Desapercibido.

Colegio Lope de Rueda de Madrid. Primer Curso de Bachillerato. He superado, con éxito total, el Ingreso. Lo mejor ahora es, como dice mi padre, pasar desapercibido el mayor tiempo posible. Así que, todavía conocido como Orero menor, me oculto tras la fama de matón de Orero mayor (Gimi). Es mucho mejor así. Es mucho mejor estar todo el Primer Curso de Bachillerato, en este Lope de Rueda, de tapado gracias a la temible fama de Gimi. No soy el primero de la clase (que suele ser Vicente desde la época del prekinder) así que estoy sentado en el medio de la banda izquierda según la visión de Don Florencio. Logro pasar inadvertido. ¡Todavía no ha llegado el descubrimiento de mis divertidas redacciones escolares!. Eso ya vendrá cuando Gimi se haya ido y haya dejado, tras de sí, su fama de “padrino” mafioso del cole. Yo tranquilo. Siguiendo los consejos de mi padre hablo muy poco pero observo mucho.

Sigue Leyendo...

Will (Novela de Ciencia Ficción, Cómic y Guión Cine)

El Paseo de las Bellotas era un verdadero laberinto de estrechos senderos abiertos entre una vastísima extensión de belloteros por entre los cuales caminaban, lentamente, Katy Monroe y Charles Pardue.

– ¡Está loco, Katy! ¡Está totalmente loco!
– Ya sé que ese tal Emperador Gritón I de Orangina está loco del todo, Charly.
– No me refiero a ese energúmeno de emperador sino a nuestro capitán.
– ¡No te permito que vuelvas a decirme eso de Thierry! ¡Si quieres seguir comunicándote conmigo deja de decir esa estupidez! ¡Eso se lo cuentas a alguna ignorante de las muchas que existen, por desgracia, sobre la Tierra! Y bajemos, por favor, el volumen de nuestras voces
– Escucha, Katy… nuestro capitán Thierry Terry no solamente está completamente loco sino que nos está volviendo locos a ti y a mí. ¿Tú crees que tenemos alguna probabilidad de salvar nuestras vidas?
– Según los matemáticos cálculos de probabilidades no tenemos ninguna, Charly.
– Entonces… ¿por qué no permitió que nos auto destruyéramos para evitar ser devorados por estos monstruosos y abominables seres?
– ¿Y quién te dice a ti que son carnívoros? ¡Quizás sólo se alimenten de ese repugnante soma!
– De todas formas nos van a liquidar. ¿Crees que es normal lo que hace nuestro capitán sabiendo que nos van a liquidar de un momento a otro?
– No lo sé, Charly… pero quizás es porque resulta ser demasiado grande…
– ¿Demasiado grande cuándo sólo nos ha conducido a este desastre?
– Charly, no sigas hablando tan mal de Thierry. Él no tiene ninguna culpa de que Will sufriese averías en sus generadores de energía y que fallase todo el sistema de comunicación con los de Tierra. Si quieres buscar a algún culpable hazlo entre los científicos e ingenieros que construyeron nuestra nave. ¿No crees que sería lo más justo?
-¿Lo más justo? ¿De qué nos sirve ahora a nosotros saber lo que es má justo o lo que es más injusto? La única verdad es que mañana ya no existiremos…
– Mañana… mañana… ¿qué sabes tú de nuestro mañana?…
– ¿Pero no te das cuenta de que ese monstruoso ser que se llama a sí mismo Emperador de Orangina ha engañado por completo y lamentablemente a nuestro capitán que, dicho sea de paso, se ha dejado engañar?
– Estoy segura de que Thierry sabe que Gritón I le ha engañado.
– Entonces… ¿por qué no eligió la mejor opción de todas?
– ¿Cuál hubiese sido la mejor opción te todas según tu opinión?
– Auto destruírnos para no tener que vivir este sacrificio del cuál nosotros vamos a ser las víctimas ante el jolgorio de todos los oranginos.
– No lo llego a entender bien del todo.
– Ni yo tampoco, Katy. Menos mal que coincidimos en algo. Ni tú ni yo podemos entenderlo luego ya tenemos algo en común. ¿Te das cuenta ahora de que nuestro capitán está loco del todo? Cualquier ser humano que esté en su sano juicio habría elegido auto destruírse en lugar de entregarse él y de paso entregarnos a nosotros como corderos sin ninguna clase de salvación.
– Quizás sea porque Thierry Terry no es un cualquiera.
– ¿Quién se cree que es para jugar con nuestras vidas de esta manera tan lamentable?
– Sabe que sólo es un capitán; pero yo le considero mucho más que un capitán. Para mí es un gran capitán y no un capitán simple. El mejor capitán que he conocido en mi vida.
– Le admiras demasiado, Katy, pero la Historia de la Humanidad nos ha demostrado una y mil veces ya que los terrícolas hemos llegado hasta a adorar a demasiados locos. Si estudias a fondo toda la Historia de la Humanidad resulta que sus páginas están llenas de famosos líderes que estaban totalmente enloquecidos y llevaron a sus pueblos al desastre.
– Thierry no es un líder como los demás.
– Hablemos en serio, Katy. Vuelvo a la misma pregunta de siempre. ¿Cuántas probabilidades tenemos de seguir con vida cuando el pueblo de los oranginos ya ha dado su veredicto y nos van a matar sin ninguna clase de remordimientos y sin ninguna clase de razón?
– Vuelvo a repetir que, según el matemático cálculo de probabilidades, y tal como está la situación en estos momentos, no tenemos ninguna posibilidad de virvir más allá de unas pocas horas, pero Thierry es diferente.
– ¿Qué le hace diferente a los demás? Yo no veo en él más que a un loco que no sabe ya ni dónde se encuentra ni lo que hace…
– Razona un poco antes de hablar, Charly. Mientras nosotros dos hemos rechazado por completo beber y comer de esa apestosa bazofia de bellotas él está bebiendo y comiendo de ella y guardando un total silencio. ¿Tú hubieses hecho lo mismo?
– Por supuesto que no. Ni por todo el oro del mundo.
– ¿Entonces qué deduces tú?
– Que no tiene ningún sentido alguno salvo hacer que Gritón I siga sintiéndose superior por aceptarlo. Lo más valiente es renunciar a cumplir los caprichos de ese monstruoso animal que sólo sirve para gritar su enorme importancia.
– Ni tú ni yo lo aceptaríamos, pero él sí. ¿Por qué nuestro capitán Thierry está aceptando ese tan grande sacrificio?
– Explícamelo tú que tanto confías en él aunque ya esté todo perdido. Yo no puedo entenderlo. Si sabe que Gritón I le ha engañado y le sigue engañando porque no tenemos ninguna posibilidad de salvar nuestras vidas no comprendo por qué lo está haciendo.
– En el silencio de Thierry exsite alguna razón impenetrable. De un billón de probabilidades no encuentro ni tan siquiera una para salir vivos de esta aventura pero él la sigue buscando…
– ¿Y no es eso estar loco del todo? ¿No es una locura buscar una probabilidad que no existe?
– Durante nuestro viaje ya logró encontrar una cuando no existía ninguna. ¿Por qué no puede suceder otra vez un milagro como ese?
– ¿Dos milagros en un sólo día? No me hagas reír, ingenua teniente, porque el asunto es demasiado trágico y hasta patético del todo.
– De momento ya ha conseguido algo increíble. Ha logrado que no nos cortasen la cabeza y que podamos vivir unas cuantas horas más teniendo la oportunidad de conocernos mucho mejor tú y yo. Yo a eso lo llamo grandeza por la cantidad de generosidad que representa tal acción.
– Entonces hablemos de nosotros dos, Katy. A mí me pasa lo mismo que a él. No entiendo por qué estás trabajando en este peligroso oficio de ser teniente de cosmonautas cuando podrías estar trabajando de modelo o como artista de cine o simplemente vivir sin ninguna clase de sufrimiento por ser multimillonaria. No lo entiendo.
– Para entender a una mujer como yo es necesario fijarse en algo mucho más profundo de lo que se ve con los ojos de los demás. ¿Te has preguntado alguna vez a ti mismo qué puede suceder en el interior de una jovencita que se niega a aceptar el conformismo social?
– No me digas ahora que eres una incoformista.
– ¿Es que para ser incoformista hay que ser alguien como tú, Charly?

Sigue Leyendo...

J

Siento que te hayas olvidado de que hablábamos como amigos, de que cuidamos el uno del otro, de que te preocupaste por mí en unas ocasiones y yo de ti en otras, de que nos besamos y nos abrazamos, y nos dijimos lo que más nos gustaba del otro. Siento que te hayas olvidado de lo bueno que vivimos. Yo, en cambio, me he olvidado de lo malo. Quise mucho a la persona que conocí y lamento no habértelo dicho al despedirme, aunque tampoco creo que hubiera cambiado nada. Siento haberte desconocido cuando la aventura acabó. Ojalá nos volvamos a encontrar.

Sigue Leyendo...

El Sueño De Un Muerto

Tener miedo de estar aquí y de irte al mismo tiempo es dejar tu cuerpo de fianza para habitar en la imaginación. ¿Y si la vida forma parte del sueño de un muerto y el miedo es su coartada?
Me lo pregunté varias veces mientras estuve aquí pero siempre concluí diciendo que sólo eran artimañas de la mente para tener algo en qué pensar mientras el alcohol me arrancaba el miedo y me precipitaba al sueño: con la cabeza estancada en la mesa de la cual sobresale una botella y derrotado en la silla de un bar que no es un bar, en una calle que no es una calle de una ciudad que no es una ciudad, hay un cuerpo que se desgrana en recuerdos mientras un viejo amigo viene desde muy lejos para posar la mano en su hombro y susurrarle – Despierta, ya has muerto.

Sigue Leyendo...

Después lo vi

Pensé que mi dolor era infinito
Y que tu ausencia merecía la pena
De esperar que volvieras algún día
Como la primavera

Pensé que la distancia que pusiste
Igual que una pared de cal y arena
Te ayudaría a ver la jerarquía
De mis venas

Pensé…pensé…pensé… y pasó el tiempo
La pasión se apagó como una hoguera
Y aunque estaba el recuerdo todavía
El amor ya no era

Miré a mi alrededor y vi a la vida
Y entonces comprendí que la tragedia
Es mucho mas que un beso que se pierde
O no se quiere dar
O se nos niega
La tragedia es el hambre de los pueblos!
Las inútiles guerras!
El egoísmo de los poderosos
Su cultura siniestra
La vergüenza que maneja al mundo
Su pobre inteligencia
Que nos arrastra a un lúgubre futuro
De basura nuclear
Sin primaveras.
…Y creí que mi dolor era infinito!!
¡ que vergüenza…!

Sigue Leyendo...

Reflexión de Reflexiones (Ensayo)

—————————————————————————————–
“Todas las ideologías, incluídas las que se inician de la forma más moderada posible, siempre tienden (por la propia supervivencia de ellas mismas) a ir radicalizándose cada vez en mayor medida; hasta que todas las ideologías (sobre todo cuando alcanzan el poder) se han radicalizado tanto que se han convertido en extremistas. Ha ocurrido a lo largo de toda la historia humana. En este sentido de sus desarrollos, todas las ideologías acaban por ser totalmente subjetivas aunque estén promocionándose como totalmente objetivas” (“Diesel”)
—————————————————————————————–
¿Cuáles son las leyes que gobiernan la existencia humana? Digamos que son de dos formas distintas para entendernos: desde dentro de nosotros mismos o desde fuera de nosotros mismos. Es un par de percepciones distintas para un mismo viaje pero en sentidos opuestos. No es lo mismo salir desde un punto del inicio de nosotros mismos que salir desde un punto del intermedio de otros ajenos a nosotros mismos. Desde nostros mismos llegamos siempre a saber de nuestras metas para nuestras existencias. Desde fuera de nosotros terminamos por no comprenderlas. Lo que ha variado fundamentalmente no ha sido el viaje que hemos realizado sino las perspectivas que hemos observado por nosotros mismos o las perspectivas que nos han obligado a observar otros ajenos a nosotros mismos. Llegamos todos a un mismo punto de encuentro pero tenemos distintas experiencias aunque hayamos realizado el mismo viaje. Mantenerse a flote entre estos dos axiomas no es tener dudas sobre lo que somos sino dudar de lo que otros quieren que seamos.

Sigue Leyendo...

Algo se ha roto

Yo se que algo se ha roto a mis espaldas
Hay el aire pesado que lo canta
hay el pájaro mudo de tu boca
hay el brillo fugaz de alguna lagrima
y se que algo se ha roto por mi culpa
hay el raudo tropel de tu nostalgia
hay el húmedo rayo de tus ojos
hay el rebaño ido de esperanzas
yo se que algo se ha roto para siempre
hay el rumor de puertas clausuradas
hay el presagio de gorriones muertos
hay el vuelo perdido de tus alas

Yo se que algo se ha roto en nuestra vida
Hay la pobre paloma de tu frente
Hay la estrella girando del olvido
Hay la sonrisa tuya que esta ausente
Yo se que algo se ha roto mansamente
Hay la hora que muere de su muerte
Hay la sombra de un muro que se agranda
hay la mano tendida inútilmente
yo se que algo se ha roto sin remedio
hay la melancolía del poniente
hay la ultima fecha del ya nunca
hay la rosa de un tiempo diferente

Sigue Leyendo...

Siempre en mi vida

…y entonces ascendiste por mi sangre

con la fuerza de un bosque envuelto en llamas

y hubo restituciones y retoños en el viejo país de la esperanza

te anduve el territorio de los ojos

buscando el cardinal de tu mirada

y fue de sueño arriba la ternura

cuando te supe el rumbo de la savia

empecé a comprender tus estandartes

como si fueran mías tus batallas

como si fueran mías desde antes

cuando andaba mi piel desamparada

porque yo regresaba del vacio

anhelando el olvido en la distancia

y naciste de pronto en mi tormenta

maravillosamente iluminada

fue de ver tu horizonte y fue de verte

Sigue Leyendo...

Y perdura para siempre

La soledad es muy hermosa … cuando se tiene a alguien a quien decírselo (Gustavo Adolfo Becquer). Recordando soledades más de una vez me he quedado dormido. Por eso comprendo tu poema. Y sin embargo mi verdadero amor es el que estoy viviendo. Posiblemente me ocurre, y gracias por hacérmelo recordar, que mi único amor es el de la adolescencia que se me ha hecho realidad en este presente. ¿Quién puede saber la verdad del amor si no es quien está amando? Una vez conocí un misterio. Era el amor. Y ese misterio perdura para siempre.

Su amor

Su amor era tan grande
Que aun suena todavía
Aunque ha pasado el tiempo
Y ha pasado la vida
Será tal vez por eso
Que no entra en el olvido
Pero en vez de alegrarme
Casi me ha destruido
Porque después de aquel
Amor adolescente,
Es cierto que he querido…
Más no lo suficiente.

Azul la mañana es azul

Último Curso del Bachillerato Superior. Rasgueo la cuerdas de la guitarra y se va desgranando esta canción de primavera: “Azul, la mañana es azul, el sol si le llamo vendrá, se detendrá mi voz y hasta la eternidad en su camino irá hacia otro azul”… porque está de moda el CCC y hay que aprovechar el canto para despertar conciencias. ¡Ay, las conciencias! Aquella guitarra la vendió alguien que no quiso escuchar estas mañanas de canciones de juventud. Pero el mundo continuaba y no cejé en el empeño de mirar por la ventana ese cielo azul de los madriles que, cual candilejas de bohemia composición, se me colaba dentro del alma.

Sigue Leyendo...

En este acto de amor entrelazado

Mira que tu boca tiene un beso desgranado
de profundos sentires y de audacia,
prímula fruta de fecunda gracia
hecha de acento lejano enamorado.
Y en la cima del lecho arbolado
la sombra del abeto ha contado
que, en medio del sueño y la elegancia,
enhebré mis sentidos con tus labios.
Quizás no lo sepan nunca los sabios
pero lo sabe el abeto y la acacia
y las flores que estuvieron a nuestro lado
en este acto de amor entrelazado.

Verdades

Si supiera por donde comenzar, y de qué manera continuar este renglón, quizá no estaría escribiendo…
te lo diría cerca del oído algo parecido a un susurro…iniciaría cerrando tus ojos suavemente, deslizando el dedo como tratando de perfeccionar una caricia infinita, algo que comenzara en tu mejilla y trazara el camino sobre tus labios deslizándose a través de tu cuello…Te amo…

Quizá a consecuencia del escalofrío de la voz recorriendo las cavidades del oído, no descifres el mensaje, TE amo repetiría

Supongo que lo decidí inconscientemente, mientras dibujo tu oído con los labios explico…

Sigue Leyendo...

Lluvia, barro, viento y ardor.

Cuando llegaba el crudo invierno, el barro se nos pegaba a las botas y éstas comenzaban a pesar muchos más gramos que durante la alegre primavera. Entonces, en medio de la lluvia, el barro y el viento, el ardor que poníamos durante la batalla campal se traducía en crudeza, arisca sensación de que había que moverse, y movilizarse, para no quedarnos helados en aquel pleno pulmón de la Casa de Campo de Madrid donde el vaho era tan continuo que notabas, en el cogote, la respiración incontrolada de los rivales. Sorteando charcos, piedras, ramas caídas de los árboles, luchábamos hasta con los dientes por poseer el balón. Aquel campo era una verdadera olla de grillos enloquecidos por el canto del gol. Si alargabas la mano podías notar cómo el frío te hacía correr o, en caso contrario, te equivocabas a la hora de la creatividad.

Sigue Leyendo...

Una escala de valores positivos (completo)

Basándome en mi propio trabajo titulado “Si de valores hablamos…” puedo construir una verdadera escala de valores positivos que, a pesar de ser subjetiva, considero que es muy valiosa para cualquier ser humano que busque construir una vida mejor para él mismo o ella misma y para la sociedad en que vive y se desarrolla. Una escala de valores positivos para desterrar las lacras de una humanidad que necesita nuevos paradigmas, una nueva conciencia como seres humanos, una verdadera propuesta de vida plena desarrollada en un mundo mucho más completo que el actual.

Sigue Leyendo...

Ruptura (Debo aclarar lo aquí leído lleva lugar y fecha nombre y apellido)

Así transcurrieron los días, como algo que carece de sentido
Es como si todo estuviera vacío, como si el mundo fuera inmensamente grande y esto que existe no alcanzara a cubrir todo ese espacio…es tan desconcertante.
Solo hay silencio e imágenes tuyas que recorren todos los sitios, puedo verte ahora mismo mientras escribo esto al otro lado sentada inclinando la cabeza, guiñándome el ojo y yo vuelvo a mirar este ordenador que no es como el otro, y regreso a la realidad…
Te he dicho que te quiero…
Te quiero para andar juntos en la hora muerta de la madrugada caminando de la mano,
Te quiero para sentarnos a mirar como sucede el tiempo, y como la vida fluye frente a nosotros
Te quiero para bailar, por toda la pista durante toda la noche y verte dar la vuelta
Te quiero para escuchar todos los sonid…

Sigue Leyendo...

La herencia de Madame Canaris -Capítulo 10- (Novela)

Angeline Castell Rouge se lo estaba pasando en grande en la playa de Le Touquet. Estaba tan feliz, tumbada sobre la toalla y tomando un poco el sol ya que hacía un tiempo primaveral a pesar de ser octubre, que se puso a cantar y José Roberto Ortero de Jumilla no la quiso interrumpir…

– Tengo millares de estrellas y tengo la luna y el sol y la luz de tu mirada, y la luz de tu mirada dentro de mi corazón. Tengo las nubes del cielo y tengo las olas del mar y si tengo tu cariño, y si tengo tu cariño ya no quiero nada más. Estando contigo, contigo, contigo de pronto me siento feliz, y cuando te miro, te miro, te miro me olvido del mundo y de mí. que maravilloso es quererte así estando contigo, contigo, contigo me siento feliz. Cuando amanece nevando no siento la falta del sol y los copos de la nieve, y los copos de la nieve me parecen de color. Cuando la tarde termina y todo se empieza a nublar mi camino se ilumina, mi camino se ilumina si me vuelves a mirar. Estando contigo, contigo, contigo de pronto me siento feliz, y cuando te miro, te miro, te miro me olvido del mundo y de mí, que maravilloso es quererte así estando contigo, contigo, contigo, contigo me siento feliz. Estando contigo, contigo, contigo de pronto me siento feliz, y cuando te miro, te miro, te miro me olvido del mundo y de mí. Que maravilloso es quererte así estando contigo, contigo, contigo, hablando contigo, contigo, contigo me siento feliz.

Sigue Leyendo...

Nuevo Cuaderno: Aventura en Copacabana.

Cuando llegué a Copacabana era por la mañana y me sentía poeta. Las olas del mar bramaban y me traían a la memoria versos de Espronceda mientras “El Pirata” de Andrés me miraba de arriba a abajo. Estuve a punto de soltarle dos guantazos pero me contuve porque, al fin y al cabo, yo comprendía que él no ligaba con ninguna porque era bajito, feo, poca cosa de carnes y con un ojo tuerto. O sea, todo lo contrario de un galán con bigote a lo Errol Flyn o sin bigote como Ricardo Montalbán. Y es que “El Pirata” de Andrés, además, era barbilampiño y tartamudeaba al hablar.

Sigue Leyendo...

El que vino a España a cagar (Corregido y Completo)

Nunca he sido jamás un racista y nunca seré jamás un racista; porque pienso que el racismo es una de las lacras más nocivas que exite entre los seres humanos. Pero hay casos que claman al cielo y es justo denunciarlos. España es bien conocida, en el mundo entero, por ser patria de personas generosas que abrimos las puertas a todos los que vienen en búsqueda de un lugar mejor para vivir. Y está bien claro que no todos los extranjeros han venido a España para trabajar honradamente sino para vivir de gorra a costa de la generosidad de los españoles. En este sentido yo fui testigo de un hecho verdadero y real.

Sigue Leyendo...

Al final

Había comprendido aquella tarde el mal que le hizo, fue
como si todos esos actos que cometió sin responsabilidad al fin fueran saldados, sólo hasta ese momento fue consiente de cada vez que le quebró el alma, que le hirió de la única manera en que hiere el amor y que acabo una a una con sus aspiraciones…

…La vida se le detuvo en ese momento y aquella sensación que no volvería a sentir si no hasta el día de su muerte le
consumía, no pudo soportarlo más y comenzó a llorar
desconsoladamente pero en silencio, no puedes ir en contra de lo que amas, esa, era la frase que el siempre le repetía, pero que hasta ese día comprendió de manera distinta, arrepentida mientras temblaba escribió

Sigue Leyendo...

La herencia de Madame Canaris -Capítulo 9- (Novela)

- ¡Ya estamos aquí, princesa! Este es el número 29 de la rue de la République y esta es la entrada al “Courrier Picard” de Amiens. Entremos.

– Un momento, José Roberto. Voy a soltarme el cabello. Así convenzo más rápidamente a mis admiradores.

– ¡Jajaja! Por eso te he traído conmigo, Angeline.

– Así que ha sido sólo por eso…

– Por eso y por tu insuperable inteligencia.

– ¿También voy a tener que estar callada hoy?

– Nada de eso. Hoy es necesario que hables incluso más que yo cuando estemos metidos en harina.

Sigue Leyendo...

¿Quienes somos los que rezamos?

¿Quienes somos los que rezamos?

¿ los cobardes, los sensibles o temerosos, los esperanzadores, los idiotas, los incrédulos, los listos? y ¿Por qué rezamos? ¿ Creemos conseguir un mundo mejor, una vida de felicidad, la cura, el milagro?

No lo sé…pero yo rezo cuando hablo en la noche, cuando nadie me escucha, cuando creo que solo yo o solo “el” podría entender mi verdad o solamente “nosotros” estaríamos dispuestos a escuchar una historia de incontables horas.

Y no sé si perderé mi tiempo, si viviré en un inalcanzable mundo de fantasías o inútiles irrealidades pero haciéndolo así regreso al hogar del que vengo bajo cada una de las estrellas que alumbra mi ser.

Sigue Leyendo...

Orígenes (Dossier)

Jarcha (del árabe “jarya”) es, en la Literatura, la estrofa final de una moaxaja (tembién conocida como muwassaha árebe o hebrea. La jarcha se escribía por lo general en lengua árabe o en romance, según dice Ibn Sana al-Mulak en su preceptiva sobre la moaxaja (en el Siglo XII despes de Jesucristo) En 1948 el hebraísta S.M.Stern descubrió 20 jarchas escritas en romance mozárabe hacia 1040. En 1952, García Gómez publicó 24 jarchas romances procedentes de moaxajas árabes (manuscritos Colin). Las jarchas constituyen la primera manifestación de la literatura española. De temática preferentemente amorosa, suelen estar puestas en boca de una mujer que se queja a su madre o amigas de la ausencia o desvíos del amado, al igual que acontece en muchas de las canciones de amigo de la lírica galaicoportuguesa (siglo XIII después de Jesucristo); tal coincidencia ha hecho pensar a los filólogos e investigadores en una canción lírica de amigo localizable en Galicia y en al-Andalus.

Sigue Leyendo...

La herencia de Madame Canaris -Capítulo 8- (Novela)

- Probablemente se citó con alguien para comer y olvidó del todo su cita conmigo.

Estaba temblando. Era miércoles. Se sirvió otra copa de coñac y miró al cielo tras los cristales de la ventana. Las nubes se estaban acumulando.

– Empiezo a estar un poco cansado de todo esto.

Quizás la lluvia se contuviera hasta después de las once de la noche. Esperó. Si se había contenido durante tanto tiempo, ¿por qué no dos horas más? De pronto estalló el tremendo resonar de un trueno que hizo que derramara el coñac sobre la moqueta.

– ¡No puedes confiar en nadie!

Sigue Leyendo...

La herencia de Madame Canaris -Capítulo 7- (Novela)

- Nos quedamos aquí, Angeline.

– ¿En el Novotel Thalassa?

– Si, chavalilla. Me gusta.

Un portero salió a su encuentro.

– Bienvenidos, joven pareja. Si se van a quedar con nosotros pueden meter el automóvil en nuestro parking.

– Vamos, princesa.

Ella no esperó más órdenes y, tras dejar su flamante Peugeot Sport en el parking del hotel, los dos entraron a la Cafetería Restaurante.

– Todavía es muy temprano para cenar, José Roberto.

– Lo sé pero te invito a un vermut.

– ¿Es importante ahora?

– Sí. Mienrtras nos refrescamos un poco la garganta con el vermut puedo pedir una guía telefónica para saber dónde se encuentra el despacho del abogado Benoit de la Colette Saint-Julien D’Arc. ¿Se llama así verdad?

Sigue Leyendo...

Amor

Amor, me podrás desnudar el alma, viajar al interior de mi pecho, iluminar mis ojos con cariño, maquillar mis labios con los tuyos y sentir mis manos frías esperando el calor de tu piel…podrás.

Acariciarás cada centímetro de mi cuerpo y esculpirás a tu antojo figuras en la noche…también podrás, amor.

Tu saliva será el néctar de un invierno convertido en primavera, disfrutarás como nunca de la compañía del ser , sin apariencias, sin papel.

Dormirás ausentándote del ayer, cubierto por mis brazos y deseando amanecer para recordar que nada fue mentira, que existo, que existes, que te amo…nos amamos.

Sigue Leyendo...

Se llenan las manos…

Un nuevo día amanece,
escucho la radio
de camino hacia el trabajo,
no lo puedo creer
ha ocurrido otra vez…

Se llenan los bolsillos
de los sueños de otros
y se llenan las manos
del futuro de tus hijos
y se quedan tan panchos
mirando por encima del hombro,
como si nada ocurriese,
como si todos durmiesen.

Y todos hartos
y no hastiados de comida,
hartos de la bazofia,
del canibalismo consentido
que desgarra a tu vecino
a tu hermano ¡a tu amigo!

¡Ya no aguanto más!
Ya no podemos aguantar más
Esto huele fatal…

La herencia de Madame Canaris -Capítulo 6- (Novela)

- ¿Da su permiso, Jefe?

– Pasa, Raymond, pasa. Puedes sentarte sin tanta ceremonia inútil.

El sargento Raymond Pollain Quentin se sentó frente a su Jefe Alain Marlon Brandy Delon.

– ¿Me necesitaba para algo, Jefe?

– ¡Escucha bien, Pollain! ¡Hoy no es mi día ni tampoco es el tuyo! ¿Entendido?

– Bueno es saberlo, Jefe.

– ¡Pues entonces deja de llamarme tantas veces Jefe y hablemos como dos amigos!

– Es que yo sólo soy sargento y usted el el Jefe Inspector Superior.

– ¿Estás buscando que te meta un paquete? Porque si quieres que te meta un puro te meto un puro.

Sigue Leyendo...

Portal Literario Independiente