UN BOSQUE EN LA TARDE

Mis palabras se agotan: son levedades
de un viento que me anuncia adioses
no deseados.
Mis árboles amados, cuerpos de vida,
ajustan su verticalidad para ver nuevos
amaneceres.
Fui lírico, en esos días cuajados de verbo,
verbo en un presente de indicativo,
caminante a lo Don Antonio Machado;
hoy, valoro el pan y el silencio,
leo y presientos nuevos sueños,
callo y respiro el perfume de mil vidas.
Aquí, donde nace el Amor,
la eternidad del verso es árbol que crece.
Eterna presencia de pasados remotos,
constancia en la quietud,
elevación que saluda al nuevo día.

Sigue Leyendo...

La herencia de Madame Canaris – Capítulo 2 (Novela)

Cuando el Inspector Jefe de la Policía de París, Marlon Brandy, tocó el timbre de la puerta del domicilio del investigador privado José Roberto Ortero de Jumilla, salió a abrir una joven tan monumentalmente bella que él se tuvo que sujetar al quicio de la puerta para no caerse al suelo. Tras unos breves segundos pudo recuperar la voz.

– Me parece que me he equivocado de dirección.

– ¿A quién busca usted?

La voz dulce de aquella belleza de mujer la hacía aún más sexy…

– Esto… no… me parece que me he confundido de puerta…

Sigue Leyendo...

La herencia de Madame Canaris – Capítulo 1 (Novela)

“La multitud se arrastraba como un monstruo ciego y sin mente hacia la entrada del metro. Los pies se deslizaban hacia adelante unos pocos centímetros, se separaban, volvían a deslizarse. Howard odiaba a las multitudes”. Marlon Brandy iba pensando en Patricia Highsmith mientras esperaba la llegada del metro en la Estación de Villiers. Había decidido tomar este medio de transporte hasta la Estación de Pigalle. Ir en su propio automóvil le asfixiaba el ánimo cuando la ciudad se llenaba de tráfico. Ahora estaba inmerso en sus pensamientos. Junto a él, dos jóvenes se besaban en la boca mientras él le hacía promesas de fidelidad eterna a ella. Marlon Brandy sonrió ligeramente en el mismo instante en que la llegada del metro les hizo volver a la realidad.

Sigue Leyendo...

LOS SILENCIOS VENCIDOS

Cerrando los ojos
me quedo dormido,
la vida no existe
tan sólo el sonido
de mil corazones,
unidos en un silencio,
en un silencio vencido.

¿ Dónde rodear tu pelo ?
¿ Cuándo dibujar el aire ?
Velo de tarde que viaja callado
en los corazones amados.

Y dejo de preguntar…suspendo
el privilegio del sueño
frente a la verdad.

Dame de tus manos,
limonero callado,
los frutos dorados.

Y regresa el tiempo
sobre un ángel montado.
Horas que son días,
días que son años.

A la rueda rueda…
de un verso cansado.

La singular trayectoria de Yanko.

¿Era Yanko Daucik un buen delantero centro? ¿Era Yanko Daucik un mal delantero centro? Los aficionados al fútbol no se ponían de acuerdo; pero para su padre, el entrenador Fernando Daucik, no sólo era el mejor delantero centro del mundo sino, además, el mejor delantero centro del universo entero. Tanto es así que, cuando Fernando Daucik fichaba como entrenador de cualquier equipo, ponía como condición indispensable que su hijo Yanko formara parte de la plantilla del equipo. Alguna que otra vez rechazó ser entrenador de algún club por no admitirse esa condición. Fernando Daucik amaba a su hijo Yanko Daucik y Yanko Daucik amaba a su padre Fernando Daucik; porque ambos estaban orgullosos de ser quienes eran. Si yo hubiera sido Fernando Daucik hubiese hecho lo mismo. Y ahora recuerdo la singular trayectoria de Yanko Daucik en esto del fútbol. Consulto datos para reavivar mi memoira.

Sigue Leyendo...

Versos a diario

En el poyete de la ventana
quizás algún día esperaré,
un nuevo regreso inesperado.

Como se espera en la arena
el romper de una ola,
como se espera el sonido
del beso de un niño.

Y mientras llega…

Mientras llega,
te dejaré versos a diario
en todas las macetas de geranios.

Porque cuando no esté,
ellos te esperarán,
envolviéndote en su aroma,
dibujándote los días no vividos.

Y cuando caigan las primeras gotas de lluvia,
te resbalarán por la cara,
dejándote mi olor
a jazmín, albahaca y hierbabuena.

Ahora jugamos a las casitas de verdad

En el patio de la abuela
entre naranjos y limoneros,
nos tirábamos los platos
y hacíamos reales pucheros.

El hermano era el papá
la hermana hacía de hija
y entre líos de familia
peleábamos por ser mamá.

Todo eran risas y alegrías
lentejas por aquí y allá,
el arroz no se pegaba
y el postre siempre se helaba.

Eran años de casitas,
de juegos a ser mayor,
de tiempo dejado atrás
que nunca se olvidará.

Los años han ido pasando
y ahora no hay juego de sueños,
aunque seguimos soñando,
ya no hay peleas por ser mamá
porque ahora… lo somos de verdad.

Sigue Leyendo...

El mar (Comentario)

Texto.- El mar. La mar / El mar. ¡Sólo la mar! / ¿Por qué me trajiste, padre, / a la ciudad? / ¡Por qué me desenterraste / del mar? / En sueños, la marejada / me tira del corazón. / Se lo quiere llevar. / Padre, ¿por qué me trajiste / acá? (Rafael Alberti).

Comentario.- ¿El mar o la mar? Buena disyuntiva que nos plantea Rafael Alberti ante una decisión definitiva. ¿Somos del mar o somos de la mar? Estar embarcados en la memoria de los mejores poetas de todos los tiempos nos supone afrontar el lado masculino del agua y su vertiente femenina. Leyendo “El mar” de Rafael Alberti uno se siente mecido por las olas de la mar. Significante más significado. Una unidad convertida en una dualidad o, mucho mejor dicho, su viceversa. El temperamento se nos enlaza al leer y hacernos la pregunta más esencial. O somos múltiples propuestas resumidas en una sola dualidad unida a los parámetros masculino y femenino del agua o estamos naufragando sin llegar a costa alguna.

Sigue Leyendo...

Aventuras de una gota de agua (Test de Reflexiones)

Pregunta.- ¿Qué parte del cuento te ha gustado más? ¿Por qué?

Respuesta.- La parte que dice: “Tal y como se lo había dicho la nube, por primera vez en su vida sintió lo que era volar”. Elijo esta parte porque soy cristiano y creo firmemente en las promesas de Jesucristo tal como lo ha dicho en su vida. Y es que la primera vez que sentimos algo diferente a lo que siempre hemos sido es lo más bonito que existe en nuestras vidas. Yo fui durante 27 años empleado de Banca pero siempre soñaba, desde que tengo uso de razón, con ser escritor y periodista. Cuando Dios hizo que lograra ser escritor y periodista me sentí mucho más feliz y a gusto que cuando estaba trabajando como empleado de Banca. Supe lo que era realizarse como persona.

Sigue Leyendo...

Mujeriego

Estoy condenado a amar a las mujeres,
hasta que me duelen;
me encantan,
cada una es distinta.

Todas sin embargo llevan consigo
algo similar,
no puedo amarlas más allá del amanecer
que me limita,
es exasperante soñar con el futuro
al lado de una sola mujer.

No le pertenezco a nadie,
ni nadie me pertenece,
el final funesto simplemente llega,
y la historia se va,
se aleja como los recuerdos
de un anciano que se añejan,
en el olvido,
en el canto desvanecido
entre las sombras, entre el frío.

A veces me parece infinito este ciclo,
y lo es,
y así será,
no hay porque negarse a este destino.

Sigue Leyendo...

Una entelequia llamada Libertad

Vivimos demasiadas entelequias. Esta vida que nos ha tocado conocer desde los tiempos más remotos de la Humanidad está llena de entelequias, rebosada de entelequias, rodeada de entelequias por todas partes menos por una llamada Ilusión. ¿Son las entelequias unas simples ilusiones que nos hacen creer que somos libres? Libertad. Hermosa entelequia compuesta de ingredientes que, al final de todos nuestros caminos, se desvanecen en un conjunto global llamado decepción.

¿Por qué nos decepciona la Libertad? ¿No será que la mayor entelequia en la que nos han hecho creer es precisamente la Libertad? Miramos a nuestro interior y nos vemos como incompletos, como faltos de algo esencial que necesitamos para autoconvencernos de que podemos ser algo más. ¿Qué es lo que nos sucede a los seres humanos para sentirnos siempre como incompletos; como ausentes, a veces, de esta pertenencia al conjunto total de nuestras aspiraciones? Algunos lo llaman Libertad. Es por eso por lo que no podemos entender la gran verdad de nuestras existencias.

Sigue Leyendo...

Como la vida misma

Naciste siendo un juguete viviente rodeado de tanta riqueza, que se desbordaba hasta en los rincones más inverosímiles de aquella casa.
Fruto del “Gran señor”, hombre que de honores lo llenaban por donde quiera que fuera, ya que era fuente de sanar a quienes pedían de su ayuda.Y de la “Señora”, mujer astuta, perspicaz y de gran nobleza.Luchadora y buena madre.

Cuando fueron pasando los años, aquel juguete demostró ser un estorbo ante el “Gran señor” y fueron duras sus conductas hacia el.
Hasta llegar a desprenderse de lo más valioso que tenía en el momento, la persona que le dió la vida.
Lloró, golpeó, gritó, no podía comprender el por qué de todo ello.

Sigue Leyendo...

Al-daba

Una mano diminuta como el viento, pesada como el movimiento vuelo de la mariposa, una mano de hierro sin sangre, muerta la mano llamadora y golpe, rígido avisar, pues alguien llama, ¡toque!, ¡toque!, ¡toque!
Han sido tres veces, han llamado.
Espera.
Sigue esperando.

La puerta se abre chirriando.
Melodía extraña que abre y simpática una mujer asoma.
Mujer de edad señora, estatura no mucha, a la altura.
Asoma con cara de miedo, miedo a temer, asustada, pero ojos de mirada avispada.
Y la puerta se va separando, abriéndose y pide el andariego recién llegado, hospedarse quiere, está necesitado; quiere, según cuenta un alto en el camino.

Sigue Leyendo...

Vida

Resbala entre las piedras

tan brillante, tan pura, tan fresca.

Resbala y cae, entre las piedras,

y ese tintineo musical

despierta hasta el sentido de mi alma

Resbala, cae y se abandona entre las piedras,

como la amada que desmaya

tras el beso que la alzó hasta la luna.

Resbala, cae, queda…

Queda en mi cuerpo su aroma a nada,

nada tengo en mi boca.

Resbala, queda, se va…

nada la detiene,

No tengo aroma,

no tengo vivos colores,

todo queda entre mis manos.

Teoría de la Involución

Todo el mundo conoce la teoría de la evolución humana, la que habla de cómo el ser humano evoluciono de primate primitivo a lo que es hoy, sustituyendo capacidades físicas típicas de animales como son fuerza, velocidad, resistencia por desarrollo de su sistema nervioso superior y sus capacidades intelectuales.
Un simple gato domestico puede saltar 20 veces más que un ser humano o un perro común correr mucho más que nosotros, etc.

Dicho lo cual , quiero hablarles de la teoría que circula hoy por mis pensamientos la voy a llamar Teoría de la involución, os preguntareis de que versa dicho pensamiento. Pues dejando por obvio el equilibrio natural que hay entre las demás especies y el medio natural, y de la que actualmente carecemos,el ser humano valora y premia, por lo que promociona la actividad física, premia la competitividad, la superación física, admira a deportistas multimillonarios (no olvidemos que junto a un gato o un perro es nada) y por otro lado desconoce avances científicos, estudios, reflexiones etc parece este un punto de inflexión en el que vamos a la involución ¿volverá el humano a subir al árbol de un sólo salto? ¿es esto malo?

Sigue Leyendo...

Will (Novela de Ciencia Ficción, Cómic y Guión Cine)

Apagados ya todos los generadores de energía de la nave Will, ésta va dirigiéndose, de manera inexorable y atraída por las fuerzas extraterrestres, hacia el planeta Orangina.

– Ahora que estamos otra vez unidos a lo que nos pueda suceder en nuestro común destino llega de nuevo la ocasión de poder olvidarnos de nuestros rangos y jerarquías para volver a tutearnos como sinceros amigos.
– Está bien, Thierry, pero… ¿estás seguro de haber decidido la mejor elección?
– No quedaba otro remedio, Katy…
– ¡¡Te equivocas, Thierry, porque nos quedaba la opción de autrodestruirnos!! ¡¡Y sigo pensando que todavía tenemos la oportunidad de hacerlo!!
– ¡Calma tus nervios, Charly, y ni se te ocurra acercarte al dispositivo de los explosivos nucleares o tendré que atarte como si fueras un niño maleducado en lugar de un hombre culto y con las neuronas en su verdadero lugar! ¡Si alguna posibilidad queda para seguir vivos un capitán tiene la obligación de intentar salvar a sus subordinados!
– ¿Tienes algún plan de salvación, Thierry?
– No, Katy, pero los oranginos creen en un Dios Superior y puede que ese Dios Superior en el que nosotros también creemos nos dé una oportunidad por mucho que el cálculo de probabilidades sea 0, o sea que según la Ciencia no tenemos ninguna oportunidad de sobrevivir pero… ¿qué nos dice la Fe?…
– ¿De qué Fe nos estás hablando, capitán? ¿De la que mueve montañas? ¡Permíteme que me ría aunque este asunto no me produce risa alguna! ¡Ja, ja y ja! ¡¡Insisto en que no quiero ser devorado por esos monstruos!!
– ¡¡¡Les estoy viendo y les estoy escuchando, terrícolas!!! ¡¡¡Pero ustedes tres olvidan que la última palabra no la tiene Dios sino el pueblo entero de los oranginos!!!
– ¡Habíamos llegado a un acuerdo, Emperador Gritón I!
– ¿Qué es para un capitán terrícola llegar a un acuerdo?
– Para un capitán terrícola llegar a un acuerdo es lo mismo que para cualquier otro hombre y mujer de mi planeta. Es simplemente respetar la palabra de honor dada a los rivales.
– ¡¡¡La palabra de honor!!! ¡¡¡Qué hermoso concepto para quienes no la cumplen jamás!!! ¿Por qué tenemos que ser nosotros los que la cumplamos siempre mientras ustedes la cumplen sólo cuando les interesa?
– ¡¡Hemos caído en una trampa, capitán!!
– ¡¡¡Ordene a su subordinado Pardue que deje de decir lo que le venga en gana y que piense antes de hablar!!!
– Está bien. Eso es lo que voy a hacer con él. Pero espero que todo un Emperador no sea una simple marioneta de su pueblo.
– ¡¡¡No consiento que se me falte al respeto de esa manera!!! ¡¡¡Dije que usted tendrá la oportunidad de hablar con mi pueblo pero mi pueblo tiene la decisión final y si quieren saber cuál va a ser la decisión final de mi pueblo ya la escucharán con total claridad cuando lleguen a nuestro Centro Social!!! ¡¡¡Todos ellos les están ya esperando allí reunidos y en las calles de nuestra ciudad!!! ¡¡¡Y ahora sigan con sus estúpidas conversaciones porque yo ya no deseo hablar más hasta que no estén ante mi presencia como vasallos de los oranginos!!!
– ¡¡¡Nosotros no somos ni seremos jamás vasallos de unos monstruos!!!
– Ten calma, Pardue, ten calma… o lo echas todo a perder… deja de llamarles monstruos o habrás acabado con la única esperanza que nos queda…
– ¿Se puede saber cómo se llama esa esperanza, capitán?
– Te cuesta llamarme Thierry, Pardue.
– No necesito hacerlo. Prefiero llamarle capitán para mantener las distancias entre un superior blanco y un simple cosmonauta negro.
– Está bien, Pardue, la única esperanza que nos queda es la calma… mantener siempre la calma para poder vencer…
– ¡Eso se lo cuenta a un chino pero no a un negro! ¡Los chinos se lo creen todo pero a los negros nos habéis quitado la posibilidad de creer en algo!
– Yo no soy responsable de que tengas esos problemas de personalidad, Pardue, pero si hay algo que no he cometido jamás ha sido discriminar a nadie. Para mí los chinos y los negros sois lo mismo.
– ¿Y qué pasa con los blancos? ¿Para usted los blancos son también lo mismo que los chinos y los negros?
– ¿Por qué no consultas, una vez más, mi curriculum, Pardue?
– ¡Dejad de discutir de nuevo entre los dos! ¡O estamos unidos en esta tragedia o estamos perdidos para siempre!
– ¡Que yo sepa, mi linda teniente Katy, hace ya mucho tiempo que estamos perdidos para siempre! ¡Ni hemos conseguido alcanzar ningún objetivo deseable ni lo vamos a poder alcanzar nunca! ¡¡Esa monstruosidad de Emperador Gritón I se encargará de evitarlos!! ¡¡Grita como un condenado a morir en la hoguera y eso es en lo que nos va a convertir!! ¡¡¡En carne de hoguera para saciar su apetito!!!
– Es la última vez que intentas poner nerviosa a Katy, Charly. Es la última vez que te lo permito y, si quieres hacerlo de nuevo, te vas a encontar en un grave problema conmigo.
– ¡Está bien! ¡Está muy bien, mi capitán! Espero que sea usted quien la consuele contándole mentiras piadosas.
– Nadie está hablando de tener piedad, Charly, pero si algo nos queda por intentar hacer es convencer.
– ¿Y cómo se le convence a un animal?
– ¿Has tenido alguna vez una mascota en tu casa?
– Sí. Pero solamente fue una tortuga y las tortugas no representan peligro alguno para un ser humano.
– Me refiero a si has tenido alguna vez la compañía de un perro, por ejemplo.
– Salvo la tortuga jamás he querido tener ningún animal en casa.
– Por tu propia decisión o porque te lo impidieron tus padres.

Sigue Leyendo...

Sí, soy yo…

Sí soy yo… la que siempre se esconde
tras cada palabra y cada verso,
imaginando otras vidas
y otros tiempos.

Sí soy yo, tal como lees,
no hace falta que lo busques,
lo compruebes, en la sombra
que dejé entre los folios del olvido.

Sí, te repito, soy yo…
la que va dejando migajitas
de tus besos y caricias
en lo escrito.

Sí, vuelvo a decírtelo, soy yo…
aunque a veces al leerme
y recrearte no me halles,
no me encuentres…

Y luego…

Lo hago una vez y luego… tengo que viajar en el recuerdo,
Oler ese perfume de un poema, cocinado entre el sentir del pensamiento.

Lo hago una vez y luego…
Tengo que esforzarme por un beso, abrazar el instante de tu olor y dejarme arrastrar hasta tu pecho.

Lo hago una vez y luego…
Quiero y tengo que atrapar todas las letras, bordarlas con un hilo firme y fino o veré evaporado el sentimiento…

Las bolsas de plástico gritan como gatos histéricos

Las bolsas de plástico gritan como gatos histéricos. Hoy no quería levantarme pero me dolía la barriga de no comer, duele igual que cuando estás enfermo pero es menos soportable. Así que aquí estoy, sentado en una escalera empapándome el culo y mirando dentro de las bolsas lo que he conseguido para comer. Huele a cloaca, a pan recién hecho, a hierba mojada y a rio.
Me da igual mojarme porque ya no hay que arreglarse ni ponerse guapo para nada y ya me he acostumbrado. Casi siempre descubro algunas latas que caducaron hace dos días y fruta que tiran los del supermercado en el cubo de la basura de enfrente. Felipe siempre me dice que tenga cuidado, que cualquier día me encuentran “arrugado” por un coche en medio de la calle. Es muy bromista pero tiene buen corazón y nunca va con malas intenciones, sin embargo yo, en las noches largas, pienso en eso y lloro, pero un poco nada más. Lo peor son los días de verano cuando las chinches y las cucarachas se te pegan al cuerpo y por la noche también el calor se te pega al cuerpo. Las cucarachas te pillan desprevenido pero las puedes aplastar con la mano, truenan como pequeños rayos, pero las chinches son más difíciles de encontrar y te pica todo el cuerpo y no puedes parar hasta que lo tienes todo rojo pero después sientes alivio como cuando te bañas. Algunas veces tengo miedo de dormir en los cajeros automáticos porque los niños esos tan maleducados me tiran piedras y se meten conmigo cuando voy por la calle y nadie me asegura de que no estén allí esperándome. Casi todos los días me compro dos cartones de vino con mi propio dinero, el que consigo aparcando coches o en la puerta de la iglesia cuando voy a descansar, a poner la mano y a pedirle ropa al cura. Él cuando me ve me dice – Hijo mío ¿por qué no dejas ya la bebida? De todo se puede salir y tú sabes que aquí te ayudamos, lo único que tienes que hacer es tener fuerza de voluntad y fe en nuestro señor. Y yo le respondo –Y un trabajo padre, y un trabajo.

Sigue Leyendo...

PROCESO DE COMUNICACIÓN SOCIAL (por: “Diesel”)

PROCESO DE COMUNICACIÓN SOCIAL
(Por “Diesel”)

Modelo de José Orero De Julián.

Todos los seres humanos nacemos dentro de una sociedad determinada y. por ende, al ser partes intrínsecas de las sociedades donde desarrollamos nuestra pero tonalidad, somos seres que, en condiciones normales, nos distinguimos de los demás animales porque somos sociales; o sea, capaces de comunicarnos los unos con los otros aplicando condiciones naturales que los demás animales, por muy desarrollados que estén, son incapaces de desarrollar a tan alta escala.

Navegando por Internet he encontrado lo siguiente: “Todo ser humano es individual pero también social. Es decir, existe una dualidad en el corazón humano. Toda persona necesita compartir momentos de intimidad y de soledad pero también se alimenta su mundo emocional del feedback gratificante que surge del valor de la amistad, del compañerismo e incluso de los vínculos más superficiales como los de vecindad. Vivir en sociedad implica que todo ser humano debe poner en práctica sus habilidades sociales en beneficio de su propia felicidad personal desarrollando un alto nivel de integración y pudiendo contar como parte de distintos grupos de pertenencia donde evolucionar a través de su autoestima, reconocimiento, pensamiento positivo, motivación y felicidad. Las habilidades sociales son un entrenamiento que se adquiere desde los primeros años de vida puesto que los niños son un claro ejemplo de cómo se puede cultivar la amistad de una forma espontánea y natural. Los niños hacen amigos con mucha facilidad, se relacionan con naturalidad y hacen del juego un medio perfecto de sociabilidad. Existen momentos en los que las personas desean olvidarse de su entorno social y centrarse en sí mismas, por ejemplo, al tener una herida emocional por un desamor, hacer el duelo por la muerte de un ser querido, sufrir la decepción de un amigo, ante un despido de trabajo… sin embargo, a largo plazo, tener relaciones sociales es una necesidad de salud emocional. El aislamiento social produce tristeza, apatía, miedos, cansancio… por el contrario, las relaciones personales mejoran la higiene mental y el pensamiento positivo. Una persona sociable es aquella que tiene un carácter cercano y agradable y muestra interés e ilusión por establecer relaciones sociales y compartir tiempo en común. En cambio, una persona poco sociable es aquella persona solitaria con una vida social pobre. Una persona puede ser más o menos sociable dependiendo de su momento vital y de su situación personal presente. De forma habitual, en un momento de alegría, cualquier persona es más receptiva hacia las relaciones sociales que en una etapa de tristeza. Las habilidades sociales no son innatas sino que se entrenan. Por tanto, también se perfeccionan cuando se practican. Existen habilidades sociales muy importantes que propician la agradable convivencia en sociedad: la amabilidad, la empatía, el respeto, la generosidad, la simpatía… pero para ser más sociable, cualquier persona tiene que mejorar, en primer lugar, la relación que tiene consigo misma y que es la base de la relación con los demás”.

Sigue Leyendo...

Will (Novela de Ciencia Ficción)

- ¿Cómo va eso, Katy?
– ¿Tengo que ser totalmente sincera, Thierry?
– Totalmente sincera. No estamos ahora para contarnos mentiras piadosas.
– ¡Mal, Thierry! ¡Estamos muy mal y no podemos estar peor!
– ¿Es que no tenemos ni tan siquiera un gramo de energía?
– Ni tan siquiera un gramo de energía.
– ¿Y usando el cálculo de probabilidades hay alguna probabilidad de que recuperemos aunque sea un gramo de energía?
– Ya he usado el cálculo de probabilidades.
– ¿Cuántas probabilidades tenemos, Katy?
– Un total de 0. ¡Lo siento, Thierry, pero me dijiste que no era momento de contarnos mentiras piadosas! Algo ha sucedido que nos ha hecho perder todas las energías. Ninguno de los generadores funciona y, al no tener energía, no podemos tener la oportunidad de ver ninguna imagen en la pantalla. No sólo estamos totalmente perdidos en el espacio interestelar sino que vamos completamente a la deriva en medio de la oscuridad. ¡Sólo un milagro de Dios podría salvarnos pero creo que Dios ni tan siquiera nos puede ver por lo oscuro que está todo!
– Rezo a Dios porque me de la oportunidad de salir vivo de esta aventura.
– ¿Por algún motivo especial, mi capitán?
– Sí, Pardue. Tengo un motivo muy especial.
– Nada de mentiras piadosas, mi capitán. ¿Cuál es ese motivo?
– Poder ver, aunque sólo sea por una vez en mi vida, a ese golfo de Vizcaya que nos ha provocado esta catástrofe. ¡Si Dios me concediese esa Gracia ese gracioso de golfo de Vizcaya se iba a enterar, pero muy bien enterado por cierto, de cómo se las gasta el capitán Thierry Terry cuando me enfado de verdad!
– ¿Y si es un etarra, Thierry?
– ¡Me da lo mismo que sea un etarra o no sea un etarra, Katy! ¡Es solamente un idiota!
– Un idiota metido a gracioso, mi capitán.
– ¡Tú lo has dicho, Pardue! ¡Estamos totalmente perdidos por su culpa y como Dios quiera hacer el milagro de verle cara a cara mi cara va a ser lo último que vea ese golfo de Vizcaya en su vida!
– Lo que no comprendo es por qué los de Tierra han hecho regresar de la Luna al comandante Salvatierra cuando estaba pasando allí su luna de miel…
– Yo tampoco lo comprendo, Katy… pero me han avisado desde Tierra que no sólo recemos por nosotros sino que también recemos por ellos.
– ¡Dios mío, Thierry! ¡Lo que estás diciendo es demasiado grave!
– Por eso sólo le pido a Dios ponerle la mano encima a ese golfo de Vizcaya.
– Quizás solamente quiso hacernos un bien…
– Es mejor no calentarse la sangre por eso, mi capitán. Será alguien que busca solamente la fama.
– De acuerdo. Hoy en día se ansía tanto llegar a la fama que hasta un idiota puede ser famoso.
– El Mundo de la Fama está lleno de idiotas, Thierry.
– Eso parece, Katy. Lleno de idiotas haciendo de imbéciles y adorados por imbéciles haciendo de idiotas.
– ¡Eso es, Thierry! ¡Tengamos buen humor ya que quizás sea lo último que podamos tener!
– ¡Pues el asunto es mucho más serio y no tiene gracia alguna, mi teniente!
– ¿Qué te sucede, Pardue? ¿No te gusta el humor negro?
– Ni a ninguno de ustedes dos le va a seguir gustando cuando escuchen que sólo tenemos comida para mañana. Se han agotado todas las existencias. Teníamos suficiente para un mes completo, que era lo que habían calculado los sabios directores de este Programa Will para encontrar un objetivo, pero no sólo no hemos encontrado ningún objetivo sino que ahora somos un objetivo siniestro.
– ¿Para quién, Pardue? ¿Para ese idiota golfo de Vizcaya sea etarra o no sea etarra?
– No, mi capitán, ahora somos el objetivo principal para la Señora Doña Muerte.

Sigue Leyendo...

MM

Mama significa mamá pero los acentos, en ciertas ocasiones, sobran. ¿Qué tienen que ver Maribel Verdú con Mariano Rajoy? Quizás que los dos viven el el Siglo XXI. Pero la verdad sea dicha a mí me gusta mucho Maribel pero no me gusta nada Mariano. Tendencias de la naturaleza humana cuando la naturaleza humana está bien equilibrada. Vamos a ver. Maribel es madrileña desde 1970 y Mariano es gallego desde 1955. Por eso me gusta mucho Maribel y no me gusta nada Mariano aunque a Fernandito le sucede lo contrario; o sea, que le gusta mucho Mariano pero no le gusta nada Maribel. Menos mal que ni soy Fernandito ni soy como Fernandito. Y todo esto a ritmo de sevillanas.

Sigue Leyendo...

Casi cada tarde

Ramón,….me dijo que se llamaba, una vez que me acerqué, abrí la puerta y entré.

Casi cada tarde, sobre la mesa una botella, para él y el vino algo transparente; tinto color amoratado, sonrojado, ruborizado, rubefaciente, rojizo; no sé, puede que peleón, travieso; cariacontecido, y vasos también para alguno de sus amigos alrededor de la mesa; conversación, charla; acompañantes.

Tapón sobre hule, de corcho, de alcornoque. Fagácea, copa hoja verde.
Y el vino, y la compañía, una suma minoría de conciudadanos tres o cuatro amigos, no más, no; junto a la botella medio llena o medio vacía o viceversa, que viene a ser lo mismo son hablares; son populares, son mecanismos, son figuraciones sonidos figurantes en el arte de platicar.

Sigue Leyendo...

Los gorriones y la vida humana (completo)

Recojo un texto de Internet: “El gorrión, un ave común y de colores opacos que hace nido en varias áreas domésticas de los Estados Unidos, tiene mucha mitología y simbolismo asociado. Ellos encuentran un lugar en la iconografía religiosa y en el folclore, representando cualquier cosa desde la vida a la muerte y de la muerte al renacimiento. La poderosa presencia del gorrión como símbolo cultural ha estado con nosotros durante cientos de años. Las referencias a los gorriones son numerosas en la Biblia, lo que causa que los Cristianos encuentren un significado particular en el sentido simbólico del ave. El gorrión representa el reconocimiento de los menores aspectos que parecen insignificantes de la vida con Dios. Algunos Cristianos, generalmente los Católicos, se adornan con imágenes de gorriones para significar su importancia para Dios. Adicionalmente, al principio de la Cristiandad, los Cristianos usarían bocetos simples o marcas de gorriones para significar lugares de encuentro secreto en los lugares que los Cristianos eran perseguidos. Luego de un viaje, los marineros a veces se tatuarían gorriones en su cuerpo, para simbolizar el logro de completar un viaje largo. Estos tatuajes no sólo eran imágenes de gorriones, eran gorriones náuticos especiales que podrían tener direcciones cardinales. Los gorriones, que también simbolizan la adquisición del amor, tienen un sentido para los marineros de que han encontrado algo que han estado buscando. Para los marineros, este ave simboliza completar un viaje largo y haber encontrado por fin un destino. Los gorriones tienen una gran presencia en la literatura. Un ejemplo muy conocido es el poema “The Blossom” en la canción de William Blake “Songs of Innocence” que presenta a un gorrión. En el poema, él usa al gorrión como metáfora para la pasión, sacrificio y hazañas sexuales. Blake ata los enlaces tradicionales y espirituales entre los gorriones y la Cristiandad con el acto apasionado de las relaciones sexuales, haciendo al gorrión un símbolo de acción rápida. El poema de Blake ha despreciado varias otras referencias a los gorriones y “The Blossom” en la poesía más nueva. En varios cuentos populares, baladas y poemas, el gorrión y otras aves han sido prestados como un símbolo de viaje o búsqueda del alma. Por ejemplo, un antiguo cuento popular de Japón describe un gorrión como símbolo de acción moral, en el que un hombre y mujer se disputan el cuidado del mismo como mascota. El cuento intenta ejemplificar el modo en que el gorrión debería ser respetado y considerado como una criatura poderosa, aunque pueda parecer minúscula para los humanos. La asociación de los gorriones con la acción moral la posiciona como un ave especial para los humanos”.

Sigue Leyendo...

En el patio de un sucio geriátrico

En el patio de un sucio geriátrico en el que ni las flores tenían color, dos ancianos se disputaban su matinal partida de cartas. Como si fuera un ritual, barajaban unas cartas ya despegadas del cartón por los frecuentes choques derivados del vaivén de unas manos abandonadas al párkinson, se las repartían con miradas desafiantes y colocaban en el tapete las sobrantes no sin ciertas muecas y pequeños gruñidos. El sol despegaba y sus débiles rayos empezaban a acariciar algunas plantas mustias gateando por el albero hasta cubrir del todo los pies de los ancianos, algo que verdaderamente agradecían con una pequeña curvatura en los labios frente a tanta arruga. Al tiempo de soltar la primera carta en el tapete y llevarse como botín tres más, uno de ellos dijo con voz áspera – ¿Te puedes creer? El otro día me vino mi nieto, el más pequeño de todos, muy contento, venía de la escuela y traía un dibujo de una gran casa mareada por tantos colores-. El anciano hizo un parón que aprovechó para soltar una carcajada a la vez que un cuatro de espadas. –Aproveché y le pregunté qué quería ser de mayor y me dijo que ¡astronauta!-. Esta vez la sonrisa también contagió al otro anciano. Después de reír ininterrumpidamente y aún con una resaca de risa en los labios prosiguió – Pero yo sé que acabará siendo pintor como su padre: todos terminan siendo como su padre, ¿verdad?-. –Sin duda-. Como si acabase de tener una revelación y guardándose algunas migajas de carcajadas para después, se quedó serio durante unos segundos y levantando la mirada del tapete preguntó -¿Y tú, Alberto?, ¿Qué quieres ser de mayor?-. A lo que éste último contestó – Yo quería ser pintor, fíjate por donde, pero para el tiempo que me queda aquí…-. Miró al cielo. – Mejor ser astronauta-.

Sigue Leyendo...

Todo fue un entrar en tu vida.

Todo fue un entrar en tu vida
formando versos con palabras
que amaba desde el recóndito escondite
de los ojos mirando al alba.
En medio de mis manos y mi alma
una distancia se acortaba ilimitada
y mirando la luz del horizonte
ideas mil… mil canciones…
se fueron desgajando de mi mente.

Aunque la historia niegue sus principios
lo mío fue un abrir la mirada
y extenderla, suavemente ardiente,
por la llanura del sentir y tu presencia.

Era la luna la que me traía
lluvia de ecos lejanos tras los montes
y al amanecer de cualquier momento
todo fue un dejar que se crecieran
las imágenes del sueño blanco.
Y cubrir con letras de insomnio
el descansar manso entre las flores
ideadas por mi propio estar.

Sigue Leyendo...

Sagitario (Novela del Oeste) -1-

Kansas City. En época de historias y leyendas del Viejo Oeste, un “pingüino” llamado así por su nariz aguileña, el estrafalario corte de chompa que usaba y su patosa manera de caminar debido a su enorme gordura, estaba siempre a merced de los caprichos de la bruja Mari Juana. En realidad se apellidaba Sagitario y todos le conocían como Sagi. Le encantaban las pistolas más modernas del Viejo Oeste de aquellos tiempos, a las cuales él las denominaba “pipas” porque descendía de padres y abuelos argentinos.

Sagi solamente era un pistolero bravucón, feo como el Demonio, que siempre se balanceaba en las barras del saloon “Milboona”, mientras la Mari Juana lo convertía, tantas veces como le daba la real gana, en un pelele titiritero o incluso en macho cabrío, entre copas y copas de ron, cuando daba rienda suelta a los celos y las envidias contra “La Chica”, que cantaba y bailaba sobre el estrado todos los viernes por las noches. Entre ron y ron por aquí y ron y ron por allá, Sagitario, Sagi para todos los que se burlaban de él, se quedaba ronco intentando hacer compañía a la linda y escultural “Chica” del “Milboona” viernes tras viernes.

Sigue Leyendo...

En medio de la fiesta

En medio de la fiesta y después del baile, los recién casados se ponen uno frente al otro con miradas candorosas pero cómplices. Como si fuese un juego de niñas, la novia se desplaza y arrebata de la mano de su amiga la botella mirándola con indecisión. La descorcha y bebe tan rápido que no puede evitar toser durante unos segundos. Él, sorprendido, la sigue, le acaricia el cuello con la yema de los dedos y le aparta el pelo mientras aproxima los labios a su frente. Aprovechando ese pequeño intersticio se abandonan el uno al otro bailando tan lentamente que sólo pueden sentirlo cerrando los ojos. Esa sensación de tranquilidad, ternura y seguridad que hace que se eleven los labios serenamente, la cabeza suba al cielo y la boca suspire hondamente, llena todo el salón mientras una cámara de fotos reproduce el primer sonido de un aplauso que contagia a todos y retiene el instante. Resulta curioso cómo siempre que esto sucede, cual grito destinado a reproducirse en otro lugar, se escucha un mensaje, se cae una lágrima y se rompe un vaso.

Sigue Leyendo...

Portal Literario Independiente