. Y se las da de ser amigo de lo moreno. Es una espinosa que tengo clavada en el corazón.

    Diesel.- ¿Quieres decir una espinita clavada en el corazón?

    Cleopatra se arranca algo así como muy flamenca ella.

    Cleopatra.- ¡Eres como una espinita que se me ha clavado en el corazón, suave que me estás matando, que estás acabando con mi amor!

    Diesel.- ¡Que viene el moreno, Mejillona, que viene el moreno!

    Cleopatra.- ¡Qué ilu, qué ilu y qué ilu que venga el moreno a por mí!

    Diesel.- No, Cleopatra, no. Del moreno no sé nada ni me importa saberlo. Lo que te estoy diciendo es que viene Potino.

    Cleopatra.- ¡Odio, odio y odio a ese reviejo!

    Diesel.- ¿Te pegó más de la cuenta cuando era tu educador?

    Cleopatra.- ¡Mas que el pegamento Imedio! ¡Me dió de tortas hasta en el carnet de socia del club de mis amores!

    Diesel.- ¿Y cuál es el club de tus amores si no es una indiscreción saberlo?

    Cleopatra.- ¡Por supuesto que el Zamalek!

    Diesel.- ¡Zaska! ¿Ya existe el Zamalek?

    Cleopatra.- ¡En mi imaginación ya existe el Zamalek y como yo soy la reina de todas las reinas pues es real!

    Diesel.- Bueno… pero no te enfades…

    Cleopatra.- Es que ya nací muy enfadada y no puedo evitarlo. Ningún médico del palacio ha podido sanarme y por eso siempre estoy más amargada que una pócima de cicuta.

    Diesel.- Dejemos de lado ahora esa manía tuya de los envenenamientos que no hay ningún dios que te lo quite de la cabeza. ¿Qué sabes de fútbol, Mejillona?

    Cleopatra.- Que nos clasificamos… que nos clasificamos… que nos clasificamos…

    Diesel.- ¡Me parece que tienes fiebre, Cleopatra! ¿Estás caliente de verdad?

    Cleopatra.- No me pongas nerviosa que no respondo de mis actos, Diesel, que no respondo de mis actos.

    Diesel.- Sí. Eso es verdad, Mejillona. Que no respondes de tus abusos lo sabe todo Egipto.

    Cleopatra.- ¡Hoy voy a ordenar que a alguien le corten la cabeza!

    Me entra un poco de miedo pensando que a lo mejor lo dice por mí pero me hago el distraído y decido cambiar hábilmente de tema para ponerla fría del todo…

    Diesel.- ¿Conoces el Polo, Mejillona?

    Cleopatra.- ¿Qué es el Polo?

    Diesel.- Me refiero exactamente al Licor del Polo. ¿No sería bueno que tomaras un poco para rebajar tu tensión que la tienes muy alta?

    Cleopatra.- ¿Qué composición tiene ese licor?

    Diesel.- En realidad no lo sé… pero lo que sí sé es que es muy bueno para las dentaduras.

    Cleopatra.- Por cierto, Diesel. Ahora que hablas de dentaduras me doy cuenta de que me he olvidado de la mía en alguna parte pero no sé dónde habrá sido. ¿Puedes ayudarme a buscarla?

    Diesel.- Espera, Cleopatra, espera. ¿No te la habrá fingado Tolomeo en plan de venganza?

    Cleopatra.- ¿Por haberle bautizado con el nombre de Tolomeo?

    Diesel.- Perdona, Mejillona… pero eso no se hace con un niño… porque luego… ¿cómo liga en la corte imperial con ese nombrecito?…

    Cleopatra.- Comprendo, comprendo a Tolomeo, Diesel. ¡Pero como haya sido él el que me la ha fingado te juro por Amenofis que le pego más hostias que a mi esclavo Camilo!

    Diesel.- ¿Tienes un esclavo llamado Camilo?

    Cleopatra.- Exacto. Es un regalo de mi amigo Demetrio. Camilo es el encargado de pintarme las uñas de los pies. Ya es el sexto.

    Diesel.- ¿Quieres decir que te has cargado a los cinco anteriores?

    Cleopatra.- Por supuesto que mandé envenenar a los cinco anteriores. A este Camilo, el sexto, me lo voy a cepillar el día menos pensado.

    Diesel.- Piénsalo bien, Mejillona.

    Se me queda mirando muy ofendida.

    Cleopatra.- ¿Es que acaso soy tan fea?

    Vuelvo a recordar a mi colega Ondaro pero esta vez no se me escapa la carcajada…

    Diesel.- O sea que Camilo sólo es un esclavo…

    Cleopatra.- ¿Quieres verle en acción? Le gusta cantar mucho mientras trabaja.

    Diesel.- ¡No, Cleopatra! ¡Eso mejor lo dejamos para otro año futuro! Ahora quiero saber qué es lo que te pasa de verdad con ese tal Potino.

    Cleopatra.- ¡Es como una espinosa que se me ha clavado en el corazón!

    Diesel.- ¿No habrás querido decir como una espinita?

    Cleopatra.- Eso… eso…

    Diesel.- Canta… canta…

    Cleopatra se vuelve a poner flamenca…

    Cleopatra.- Suave que me estás matando que estás acabando con mi juventud. Yo quisiera haberte sido infiel y pagarte con una traición. Eres como una espinita que se está clavando en mi corazón. Suave que me estás matando que estás acabando con mi amor.

    Diesel.- ¿Fuiste comadre tal vez?

    Cleopatra.- Lo fui.

    Diesel.- ¿Murmuradora tal vez?

    Cleopatra.- Lo fui.

    Diesel.- ¿Inventando mentiras en contra de alguien que no hizo nada malo?

    Cleopatra.- Sí, Diesel.

    Diesel.- Bien, Mejillona. Puesto bien el punto sobre la í del sí… sigamos con Potino… ¿Qué es lo que te sucede en realidad con Potino?…

    Cleopatra.- ¡Ese reviejo Potino es más despreciable que Putifar!

    Diesel.- ¡Zaska!

    Cleopatra.- Tal como te lo estoy confesando.

    Diesel.- ¡No, espera Mejillona! ¡No sigamos por ese camino que me truncan la entrevista!

    Cleopatra.- ¿Qué es truncar?

    Diesel.- ¿No sabes lo que es un cono truncado?

    Cleopatra.- ¿Has dicho un cono?

    Diesel.- He dicho un cono, Cleopatra, y no me refiero al de la Bernarda.

    Cleopatra.- ¿Es que la Bernarda tiene un cono truncado?

    Diesel.- Va a ser que no… pero… ¿y si sí?…

    Cleopatra.- ¡Pero que es truncar, por favor!

    Diesel.- Pues cortar por lo sano.

    Cleopatra.- ¿Te refieres a los huevos duros?

    Diesel.- Que te repito, Mejillona, que dejemos este cariz que está tomando la entrevista. ¿Qué comes para estar tan jamona?

    Cleopatra.- ¡Jamones!

    Diesel.- ¿Jamones extremeños tal vez?

    Cleopatra.- Quizás sean extremeños pero a mí me han dicho que son de Cantimpalos.

    Diesel.- Entonces no son jamones sino chorizos.

    Cleopatra.- ¿De verdad que son chorizos?

    Diesel.- De verdad. Hay muchos chorizos en mi querida patria; así que deben ser chorizos sin duda alguna.

    Cleopatra.- ¿Más chorizos que Marco Antonio?

    Diesel.- ¿Es que ese tal Marco Antonio también tiene una Caja B?

    Cleopatra.- Sí. En esta época las Cajas B están muy de moda por las dos riberas del Nilo.

    Diesel.- Ya. Lo mismo sucede por las dos riberas del Manzanares.

    Cleopatra.- ¿Del Manzanares? ¿Existen muchas manzanas en el Manzanares de tu querida y amada patria?

    Diesel.- Tanto como manzanas pues no… pero tenemos un gran cerezo…

    Cleopatra.- ¿Algo relacionado con un gil tal vez?

    Diesel.- ¡Caliente, caliente! ¡Ya estás otra vez caliente!

    Cleopatra.- Me viene de familia. Por eso nos llaman Filópator.

    Diesel.- ¿Me explicas eso? No termino de entenderlo pero peude resultar muy interesante para mis lectores y lectoras.

    Cleopatra.- Es muy fácil. Lo de Filo nos viene de Filomeno y lo de Pátor por los partos.

    Diesel.- ¿Hay muchos partos en tu familia siendo tú la reina de todas las reinas?

    Cleopatra.- ¡Sí! ¡Es que para subir al trono me pasé varios pueblos!

    Diesel.- ¿Quieres decir que envenenaste a unos cuántos?

    Cleopatra.- ¡Eso es! ¡Eres muy inteligente! ¿Cómo lo has adivinado?

    Diesel.- Lo aprendí viendo subir a Bahamontes por el Tourmalet.

    Cleopatra.- Ahora no entiendo nada de nada…

    Diesel.- Es que las bicicletas todavía no se han inventado porque las bicicletas son para el verano.

    Cleopatra.- ¿Sigo o no sigo con mi lamentable historia?

    Diesel.- Sigue, por favor.

    Cleopatra.- Al filo de la medianoche todos los gatos son pardos… de ahí viene lo de Filo… de Filomeno el filósofo de las filoxeras… y hay que ver que malas están las uvas este año…

    Diesel.- ¿Tomas muchas uvas durante los banquetes de Marco Antonio?

    Cleopatra.- ¡Marco Antonio es un tacaño! ¡Con César si que me ponía morada!

    Diesel.- ¿Y alguna vez cogiste alguna turca?

    Cleopatra.- ¡Se me escaparon por los pelos! ¡Pero como un día de estos coja una turca se va a enterar bien enterada de quién es la Mejillona cuando está cabreada!

    Diesel.- Yo me refiero a las de los “delirium tremen” tía loca. ¿Sufres de muchos “delirium tremen” a pesar de ser la reina de todas las reinas; o sea la reinona de las transferencias… de mercancías por supuesto…?

    Cleopatra no se da ni cuenta…

    Cleopatra.- Con César era más divertido pero este Marco… ya ves… mucho fardar de deportista pero… me ha salido rana…

    Diesel.- ¿Lo dices por lo de Cesarión?

    Cleopatra.- Lo digo por lo de Cesarión y por lo de Teodoto.

    Diesel.- ¡Zaska! ¿También tiene un lío con Teodoto?

    Cleopatra.- Sí. Con Teodoto el retórico del palacio.

    Diesel.- ¡Madre del Amor Hermoso!

    Cleopatra.- Dime la verdad, Diesel.

    Diesel.- Pregunta y te la diré.

    Cleopatra.- ¿Es que acaso soy tan fea?

    Vuelvo a sonreír pensando en mi colega Ondaro…

    Diesel.- Esto… Mejillona… quiero decir Chirlera para ser más exactos… según los historiadores…

    Cleopatra.- ¿Lo soy o no lo soy?

    Diesel.- No puedo.

    Cleopatra.- ¿No puedes o no quieres?

    Diesel.- Lo que pasa es que yo solo soy un periodista y ya no etoy en tu cupo para las vacaciones porque dejé las tranferencias… de mercaderías por supuesto… para mecanizarme huyendo de lo magro… así que ya no soy de tu cupo… ¿me entiendes?…

    Cleopatra.- Hablando de cupos. ¿Puedes ayudarme comprando algún cupón que otro?

    Diesel.- ¿Qué clase de cupones se venden en el Antiguo Egipto?

    Cleopatra.- Rifamos esclavas nubias.

    Diesel.- ¿Y puedo tener la mala suerte de que me toque una a mí? La verdad es que no quiero que me toque ninguna nubia… aunque si alguna es rubia…

    Cleopatra.- Lo siento, Diesel. No hay ninguna nubia rubia.

    Diesel.- Entonces dejemos lo de los cupones para otro siglo más venidero; por ejemplo el de la Ilustración que es muy interesante. ¿Tomamos un traguito antes de seguir?

    Cleopatra.- ¿De Licor del Polo?

    Diesel.- Eso, eso, Cleopatra. De Licor del Polo para reírnos mejor y mucho más a gusto luciendo lo que hay que lucir. ¿Te apetece la idea?

    Cleopatra.- ¿A lo colgate?

    Diesel.- ¡No, Mejillona! Si te vas a suicidar en el futuro junto con Marco Antonio no te cuelgues por favor. Nada de colgate habiendo tantos venenos. Mira lo que te canto yo ahora a tí para que aprendar a no ser tan murmuradora. ¡Voy a pedirte que no vuelvas más! ¡Siento que me dueles todavía aquí adentro y que a tu edad sepas bien lo que es romperle el corazón a alguien así! ¡No se puede vivir con tanto veneno! ¡No se puede vivir con tanto veneno! ¿Me comprendes de verdad, Mejillona?

    Cleopatra.- Te comprendo de verdad, Diesel.

    Diesel.- ¿Entonces?

    Cleopatra.- ¿Entonces quieres formar parte del sorteo?

    Respondo saliendo zumbando del palacio hacia la Redacción donde me está esperando mi Jefa y corro para librarme del acoso de esta loca reina de todas las reinas de la Antigüedad. Con ayuda de una barquera guapísima que me ha dicho que se llama Shakira y sorteando las peligrosas lamas que es un cieno blando, suelto y pegajoso, oscuro, que se halla en los fondos del río y destroza a los inocentes que caen en su poder, llego hasta la desembocadura del Nilo, me despido de la guapísima Shakira con un apretón de manos y me escapo definitivamente de Cleopatra y las lamas gracias a un bajel fenicio con bandera de Liberia.

  10. Diálogo de interior

    – La ignorancia no la puedo soportar, Juan.

    – Cuando nos aferramos a la verdad no hay hueco para ella, Greta.

    – ¿Y cómo podemos escapar de sus redes?

    – Buscando eso que se llama amor.

    – ¿Amor es saber compartir?

    – Eso es. Por ejemplo regalar una rosa sin beso a cambio.

    – Me convence esa bondad.

    – Es mejor no cargarnos de demasiadas razones.

    – ¿Y cómo quieres que no te quieras si eres así de noble?

    – No me protejas tanto…

    – Pero no te voy a dejar que sufras más…

    – Dime cuál es entonces el camino que deseas.

    – Vivir contigo para siempre.

    – ¿Y si mi amor no te es suficiente?

    – Es imposible. Es tan grande que no tiene límites.

    – Si nos amamos es verdad.

    – Haz siempre que te siga descubriendo.

    – En el ayer era el mismo.

    – ¿Y crees acaso que no lo sabía?

    – Nunca tuve miedo de no encontrarte.

    – ¿A pesar de que sólo eres humano?

    – Debo decirte una verdad…

    – ¿Que me habías visto muchas veces?

    – ¿También sabías tú eso?

    – Sí. Disfrutaba viendo cómo me buscabas.

    – Siempre te estuve soñando.

    – Para no compartirme con nadie más.

    – ¿Tú a eso lo llamas egoísmo?

    – Yo a eso lo llamo fidelidad.

    – ¿Te has dado cuenta de que fidelidad empieza con la efe de la fe?

    – Sí. Por eso tus gritos de silencio los supe siempre escuchar.

    – Lo hacía para no sufrir.

    – ¿Algún desengaño tal vez?

    – Alguna decepción que otra nada más.

    – Me gustas porque eres valiente.

    – ¿Valiente por haberte soñado siempre?

    – Sí. Muy pocos hombres son así.

    – Pues a pesar de todo fue siempre hermoso.

    – ¿Incluída la soledad?

    – La soledad hizo crecer a mi espíritu.

    – Hasta que lograste llegar…

    – Sólo consistió en seguir tus huellas…

    – ¿Sobre la arena del mar?

    – Pero cantando poemas…

    – ¿Qué cantabas de verdad?

    – Esencia eres princesa pero esencia de la verdad.

    – ¿Y cómo terminaba?

    – Contigo no tengo edad.

    – ¿Qué son las edades del tiempo?

    – Para una mujer como tú solamente algo eterno.

    – ¿Juventud?

    – Juventud en una estancia.

    – Supongo que en nuestra alcoba.

    – Las de las demás no me interesan.

    – Y te encontré esperando…

    – Yo vagaba bajo las estrellas.

    – ¿Y ellas te hablaban de mí?

    – Sí. A través de la cercanía de mis sentimientos.

    – Es propio de tu naturaleza…

    – Eso es, Greta, eso es.

    – Juan… ¿dónde viven los deseos?…

    – En la sed, Greta, en la sed.

    – ¿En la sed de los caminos?

    – En la sed de la verdad.

    – Tú eres mi eternidad.

  11. Me encuentro en la súper lujosa Sede del Partido Comunista de México, en la capital de México Distrito Federal, donde me ha citado Merino, uno de los más famosos comunicadores sociales (no me atrevo a llamarle periodista porque quizás no lo sea) de dicho Partido.

    Merino.- ¿Te apetece un gran vaso lleno de vodka ruso, Diesel?

    Diesel.- Prefiero, si no tienes ningún inconveniente, que sea una simple y sencilla botella de cocacola norteamericana.

    Merino frunce el ceño (lo cual le hace parecer todavía más feo de lo que es) pero se levanta, se dirige al frigorífico, lo abre y observo, con gran estupefación, que está lleno a rebosar de botellas de Coca Cola norteamericana.

    Merino (trayendo una botella de Coca Cola y un vaso).- Por ser tú es necesario que sepas que esto es una excepción.

    Diesel.- Pues teniendo en cuenta que es una excepción, te lo agradezco, machote. Pero… ¿puedo preguntarte algo interesante para empezar a entrar en harina?

    Merino.- Supongo que no tengo más remedio que contestar…

    Diesel.- Puedes cerrar la boca para siempre y nos vamos con el cuento a otra parte…

    Merino.- ¡No! ¡No! ¡Nada de ser descortés con las visitas! Es una máxima de los comunistas del mundo entero.

    Diesel.- ¿Puedes explicarme por qué, siendo comunistas, tenéis en vuestro lujoso frigorífico tantas botellas de Coca Cola norteamericana o he visto visiones?

    Merino.- Esto… no sé cómo explicarlo…

    Diesel.- ¿Prefieres que cambiemos de tema ya que te has puesto tan nervioso?

    Merino.- Acepto que me has dado la primera en la frente…

    Diesel.- Y yo que te veo la frente ya muy bien adornada…

    Merino.- Cosas de la vida.

    Diesel.- ¿Cosas tal vez de las calientes bolcheviques?

    Merino.- Eso es.

    Diesel.- ¿Puedes hacerme una sinopsis de “Las calientes bolcheviques”?

    Merino.- Me falla la memoria.

    Diesel.- ¿Has dicho me falla la memoria queriendo decir me folla la memoria?

    Merino.- Eso… eso…

    Diesel.- Ya. O sea que yo tiro, tú tiras y él o ella tiran… mientras el pueblo pasa hambre y ya sabes a lo que me refiero…

    Merino (avergonzado).- Me acabas de meter el segundo gol de la tarde. Sí. Elegimos a las mejores y las demás se las dejamos a las gentes del pueblo.

    Diesel.- ¿Y cuántas veces te has casado?

    Merino.- Oficialmente dos o tres o cuatro, puesto que me sigue follando la memoria…

    Diesel.- ¿Y extraoficialmente?

    Merino.- No se lo cuentes a nadie…

    Como veis, mi pregunta ha sido muy improvisada, casi sin avisar; pero por supuesto que tengo muchas más cosas en reserva, así que poco a poco…

    Diesel.- Oye, machote Merino. ¡Qué precioso palacete teneís los del Partido Comunista Mexicano en esta hermosa ciudad mientras los proletarios viven en chabolas! ¿Verdadero o falso?

    Merino pica de lleno el anzuelo…

    Merino.- Sí. La clase es la clase y para ser dirigente comunista hay que tener mucha clase, mucho estilo…

    Diesel.- ¿Mucho glamur tal vez?

    Merino.- Eso… eso…

    Diesel.- Esto es más lujoso que el Palacio de Cristal. ¿Recuerdas el Palacio de Cristal?

    Merino.- Sí. A veces lo recuerdo.

    Diesel.- ¿Y por eso te da por vivir en un palacete como éste?

    Merino.- Pues esto no es nada cuando veas mi vivienda en el histórico barrio de Santa Catarina.

    Diesel.- ¿Te estás refiriendo a La Lagunilla del Centro Histórico de esta hermosa ciudad?

    Merino.- ¿Dónde has aprendido tú todo eso?

    Diesel.- Es que yo soy un periodista verdadero. ¿Y tú, Merino? ¿Eres periodista verdadero o solamente un comunicador del Partido Comunista?

    Merino.- Yo… esto… me acabas de meter el tercero…

    Diesel.- Como sigamos así te voy a golear más que al Numancia sin yo querer hacerlo, machote. ¿En qué Universidad sacaste el título de Periodismo?

    Merino.- No. No tuve que estudiar. Me concedieron el título honorífico de comunicador del Partido Comunista.

    Diesel.- ¿Por decisión directa del leónidas de turno?

    Merino.- Sí. Se llamaba Leonid.

    Diesel.- Cierto, Merino. Leonid Ilich Brézhnev para ser más exactos.

    Merino.- ¡Joder, Diesel! ¿También sabes cómo se escribe con total exactitud?

    Diesel.- Eso es. Tú quizás tengas dificultades para hacerlo.

    Merino.- Es que lo importante es hacer la pelota sin entender ni jota.

    Diesel.- Vaya, vaya y vaya. Pues metidos a poetas ahí va la mía: Si me hago comunista salgo en la revista. ¿Qué te parece?

    Merino.- No entiendo el mensaje.

    Diesel.- Pues quiere decir que follando con una millonaria y haciéndose comunista sales en las portadas del “Pravda”. ¿Verdadero o falso?

    Merino.- ¡Me la acabas de meter otra vez más! ¡Es cierto!

    Diesel.- Perdón por esta pregunta de carácter fuerte pero no tengo más remedio que hacerla. ¿Para dar por culo a los imperialistas?

    Merino.- Eso… eso…

    Diesel.- Pero viviendo como los imperialistas; o sea, a todo lujo. ¿También es eso… eso…?

    Merino.- Estoy agotado, Diesel; pero es verdad.

    Diesel.- Entonces rebajemos el tono no vaya a ser que te hundas antes de tiempo.

    Merino.- Pregunta… pregunta…

    Diesel.- Pregunto, pregunto. ¿Es por eso por lo que te invitaron a estar viendo gratuitamente y con todos los gastos pagados los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980 por los servicios prestados a La Causa?

    Merino.- Es que La Causa es La Causa…

    Diesel.- Y La Guasa es La Guasa. ¿O no, machote?

    Merino.- Ponte serio, Diesel.

    Diesel.- ¿Y yo que estoy pensando que estoy serio y tú estás acojonándote?

    Merino.- Un poco, Diesel, un poco.

    Merino me acerca la botella de vodka.

    Diesel.- Que no, Merino, que prefiero la cocacola sola. Por cierto. ¿Te va mucho la marcha del cuba libre?

    Merino.- Es que un cuba libre es un cuba libre.

    Diesel.- Aunque en Cuba no se sepa lo que es la libertad. ¿O me equivoco?

    Merino.- Me acabas de meter otro gol. ¿Podemos cambiar de tema?

    Diesel.- Podemos. Por eso te voy a hacer una pregunta que quizás sea capciosa del todo pero me parece muy importante para aclarar cierto asunto.

    Merino.- Si es para aclarar algo no dudes en preguntarme

    Merino se aclara la garganta con un poco de vodka y después lanza un eructo.

    Diesel.- Los eructos no me asustan, machote.

    Merino.- ¿No te asustan mis eructos?

    Diesel.- No me asustan ni tus eructos ni los rugidos de Fidel. ¿Te has enterado ya de qué voy yo?

    Merino.- ¿De independiente tal vez?

    Diesel.- Pues sí, pero no olvides lo de autónomo e imparcial.

    Merino.- Espero que seas imparcial en esa pregunta que parece tan capciosa e importante a la vez.

    Diesel.- Pues lo soy. ¿Puedes decirme por qué llamábais imperialistas a los norteamericanos cuando las URSS también era un imperio o buscaba ser el mayor imperio de la historia mundial?

    Merino se queda totalmente cortado y se le borra la sonrisa… así que no me queda más remedio que volver a hacerle recordar…

    Diesel.- ¿No recuerdas que queríais hacer un imperio terrenal con el comunismo tanto los rusos de Lenin como los chinos de Mao?

    Merino.- No sé qué decir…

    Diesel.- ¿Tan pronto te rajas, machote?

    Merino.- Es que era verdad.

    Diesel.- ¿Volvemos al principio?

    Merino.- ¡No, por favor, Diesel, no me recuerdes lo de Madrid!

    Diesel.- Lo siento pero es muy bueno recordar. ¿No mamastes tú de la Artillería de España?

    Merino.- Pues sí. Ahora que lo recuerdo sí que es cierto.

    Diesel.- Pero te cagaste del todo y preferiste no hacer el Servicio Militar huyendo a las Américas del Centro. ¿Verdadero o falso?

    Merino.- ¡Sí! ¡Me cagué a la pata abajo y me fui para no hacer el Servicio Militar!

    Diesel.- ¿Y no te produce pena el hecho de saber que en el Servicio Militar podríamos haber tirado los dos juntos a la diana?

    Merino.- ¿A qué Diana?

    Diesel.- No. No he dicha a ninguna chavala de nombre Diana porque eso yo lo respeto del todo. He dicho diana con d minúscula… aunque tú cuando escuchas lo de Diana a lo mejor hasta te pones a pensar en la diosa de la caza. ¿Te he cazado tal vez?

    Merino.- ¡Sí! ¡Me has cazado como a un gazapo!

    Diesel.- O sea, que tuviste miedo a la Mili. ¿Y la Pili? ¿Qué tal la Pili?

    Merino.- Hace mucho que no me funciona.

    Diesel.- Perdona, Merino, pero no me refiero a la pilila sino a la Piluchi.

    Merino.- Está muy bien gracias a Dios.

    Diesel.- ¿Gracias a Dios siendo ateo?

    Merino (tomando otro trago de vodka).- Se me está agotando la resistencia.

    Diesel.- ¿Cúanto voltaje tienes, Merino?

    Merino.- ¿Te refieres al Alto Volta?

    Diesel.- Sí. Me refiero al voltaje comunista en ese país africano.

    Merino.- ¿Te estás refiriendo a Sankara?

    Diesel.- Exacto. Me estoy refiriendo al “Che Guevara africano” que se llamaba, en realidad, Thomas Isidore Noël Sankara.

    Merino.- Ya murió el 15 de octubre de 1987.

    Diesel.- ¿Y también le adoráis los comunistas?

    Merino.- Me dejas sin palabras, Diesel.

    Diesel.- Entonces permíteme cantar algo para relajarnos un poco ya que hablamos de adorar a personajillos más o menos ilustres pero muy poco o nada ilustrados.

    Merino.- Canta y así relajo mis nervios.

    Diesel (me pongo a cantar).- ¡Adoro la calle en que nos vimos!

    Merino (más nervioso que nunca).- ¡Que no, que no y que no! ¡Que no me recuerdes a la Alcalde Sáinz de Baranda, por favor?

    Diesel.- ¿No quieres que te pregunte por aquello de la tabaca aumentativa?

    Merino (recordando).- Empezaba a caer la tarde y la noche comenzaba a caer sobre el descampado junto al puente del Tren de Arganda en la Doctor Esquerdo de Madrid.

    Diesel.- Y comenzaban a cantar los grillos, Merino. ¿Recuerdas también que comenzaban a cantar los grillos cuando lo de la tabaca aumentativa y tú de burro como siempre?

    Merino.- Claro que lo recuerdo… pero…

    Diesel.- Pero también estaban presentes Bonifacio y Máximo. ¿No es cierto?

    Merino.- ¿Por qué me lo haces recordar, Diesel?

    Diesel.- Por aquello que dijiste, delante de toda tu birriosa bandada del barrio para hacerte el machote, que nosotros parecíamos una vajilla de vasos en escala de mayor a menor. ¿Y tú? ¿Qué parecías tú después de la tabaca aumentativa?

    Merino.- Lloré.

    Diesel.- A todos nos toca llorar alguna vez en la vida. ¿Sabes tú que yo también lloro a veces?

    Merino.- ¿Por lo de la tabaca aumentativa?

    Diesel.- No. No lloro por cosas de niños sino sólo por cosas de hombres.

    Merino.- ¿Puedo invitarte a mi lujosa vivienda junto a la Iglesia de Santa Catarina?

    Diesel.- ¡Carambolas! ¿Un comunista viviendo junto a la iglesia de una santa? ¿Cómo puede ser eso? ¿No decís, cantando a pleno pulmón para que os oigan los proletarios a los cuales margináis a la hora de elegir a las calientes bolcheviques, que ni en dioses, reyes ni tribunos, está el supremo salvador? ¿Es que no sabes que Santa Catarina sí creía en Jesucristo? ¡Venga Merino! ¡Menos lobos caperucita roja y le cuentas el cuento a otro que sea en verdad tonto del todo! ¡Me tengo que marchar que se me hace tarde y me esperan en la Redacción!

    Merino.- ¡Espera! ¡Te olvidas la cocacola!

    Diesel.- Déjalo. Guárdate esa botella como recuerdo para que no me olvides ni tan siquiera un momento porque, como estamos recordando a las Santas, me despido a lo Lorenzo Santamaría. Y que tengas buenas confesiones con Lenin, Merino, a ver si te perdona lo de las cocacolas norteamericanas. Chao.

    Salgo directamente hacia el Aeropuerto Internacional de Ciudad México intentando no encontrarme con Tomás proque no quiero que sepa la verdad de mi persona y que siga creyendo lo que quiera sobre mí. Espero tener suerte y no encontrarme con Tomás para poder seguir siendo libre o, mejor dicho, estar liberado del todo y de todos menos de mi Princesa. A er qué dice ahora Tomás de mi Princesa y a ver qué sigue pensando de mí. Pero no me importa porque como torta… mientras vuelo con destino a Madrid… donde haré escala hasta San Javier. ¡Madre mía cuánta cantidad de santos y de santas hay hoy en día por esas iglesias de Dios hasta vestidos y vestidas con camisas rojas o azules porque lo mismo da que da lo mismo. Fin de la Entrevista para la Revista. Supongo que los del Pravda no me la van a editar.

  12. GRAN CONCURSO DE NOVELA
    por diesel
    La Editorial de fama Mundial “Comecocos” junto con la Asociación Cultural de fama Mundial “Chínchate” convocan a todos los escritores y escritoras de este Planeta y el resto del Universo a participar en el Gran Concurso de Novela “Metelapata” cuyo premio será de 5.000 piastras con 200 penikes y 1 euro de regalo.

    Bases.- El Tema es Libre, la extensión mínima es de 1 párrafo de 1 palabra y la máxima es de 1.000.000 de párrafos de 1.000.000 de palabras por cada párrafo.

    La única condición que se exige es que el autor o la autora (por eso de la equidad de género) tienen la obligación de haber escrito el original de su obra con la mano izquierda. En caso de que habiendo sido premiada la obra y tras una exhausta investigación por todo el Planeta y el resto del Universo se descubra que el original de la obra premiada haya sido escrito con la mano derecha el Jurado del Concurso, como medida ejemplar para que no se repita el cachondeo, llevará a juicio en la Corte Suprema de Swazilandia al autor o autora de la obra premiada por haber mentido; pidiendo que como castigo tengan que presentar, en el plazo de 10 días, un plato de gazpacho a la andaluza aderezado con sal de frutas como el plátano por ejemplo o en caso de que no haya plátanos en el mercado que se aderece con pimentón macerado con salmuera. Pues no faltaría más.

  13. La fecha límite de presentación de las obras será el 28 de diciembre de este mismo año 2015, después de Jesucristo gracias a Dios, que como todos y todas sabemos se celebra el Día Internacional de Los Santos Inocentes. El fallo del Jurado lo hará público el día del años 2016, después de Jesucristo gracias a Dios, que le dé la real gana al Presidente de “Comecocos”, el famoso y afamado Nobel de Chapuzas Varias, Doctor Emérito Locoloco. Ese día la fiesta de nombramiento del vencedor o la vencedora será animada por Los Payasos Literín. En caso de que Los Payasos Literín se encuentren ese día indispuestos por haber comido demasiados higos chumbos su lugar lo ocuparán Los Payasos Letrerón que es lo mismo lo mismo es.

  14. Gran Concurso de Novela (Segundo Aviso).- La Editorial de fama Mundial “Comecocos” junto con la Asociación Cultural de fama Mundial “Chínchate” convocan a todos los escritores y escritoras de este Planeta y el resto del Universo a participar en el Gran Concurso de Novela “Metelapata” cuyo premio será de 5.000 piastras con 200 penikes y 1 euro de regalo.

    Bases.- El Tema es Libre, la extensión mínima es de 1 párrafo de 1 palabra y la máxima es de 1.000.000 de párrafos de 1.000.000 de palabras por cada párrafo.

    La única condición que se exige es que el autor o la autora (por eso de la equidad de género) tienen la obligación de haber escrito el original de su obra con la mano izquierda. En caso de que habiendo sido premiada la obra y tras una exhausta investigación por todo el Planeta y el resto del Universo se descubra que el original de la obra premiada haya sido escrito con la mano derecha el Jurado del Concurso, como medida ejemplar para que no se repita el cachondeo, llevará a juicio en la Corte Suprema de Swazilandia al autor o autora de la obra premiada por haber mentido; pidiendo que como castigo tengan que presentar, en el plazo de 10 días, un plato de gazpacho a la andaluza aderezado con sal de frutas como el plátano por ejemplo o en caso de que no haya plátanos en el mercado que se aderece con pimentón macerado con salmuera. Pues no faltaría más.

    La fecha límite de presentación de las obras será el 28 de diciembre de este mismo año 2015, después de Jesucristo gracias a Dios, que como todos y todas sabemos se celebra el Día Internacional de Los Santos Inocentes. El fallo del Jurado lo hará público el día del año 2016, después de Jesucristo gracias a Dios, que le dé la real gana al Presidente de “Comecocos”, el famoso y afamado Nobel de Chapuzas Varias, Doctor Emérito Locoloco. Ese día la fiesta de nombramiento del vencedor o la vencedora será animada por Los Payasos Literín. En caso de que Los Payasos Literín se encuentren ese día indispuestos por haber comido demasiados higos chumbos su lugar lo ocuparán Los Payasos Letrerón que es lo mismo lo mismo es.

    Para hacerlo todo mucho más interesante y, de paso, fastidiar de lo lindo la paupérrima economía de todos los concursantes y de todas las concursantas, los ejemplares tendrán que presentarse por quintuplicado y ya se sabe, para que nadie se llame a engaño, que, como dicen los de “Fuentetaja”, el Premio ya ha sido otorgado al monstruo Ginesín “El Pasamontañas” que es un niño de tan sólo 2 años de edad, tan genial que ya sabe escribir “mi mamá me mima mucho y yo mimo mucho a mi mamá”. Por cierto, no vale para nada la fecha del sello de Correos de ninguna parte del Planeta ni del resto del Universo, porque resulta que “Locoloco” tiene alergia a los sellos desde que tuvo un trauma infantil porque no consiguió nunca ningún ejemplar de la serie titulada “Las mariposas” de Las Islas Célebes que a lo mejor por eso son tan célebres. Se admite que puedan concursar toda clase de lepidópteros, incluidos lo mariposones, siempre que no se pongan a llorar por haber perdido.

    Se avisa, dicho sea de paso, que al tercer aviso (y pidamos a Dios que se compadezca de todos nosotros y nosotras y no haya lugar a un tercer aviso) se retirará al corral el toro de la divisa celeste llamado “El Celestino”, de la ganadería “El Siglo de Oro”, presentado en la plaza mayor de un pueblo del cual no sabemos todavía cómo se llama (porque para eso somos descendientes de Cervantes “El Miguelete”) gracias a la inmensa imaginación de Don Fernando que no es de Rojas sino de Mandarinas. Prohibido escribir novelas sobre “El soterramiento del Ave” porque es un tema que da sarpullido a todos los jurados literarios de todas las nacionalidades terrestres o/y extraterrestres habidos y por haber. A ver si hay suerte y nos conceden una oreja de Van Gogh que, a falta de otra cosa, sería un gran trofeo de consolación. Ya se sabe que, en Literatura, quien no se consuela es porque no ha conocido nunca a Consuelo. Y no digo nada más no sea que alguno se equivoque de por donde van los tiros. Ya está.

    Nota del Jurado.- Está terminantemente prohibido que concursen escritores y escritoras que sean cristianos de verdad, no vaya a ser que presenten alguna novela tan sorprendente que demuestren que Dios existe, que Jesucristo hace milagros y que el Espíritu Santo mora dentro de ellos y de ellas; con lo cual se nos quedaría el trasero al descubierto y muchas cosas más que como ateos que somos no podemos permitir que demuestren a través de sus novelas que son mucho más geniales que todos los bodrios que premiamos y esto hay que reconocerlo aunque le echamos cara y lo neguemos porque los intereses son los intereses y nos interesa que el Mundo no se entere de la verdad y a ver si el Mundo sigue callado para seguir con nuestros “negocios”. Para más detalles sobre este asunto preguntad por Greta.

  15. Gran Concurso de Novela (Segundo Aviso y con Nota del Jurado)

    La Editorial de fama Mundial “Comecocos” junto con la Asociación Cultural de fama Mundial “Chínchate” convocan a todos los escritores y escritoras de este Planeta y el resto del Universo a participar en el Gran Concurso de Novela “Metelapata” cuyo premio será de 5.000 piastras con 200 penikes y 1 euro de regalo.

    Bases.- El Tema es Libre, la extensión mínima es de 1 párrafo de 1 palabra y la máxima es de 1.000.000 de párrafos de 1.000.000 de palabras por cada párrafo.

    La única condición que se exige es que el autor o la autora (por eso de la equidad de género) tienen la obligación de haber escrito el original de su obra con la mano izquierda. En caso de que habiendo sido premiada la obra y tras una exhausta investigación por todo el Planeta y el resto del Universo se descubra que el original de la obra premiada haya sido escrito con la mano derecha el Jurado del Concurso, como medida ejemplar para que no se repita el cachondeo, llevará a juicio en la Corte Suprema de Swazilandia al autor o autora de la obra premiada por haber mentido; pidiendo que como castigo tengan que presentar, en el plazo de 10 días, un plato de gazpacho a la andaluza aderezado con sal de frutas como el plátano por ejemplo o en caso de que no haya plátanos en el mercado que se aderece con pimentón macerado con salmuera. Pues no faltaría más.

    La fecha límite de presentación de las obras será el 28 de diciembre de este mismo año 2015, después de Jesucristo gracias a Dios, que como todos y todas sabemos se celebra el Día Internacional de Los Santos Inocentes. El fallo del Jurado lo hará público el día del año 2016, después de Jesucristo gracias a Dios, que le dé la real gana al Presidente de “Comecocos”, el famoso y afamado Nobel de Chapuzas Varias, Doctor Emérito Locoloco. Ese día la fiesta de nombramiento del vencedor o la vencedora será animada por Los Payasos Literín. En caso de que Los Payasos Literín se encuentren ese día indispuestos por haber comido demasiados higos chumbos su lugar lo ocuparán Los Payasos Letrerón que es lo mismo lo mismo es.

    Para hacerlo todo mucho más interesante y, de paso, fastidiar de lo lindo la paupérrima economía de todos los concursantes y de todas las concursantas, los ejemplares tendrán que presentarse por quintuplicado y ya se sabe, para que nadie se llame a engaño, que, como dicen los de “Fuentetaja”, el Premio ya ha sido otorgado al monstruo Ginesín “El Pasamontañas” que es un niño de tan sólo 2 años de edad, tan genial que ya sabe escribir “mi mamá me mima mucho y yo mimo mucho a mi mamá”. Por cierto, no vale para nada la fecha del sello de Correos de ninguna parte del Planeta ni del resto del Universo, porque resulta que “Locoloco” tiene alergia a los sellos desde que tuvo un trauma infantil porque no consiguió nunca ningún ejemplar de la serie titulada “Las mariposas” de Las Islas Célebes que a lo mejor por eso son tan célebres. Se admite que puedan concursar toda clase de lepidópteros, incluidos lo mariposones, siempre que no se pongan a llorar por haber perdido.

    Se avisa, dicho sea de paso, que al tercer aviso (y pidamos a Dios que se compadezca de todos nosotros y nosotras y no haya lugar a un tercer aviso) se retirará al corral el toro de la divisa celeste llamado “El Celestino”, de la ganadería “El Siglo de Oro”, presentado en la plaza mayor de un pueblo del cual no sabemos todavía cómo se llama (porque para eso somos descendientes de Cervantes “El Miguelete”) gracias a la inmensa imaginación de Don Fernando que no es de Rojas sino de Mandarinas. Prohibido escribir novelas sobre “El soterramiento del Ave” porque es un tema que da sarpullido a todos los jurados literarios de todas las nacionalidades terrestres o/y extraterrestres habidos y por haber. A ver si hay suerte y nos conceden una oreja de Van Gogh que, a falta de otra cosa, sería un gran trofeo de consolación. Ya se sabe que, en Literatura, quien no se consuela es porque no ha conocido nunca a Consuelo. Y no digo nada más no sea que alguno se equivoque de por donde van los tiros. Ya está.

    Nota del Jurado.- Está terminantemente prohibido que concursen escritores y escritoras que sean cristianos de verdad, no vaya a ser que presenten alguna novela tan sorprendente que demuestren que Dios existe, que Jesucristo hace milagros y que el Espíritu Santo mora dentro de ellos y de ellas; con lo cual se nos quedaría el trasero al descubierto y muchas cosas más que como ateos que somos no podemos permitir que demuestren a través de sus novelas que son mucho más geniales que todos los bodrios que premiamos y esto hay que reconocerlo aunque le echamos cara y lo neguemos porque los intereses son los intereses y nos interesa que el Mundo no se entere de la verdad y a ver si el Mundo sigue callado para seguir con nuestros “negocios”. Para más detalles sobre este asunto preguntad por Greta. En cuanto a las obras que se presenten tengan presente y valga lo de presente que, ya que Ginesín “El Pasamontañas” va a ganar el Concurso aunque sólo haya escrito “mi mamá me mima mucho y yo mimo mucho a mi mamá”, como muy bien declaran los de “Fuentetaja”, pues que sepan que este jurado no va a leer ninguna de ellas y las van a usar todas para tener papel para el water que buena falta nos hace ya que estamos en crisis de editoriales y sólo editamos a enchufados porque para eso están los enchufes. De todas formas este Jurado espera que “a pesar de todo te quiero a pesar de todo no me importa lo que digan cuando vienes junto a mí a pesar de todo no me importan los motivos yo te quiero porque sí” pues que sí, que seguimos las reglas del Planeta y del resto del Universo y esperamos que se bata el récord de participación y a ver si con una inmensa cantidad multimillonaria de autores y autoras que se presenten a este fabuloso Concurso pues podemos colocar en el mercado de los libreros, las libreras y los voluntarios que deseen participar de esta estafa, al niño prodigio de tan sólo 2 años de edad llamado Ginesín “El Pasamontañas”, que ya empieza a ser conocido en el Mundo, aunque el Mundo siga guardando un reportaje sensacional para cuando se dé el fallo definitivo porque le interesa seguir siendo un medio de comunicación aunque no sea como Dios manda. Y de parte del Ilustre (aunque no sea ilustrado pero da lo mismo) Señor Alcalde que por favor que dice que tres cosas hay en la vida: amor, dinero y humor y el que tenga estas tres cosas que las goce con gran placer; y el Ilustre (aunque no sea ilustrado pero da lo mismo) Señor Alcade que va y que añade, para mayor glorificación de nuestro Gran Concurso de Novelas, lo de que quienes tengan un amor que por favor se lo dejen a otros que va a ser mejor para su salud; que los que tengan dinero que por favor que nos lo dejen a nosotros que va a ser mejor para nuestra salud; y que quienes tengan humor que por favor que se pongan a llorar a moco tendido que va a ser mejor para la salud de todo quisque. Y dicho todo lo dicho pónganse, todos los interesados e interesadas, a escribir como locos y como locas, porque tienen todavía tiempo hasta el Día Internacional de Los Santos Inocentes y no se olviden de lo de los sellos de correos y si encuentran uno de mariposones de las islas Célebes que por favor lo manden de inmediato a la Dirección donde además deben mandarse las obras que se presenten al Concurso y que es la siguiente: Calle de Los Percebes en Escabeche, sin número, cruce con calle de Agente Secreto 007, en la provincia de no sé donde pero no se preocupen que es en Swazilandia y en poniendo en el sobre “para Swazilandia” a lo mejor tienen ustedes suerte y nos llega el envío.

  16. ¿Crees que eres un caso perdido?

    “Al que a mí viene, no le echo fuera (Jesús) Juan 6:37

    Para Jesús no existen casos perdidos. Él tiene la respuesta a tu problema, a tu necesidad, sea la que sea. Lo único que tienes que hacer para descubrirlo es acercarte a Él y pedirle que te ayude. Un día salía Jesús de Jericó, y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, cuando oyeron que era Jesús quien pasaba, clamaron a Él y le pidieron que les ayudara. Jesús se detuvo y les preguntó qué querían, ellos respondieron, diciendo: “Señor, queremos ver”. Entonces les tocó los ojos, y recibieron la vista; y le siguieron. Jesús quiere tocarte. Clama a Jesús y Él te responderá.

    ¿Cuántos amigos darían su vida por ti?

    “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos (Jesús) Juan 15:35

    Es posible que alguien, en un acto de valor, esté dispuesto a morir por un amigo o un familiar querido, aunque es difícil. Peor Dios muestra su amor para con nosotros, en que aún estando enemistados con Él, Jesús murió por nosotros. Jesús vino a dar su vida por nosotros, a rescatarnos de la condenación. Su sacrificio es la mayor fuerza transformadora que el mundo jamás ha conocido. Jesús murió por ti, en tu lugar. Él sufrió el castigo por tus pecados, para que tú, ahora, puedas experimentar su amor y su perdón; y para que puedas reflejar su amor a los demás.

    ¿Conoces el único camino que no aparece en las guías?

    “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Jesús) Juan 14:6

    La Biblia afirma que Jesús esw el camino que lleva a Dios; no existe otro camino; nada ni nadie puede sustituirle. Si quieres que tu vida tenga sentido y dirección, emprende el camino de la fe en Él, oyendo su palabra, siguiendo las indicaciones de la Biblia. Jesús es el único camino por el que podemos andar con certidumbre y sin temor a perdernos cuando pasamos por las encrucijadas de la vida. Jesús es el camino de la libertad, su palabra es la mayor fuerza liberadora que existe. Ve a Él y conocerás la verdad, y la verdad te hará libre.

    ¿Sientes que el mundo se te viene encima?

    “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os haré descansar (Jesús) Mateo 11:28

    Si te sientes confuso, sumergido en el ojo del huracán tecnológico que está dejando atrás al ser humano… Si crees que se te cierran las puertas y que no puedes avanzar como desarías… Si te sientes impotente ante la injusticia anunciada en los medios de comunicación… Si cada día que pasa estás más solo porque nadie tiene ya tiempo para compartir contigo… Si te haces preguntas que nadie responde… Acércate a Jesús; en Él hallarás las respuestas y la paz que buscas.

    ¿Te haces preguntas? En Jesús encontrarás las respuestas. Si deseas más información gratuita ponte en contacto con nosotros en: Testimonio Cristiano a Cada Hogar. Apartado 1235. 28800 Alcalá de Henares (Madrid) Teléfono 91 802 84 53.

    Por: Renuevo – Iglesia Evangélica.
    Plaza Bohemia – Edificio Ficus – 30009 Murcia
    Teléfono 968 29 72 23

Deja un comentario