Nicolasa

Hace días, tiempo semanas, que no veo a Nicolasa, semanas ha que no.
Y las tardes aburridas en ellas algún pájaro cantor subido en, y cantando, y a la señora ya no más vista he.
Y antes sí, de tanto en tanto, frecuente, sí, vista, y con su mirada de perdida, de persona algo ida, subida en, extraviada, y con un colgante en, e incluso a veces con un carrito pequeño lleno de.
Me detengo a pensar y veo el recuerdo proyectado en la pantalla.
A veces inclusive sentada he la.
¿Dónde?
Pues en el banco de la esquina, hay tantos. Pero Nicolasa se sentaba en el de la esquina.
El banco al raso que habita tieso cerca del banco donde cobraba su pensión de invalidez.
Y ella en la vida y en el ocio ella, entretanto, en el banco, respaldo de madera, en el cuál sentada mirando el pasar de quienes caminaban entonces.
Se hacía algo alargada en el hablar, cada vez que.
No paraba de hablar.
Y la cabeza, la testa como un bombo, de palabras y más palabras tantas, hasta llenar la mente de pesadez; y uno debía cortar por lo sano y a otra cosa, con suavidad, porque a Nicolasa le encantaba hablar y hablar hasta poner la cabeza como un bombo.
Y tiempo ha que no.
Ya no más.
¡Hasta luego!, me dijo la escuché por última vez una tarde por allá lejana, de esas tardes que figuran gravadas en el ayer, y lo era aburrida la tarde con nubes fingiendo distraídas, con movimientos pacientes como perro de aguas, y han pasado los tiempos semanales, y no, ya no más la he, y aquella fue su última frase, y últimos gestos y pequeños desvaríos.

Sigue Leyendo...

Los Comediantes

Estoy metido de lleno en el proceso de los estudios de COU. Voy triunfando, tarde tras tarde, en mis tareas con vistas a llegar a la Universidad. Es entonces cuando conozco a Fabián. Fabián es un “rebotado” sentimental. No sé si me dice que le acaba de abandonar su novia o acaba de romperse su matrimonio. Pero, sea cual sea una de dichas opciones, el caso es que Fabián se encuentra en crisis personal y necesita tomar un montón de pastillas para superar la depresión. Necesita a alguien que le escuche y me presento voluntario para hacerle más llevadera su desgracia. El caso es que da grima escuchar a Fabían y su pesimismo. Me relata su historia de perdedor en los lances amorosos y no sé cuál es la razón para comprenderle (yo no he sido nunca ningún perdedor en estos lances) pero le escucho. Fabián se anima y me cuenta el secreto que ha encontrado para olvidarla. Se ha metido a comediante en una troupe que va de gira en gira por los pueblos de Madrid. Así es como, por invitación de Fabián, conozco a Los Comediantes.

Sigue Leyendo...

Consecuencias

El paso del tiempo nos convierte en figuras históricas cuando nos dedicamos a existir fundidos en la mítica condición de sobrevivientes de eso que algunos llaman imaginario colectivo. ¿Imaginamos que somos personas relevantes o es la sociedad la que nos convierte en relevancias unívocas? No equivoquemos el ser inspiraciones de la mayoría del pueblo con existir dentro de la masa. Podemos obtener un grado de eternidad cuando rememoramos nuestra aventura de ser protagonistas de aquellos sucesos que cada día nos sirven para el desarrollo de nuestras historias. ¿De qué historias estoy hablando?

Sigue Leyendo...

La Leyenda de Pegaso (Reportaje Cultural)

Dentro del contexto general de la Mitología Griega, Pegaso fue el caballo alado servidor de Zeus, el dios de los dioses que luego los romanos lo llamaron Júpiter. Pegaso condujo a Belerofonte hasta la Quimera, y también aparece en el mito de Perseo. Según las versiones, había nacido del cuello de la Gorgona o de la Tierra fecundada por la sangre de la Gorgona. También se le tenía por hijo de Poseidón y la Gorgona. Con él se vinculaba el nacimiento de las fuentes Hipocrene y Trecén. Más tarde se le transformó en constelación.

La representaciones iconográficas del mítico caballo alado suelen estar ligadas a Belerofonte (“Belerofonte abrevando a Pegaso”, bajorrelieve alejandrino del Palacio Spada de Roma, del siglo I después de Jesucristo), aunque también aparece en compañía de las musas, simbolizando la inspiración poética, como en “El Parnaso”, de Mantegna (Museo del Louvre). Es tema frecuente en la numismática griega y romana (monedas de Corinto y Ampurias), y en la decoración arquitectónica (por ejemplo, el grupo de “Medusa con Pegaso y Crisaor”, en el templo de Artemisa en Corfú).

Sigue Leyendo...

Saltamontes

Era su palabra clave. Cuando se provocaban tanto hasta discutir, era el freno de mano. La forma de recordarse que se querían más que lo fuerte que fueran los gritos. “Saltamontes”. Dicho con los ojos como platos, como el que se ve al borde de un precipicio a punto de caer. Frena o nos estrellamos. ¡Saltamontes!

Pero por olvidarse de lo que se querían, se olvidaron de su clave, y ya estaban estampados contra el suelo.

Ella a veces esperaba oírlo, o que él lo escuchara. Un día le pudo el recuerdo y no pensó demasiado. O no friamente.
Escribió “Saltamontes” por las calles cercanas a su casa, esperando a que él lo leyera y recordara lo que significaba.
Él pasaba todos los días justo por delante de una de las pintadas sin que su memoria hiciera caso. Hasta que un día, en esa misma calle, se topó con una pareja discutiendo. Con vergüenza ajena, y propia al verse reflejado en ellos, giró la mirada hacia otro lado, hacia el punto exacto donde se topó de nuevo con la que era su clave. “Saltamontes”. Recordó entonces lo que quería decir para él, para ellos, sin pasársele si quiera por la cabeza quién había estado detrás del rotulador que la escribió.
Siguió recorriendo calles, aturdido por los recuerdos que habían comenzado a sucederse como secuencias de cine, y las otras pintadas empezaron a aparecérsele donde siempre habían estado pero nunca las había visto. La cabeza le daba vueltas. No podía ser ella. No podía haber ido escribiendo por las paredes. No podía estar pidiéndole una tregua.

Sigue Leyendo...

Bajo la luz de la Luna

Pobreza por todos los lados por donde se mire. Las guerras armadas hacen estragos. Estamos a finales de enero del año 2015 después de Jesucristo y seguimos viendo pobreza por todos los lados por donde se mire mientras cada vez hay más guerras. Pero existen paradojas. Con escasos metros de distancia, en Bombay y por un solo euro, te puedes beber un café con leche que sienta mejor que todos esos mogollones de combinados raros que te cuestan, a tan solo unos pocos metros de distancia, tres euros con sesenta céntimos y te dejan más pringado que el más pringado de los que pululan con chavalas que, para decir la verdad y nada más que la verdad, me son más indiferentes que el pato Lucas desplumado. Y es que a escasos metros de Bombay te despluman tanto que algunos que vienen de “pollitos” terminan más despeluchados que el peluche de mi tatarabuela. Paradojas de esta existencia en donde las existencias son tan escasamente interesantes que lo mejor es pasar de todos estos “pollitos” y darse un pire por la memoria.

Sigue Leyendo...

Mi religión – La religión y el fanatismo

Mi religión se basa en La Verdad*, la búsqueda y comprensión de sí mismo y de la esencia del todo. La verdad está en todas partes y en todo momento solo que está camuflada por mentiras, tan sólo hay que averiguar la manera correcta de observarla y comprenderla. En otras palabras, la vida nos enseña la vida.

La religión es algo personal, es una vía entre el Yo* y la existencia, ningún tercero debería interrumpir ni desviar al Yo con la búsqueda existencial porque de esta manera educamos a fanáticos. Con fanatismo me refiero al conjunto de ideas y creencias de manera arraigada y sin una base racional, generalmente inculcada por otros. Esto inhibe el pensamiento crítico de las personas y así uno no es sincero consigo mismo.

Sigue Leyendo...

Hervor de silencio…

En la leyenda de la noche oscura
no estaba la voz de tu presencia,
no estaba la flor de tu recuerdo,
no estaba el volar de tu paloma.
En la leyenda recogida en el tiempo
no estaba la estrella de tu luz.

Anduve por las huellas del pasado
hasta emerger entre la niebla del olvido
y no estaba tu rostro entre las luces
de aquella ciudad desconocida.

En la puerta de la frontera infinita
no estaba la leyenda de tu piel
y me cubrió el paisaje del momento
dejando pasar las horas del cansancio.

Hervor de silencio era lo hallado
en medio del profundo horizonte
y, más allá de cualquier destino,
no estaba la leyenda de tu nombre.

Sigue Leyendo...

Bemarive 56 (A lo Verlaine)

Tu mejor palabra
cuando silencia
el pensar la duda
en tu alma ya vela.

Buenos momentos
e igual el camino
amante del sueño
y el decir poemas.

Encantador paso,
placer y memoria,
que ayuda la vida
capaz ya del todo.

Experta la frase
sin nada de ayuda
es sola tan capaz
de saber del amor.

Pero la fe ligera
quizás no engaña,
que también sabe
que existe la paz.

Ningún mal pesar
en los traviesos,
gracias de risas,
y mucho de juegos.

En el esbozo luce
directo el sueño
y a la posteridad
vuelo ha surcado.

Echemos el volar.
Ya a todo dejemos
y encamino lento
ligero me vuelvo.

Sigue Leyendo...

Seres peligrosos (Novela y Guión Cine)

- ¿Que te parece este asunto, Jon?- Desde un principio lo veo un poco anormal del todo. Hay, al menos, tres cuestiones que no son lógicas, Frank.

La mañana se había presentado bastante brumosa en la ciudad de Amarillo, mientras hablaban el comandante Frank Captain General y el capitán Jon Richards Bach.

– Cuenta, Jon.

– En primer lugar, según cuenta el sargento Gafitas, cuando ese desconocido joven disparó al teniente Gafotas, él se arrojó al suelo y se golpeó con la mandíbula derecha quedando inconsciente del todo; pero según el informe que nos pasa el doctor Diago Morals Poultice, al hacerle el pertinente chequeo médico resulta que presenta una dislocación de la muñeca derecha debido a una enorme presión sobre ella, una fuerte fractura en el mentón izquierdo, daños importantes en los riñones producidos por algún golpe recibido en la tripa a la altura de los mismos y ¡asómbrate más, Frank!, la espalda completamente magullada. ¿Cómo es posibe todo eso si cayó de frente?

Sigue Leyendo...

Después lo vi

Pensé que mi dolor era infinito

Y que tu ausencia merecía la pena

De esperar que volvieras algún día

Como la primavera

Pensé que la distancia que pusiste

Igual que una pared de cal y arena

Te ayudaría a ver la jerarquía

De mis venas

Pensé…pensé…pensé… y pasó el tiempo

La pasión se apagó como una hoguera

Y aunque estaba el recuerdo todavía

El amor ya no era

Miré a mi alrededor y vi a la vida

Y entonces comprendí que la tragedia

Es mucho mas que un beso que se pierde

O no se quiere dar

O se nos niega

La tragedia es el hambre de los pueblos!

Las inútiles guerras!

Sigue Leyendo...

Seres peligrosos (Novela y Guión Cine) Capítulo 2

- ¡Qué pasa aquí! ¿Puedo saber qué pasa aquí?

– ¡Han matado al teniente Gafotas, mi comandante!

– ¡Dígame señor Don Frank Captain General cuando se dirija a mí, sargento Gafitas! ¿Puede ya alguien decirme qué pasa aquí?

– ¡Yo se lo puedo decir, Señor!

-¿Quién es usted?

– Antoine Seder Aram, dueño de este motel.

– ¿Es usted de orígenes judíos?

– Por parte de padre y madre, pero he nacido y me he criado aquí, en Amarillo.

– ¿Y esta mujer quién es?

– Mi querida Louise Lane Gascoigne.

– ¿Es también judía?

Sigue Leyendo...

El Incomparable (por: TCCH)

“Hace veinte siglos que nació un hombre de manera totalmente contraria a las leyes de la vida. Este hombre vivió en la pobreza y permaneció en el anonimato la mayor parte de su vida. No viajó mucho. Sólo una vez, siendo niño, cruzó la frontera del país en el que vivía; sus padres tuvieron que marchar al exilio. No poseía riqueza ni influencia política. Su familia era gente sencilla y de pocos estudios. Pero cuando todavía era niño sorprendió a los doctores de la ley con sus preguntas y lo atinado de sus respuestas. Ya hombre, se le vio dominar a las mismas fuerzas de la naturaleza. Anduvo sobre el mar como sobre un pavimento, y le ordenó que amansara su furia para tranquilizar a sus discípulos. Sanó a las multitudes sin medicinas y nunca cobró por sus servicios. No escribió un solo libro, sin embargo, todas las bibliotecas públicas del país no podrían contener todas las obras que sobre él se han escrito en todo el mundo. No compuso ninguna canción, pero él mismo ha sido y es el tema de las más grandes composiciones musicales. No fundó ningún colegio, pero todas las escuelas juntas serían insuficientes para reunir a tantos alumnos como discípulos que él ha tenido a lo largo de los siglos. Una vez por semana, la rueda del comercio se detiene para que las multitudes puedan reconocerlo y darle tributo de su respeto, acatamiento y adoración. Ya casi nadie recuerda los nombres de los orgullosos políticos romanos y griegos de su época. Los nombres de científicos, filósofos y maestros del pasado son recordados por muy poca gente. Pero el nombre de este hombre único es conocido, admirado y amado en todo el mundo. Han transcurrido ya veinte siglos entre sus generación y la nuestra, entre el día de su crucifixión y nuestra época, sin embargo, él vive todavía. Herodes no pudo destruirlo y la tumba no pudo retenerlo. Se sienta en la cima más alta de la gloria celestial, declarado Dios, reconocido por los ángeles y temido por los demonios. Él reina como Señor y Salvador. Nuestro destino eterno es estar con él, o separados de él para siempre, depende de nuestra respuesta a su palabra”.

Sigue Leyendo...

Tercera gran verdad 2015

La soledad es muy hermosa… cuando se tiene a alguien a quien decírselo (Gustavo Adofo Bécquer). Recordando soledades más de una vez me he quedado dormido. Por eso comprendo los poemas. Y sin embargo mi verdadero amor es el que estoy viviendo. Posiblemente me ocurre, y gracias doy a Dios por hacérmelo recordar, que mi único amor es el de la adolescencia que se me ha hecho realidad en este presente.¿Quién puede saber la verdad del amor si no es quien está amando? Una vez conocí un misterio. Era el amor. Y ese amor perdura para siempre.

Sigue Leyendo...

Seres peligrosos (Novela y Guión Literario para Cine)

Cuando Joseph Gold Road San Vincent aparcó su Buick La Crosse rojo, modelo del 2008, en el aparcamiento del Motel Travelodge, en el 2035 de la Paramount Boulevard de Amarillo, en el Estado de Texas, miró su reloj de pulsera, comprobó que eran ya las 10 de la noche y se sintió cansado.

– Necesito tomar algo porque estoy medio dormido y todavía me queda un largo camino -pensó.

Así que Joseph salió del automóvil y se dirigió hacia la entrada del motel. Al entrar en el bar, sólo encontró a una jovencita sentada ante una de las mesas. Pero ¡qué jovencita!. Era la chavala más impresionante que había visto en su experimentada vida de escritor errante y eso que ya había dado varias vueltas al mundo. ¡Impresionante! ¡Verdaderamente impresionante la belleza de su rostro sensual y un cuerpo que se adivinaba escultural y mil por mil sexy! Pensó que no era un ser humano sino un ángel bajado del cielo y se acercó a ella para comprobarlo.

Sigue Leyendo...

Seis almas solitarias (Teatro)

Personajes:

Lui (100 años de edad)
Gi (80 años de edad)
Pi (60 años de edad)
Ran (40 años de edad)
De (20 años de edad)
Llo (10 años de edad)

Escenario:

Solamente un banquillo de madera alargado donde se encuentran sentados los seis personajes desde izquierda a derecha por orden de edades de mayor a menor.

Lui.- Soledad, etapa final de todo mi trayecto.
Gi.- Soledad, búsqueda continua de esta mi existencia.
Pi.- Soledad, encuentro imprevisto de mi vida.
Ran.- Soledad, incógnita habida en mis búsquedas.
De.- Soledad, hallazgo impasible en mis caminos.
Llo.- Soledad, incógnita de cualquier principio.

Sigue Leyendo...

Algo se ha roto

Yo se que algo se ha roto a mis espaldas
Hay el aire pesado que lo canta
hay el pájaro mudo de tu boca
hay el brillo fugaz de alguna lagrima
y se que algo se ha roto por mi culpa
hay el raudo tropel de tu nostalgia
hay el húmedo rayo de tus ojos
hay el rebaño ido de esperanzas
yo se que algo se ha roto para siempre
hay el rumor de puertas clausuradas
hay el presagio de gorriones muertos
hay el vuelo perdido de tus alas

Yo se que algo se ha roto en nuestra vida
Hay la pobre paloma de tu frente
Hay la estrella girando del olvido
Hay la sonrisa tuya que esta ausente
Yo se que algo se ha roto mansamente
Hay la hora que muere de su muerte
Hay la sombra de un muro que se agranda
hay la mano tendida inútilmente
yo se que algo se ha roto sin remedio
hay la melancolía del poniente
hay la ultima fecha del ya nunca
hay la rosa de un tiempo diferente

Sigue Leyendo...

Feliz Navidad.

Feliz Navidad a todos y a todas sea cual sea la edad que tengáis (pequeños y mayores) incluyendo a aquellos que no saben lo que son. Aquí va mi villancico.

Quién ha metido la mano
en el saco de las avellanas
algunas tienen gusano
y otras están muy sana.

Ande ande ande
la marimorena
anda ande ande
que es la Nochebuena.

En el Portal de Belén
algunos están fumando
y otros lo pasan bien
mientras les están mirando

Ande ande ande
la marimorena
ande ande ande
que es la Nochebuena.

Y Jesucristo dijo: “Aprended de mi que soy manso”… más luego añadió: “Pero cuidado conmigo porque si le tengo que decir cuatro cosas bien dichas a alguien, pues vengo y se las digo para dejarlo todo bien claro; así que esta noche portaos bien todos y todas porque mi Padre lo ve todo”.

Sigue Leyendo...

56: Ha nacido una estrella.

El número de la suerte era el 56 y lo llevaba yo desde el mismo momento en que nací. Así fue. Salió premiado el 56 y yo llevaba el 56. Ya era yo, entonces, un incorregible bohemio y, asomado al alféizar de la ventana del piso 5-D, escalera izquierda, del 56 de la calle Alcalde Sáinz de Baranda de Madrid, contemplé el cielo despejado de una noche de verano y la vi aparecer con toda su luminosidad. Era la más brillante y hermosa de todas y yo, como es costumbre cuando algo te gusta de verdad, me dirigí a Jesucristo y le rogué con un ¡Me la pido!. Fue algo memorable para mi existencia; porque Jesucristo me miró, sonrió sanamente y me contestó que sí, que aquella estrella (la más hermosa y brillante de todas) era para mí. Me la había concedido no porque yo la mereciese más que nadie sino que la amaba más que nadie. Dos cosas muy diferentes por cierto. Porque desear la deseaban muchos millones de hombres pero amarla como yo la amaba, y la sigo amando hasta la Eternidad, no había nadie más que yo. 56. El número era el 56. Había nacido una estrella y el número 56 lo llevaba yo porque se lo había pedido a Jesucristo y Jesucristo me la concedió aquella noche de verano en que estuve toda la noche pensando en Ella…

Sigue Leyendo...

Desapercibido.

Colegio Lope de Rueda de Madrid. Primer Curso de Bachillerato. He superado, con éxito total, el Ingreso. Lo mejor ahora es, como dice mi padre, pasar desapercibido el mayor tiempo posible. Así que, todavía conocido como Orero menor, me oculto tras la fama de matón de Orero mayor (Gimi). Es mucho mejor así. Es mucho mejor estar todo el Primer Curso de Bachillerato, en este Lope de Rueda, de tapado gracias a la temible fama de Gimi. No soy el primero de la clase (que suele ser Vicente desde la época del prekinder) así que estoy sentado en el medio de la banda izquierda según la visión de Don Florencio. Logro pasar inadvertido. ¡Todavía no ha llegado el descubrimiento de mis divertidas redacciones escolares!. Eso ya vendrá cuando Gimi se haya ido y haya dejado, tras de sí, su fama de “padrino” mafioso del cole. Yo tranquilo. Siguiendo los consejos de mi padre hablo muy poco pero observo mucho.

Sigue Leyendo...

Will (Novela de Ciencia Ficción, Cómic y Guión Cine)

El Paseo de las Bellotas era un verdadero laberinto de estrechos senderos abiertos entre una vastísima extensión de belloteros por entre los cuales caminaban, lentamente, Katy Monroe y Charles Pardue.

– ¡Está loco, Katy! ¡Está totalmente loco!
– Ya sé que ese tal Emperador Gritón I de Orangina está loco del todo, Charly.
– No me refiero a ese energúmeno de emperador sino a nuestro capitán.
– ¡No te permito que vuelvas a decirme eso de Thierry! ¡Si quieres seguir comunicándote conmigo deja de decir esa estupidez! ¡Eso se lo cuentas a alguna ignorante de las muchas que existen, por desgracia, sobre la Tierra! Y bajemos, por favor, el volumen de nuestras voces
– Escucha, Katy… nuestro capitán Thierry Terry no solamente está completamente loco sino que nos está volviendo locos a ti y a mí. ¿Tú crees que tenemos alguna probabilidad de salvar nuestras vidas?
– Según los matemáticos cálculos de probabilidades no tenemos ninguna, Charly.
– Entonces… ¿por qué no permitió que nos auto destruyéramos para evitar ser devorados por estos monstruosos y abominables seres?
– ¿Y quién te dice a ti que son carnívoros? ¡Quizás sólo se alimenten de ese repugnante soma!
– De todas formas nos van a liquidar. ¿Crees que es normal lo que hace nuestro capitán sabiendo que nos van a liquidar de un momento a otro?
– No lo sé, Charly… pero quizás es porque resulta ser demasiado grande…
– ¿Demasiado grande cuándo sólo nos ha conducido a este desastre?
– Charly, no sigas hablando tan mal de Thierry. Él no tiene ninguna culpa de que Will sufriese averías en sus generadores de energía y que fallase todo el sistema de comunicación con los de Tierra. Si quieres buscar a algún culpable hazlo entre los científicos e ingenieros que construyeron nuestra nave. ¿No crees que sería lo más justo?
-¿Lo más justo? ¿De qué nos sirve ahora a nosotros saber lo que es má justo o lo que es más injusto? La única verdad es que mañana ya no existiremos…
– Mañana… mañana… ¿qué sabes tú de nuestro mañana?…
– ¿Pero no te das cuenta de que ese monstruoso ser que se llama a sí mismo Emperador de Orangina ha engañado por completo y lamentablemente a nuestro capitán que, dicho sea de paso, se ha dejado engañar?
– Estoy segura de que Thierry sabe que Gritón I le ha engañado.
– Entonces… ¿por qué no eligió la mejor opción de todas?
– ¿Cuál hubiese sido la mejor opción te todas según tu opinión?
– Auto destruírnos para no tener que vivir este sacrificio del cuál nosotros vamos a ser las víctimas ante el jolgorio de todos los oranginos.
– No lo llego a entender bien del todo.
– Ni yo tampoco, Katy. Menos mal que coincidimos en algo. Ni tú ni yo podemos entenderlo luego ya tenemos algo en común. ¿Te das cuenta ahora de que nuestro capitán está loco del todo? Cualquier ser humano que esté en su sano juicio habría elegido auto destruírse en lugar de entregarse él y de paso entregarnos a nosotros como corderos sin ninguna clase de salvación.
– Quizás sea porque Thierry Terry no es un cualquiera.
– ¿Quién se cree que es para jugar con nuestras vidas de esta manera tan lamentable?
– Sabe que sólo es un capitán; pero yo le considero mucho más que un capitán. Para mí es un gran capitán y no un capitán simple. El mejor capitán que he conocido en mi vida.
– Le admiras demasiado, Katy, pero la Historia de la Humanidad nos ha demostrado una y mil veces ya que los terrícolas hemos llegado hasta a adorar a demasiados locos. Si estudias a fondo toda la Historia de la Humanidad resulta que sus páginas están llenas de famosos líderes que estaban totalmente enloquecidos y llevaron a sus pueblos al desastre.
– Thierry no es un líder como los demás.
– Hablemos en serio, Katy. Vuelvo a la misma pregunta de siempre. ¿Cuántas probabilidades tenemos de seguir con vida cuando el pueblo de los oranginos ya ha dado su veredicto y nos van a matar sin ninguna clase de remordimientos y sin ninguna clase de razón?
– Vuelvo a repetir que, según el matemático cálculo de probabilidades, y tal como está la situación en estos momentos, no tenemos ninguna posibilidad de virvir más allá de unas pocas horas, pero Thierry es diferente.
– ¿Qué le hace diferente a los demás? Yo no veo en él más que a un loco que no sabe ya ni dónde se encuentra ni lo que hace…
– Razona un poco antes de hablar, Charly. Mientras nosotros dos hemos rechazado por completo beber y comer de esa apestosa bazofia de bellotas él está bebiendo y comiendo de ella y guardando un total silencio. ¿Tú hubieses hecho lo mismo?
– Por supuesto que no. Ni por todo el oro del mundo.
– ¿Entonces qué deduces tú?
– Que no tiene ningún sentido alguno salvo hacer que Gritón I siga sintiéndose superior por aceptarlo. Lo más valiente es renunciar a cumplir los caprichos de ese monstruoso animal que sólo sirve para gritar su enorme importancia.
– Ni tú ni yo lo aceptaríamos, pero él sí. ¿Por qué nuestro capitán Thierry está aceptando ese tan grande sacrificio?
– Explícamelo tú que tanto confías en él aunque ya esté todo perdido. Yo no puedo entenderlo. Si sabe que Gritón I le ha engañado y le sigue engañando porque no tenemos ninguna posibilidad de salvar nuestras vidas no comprendo por qué lo está haciendo.
– En el silencio de Thierry exsite alguna razón impenetrable. De un billón de probabilidades no encuentro ni tan siquiera una para salir vivos de esta aventura pero él la sigue buscando…
– ¿Y no es eso estar loco del todo? ¿No es una locura buscar una probabilidad que no existe?
– Durante nuestro viaje ya logró encontrar una cuando no existía ninguna. ¿Por qué no puede suceder otra vez un milagro como ese?
– ¿Dos milagros en un sólo día? No me hagas reír, ingenua teniente, porque el asunto es demasiado trágico y hasta patético del todo.
– De momento ya ha conseguido algo increíble. Ha logrado que no nos cortasen la cabeza y que podamos vivir unas cuantas horas más teniendo la oportunidad de conocernos mucho mejor tú y yo. Yo a eso lo llamo grandeza por la cantidad de generosidad que representa tal acción.
– Entonces hablemos de nosotros dos, Katy. A mí me pasa lo mismo que a él. No entiendo por qué estás trabajando en este peligroso oficio de ser teniente de cosmonautas cuando podrías estar trabajando de modelo o como artista de cine o simplemente vivir sin ninguna clase de sufrimiento por ser multimillonaria. No lo entiendo.
– Para entender a una mujer como yo es necesario fijarse en algo mucho más profundo de lo que se ve con los ojos de los demás. ¿Te has preguntado alguna vez a ti mismo qué puede suceder en el interior de una jovencita que se niega a aceptar el conformismo social?
– No me digas ahora que eres una incoformista.
– ¿Es que para ser incoformista hay que ser alguien como tú, Charly?

Sigue Leyendo...

J

Siento que te hayas olvidado de que hablábamos como amigos, de que cuidamos el uno del otro, de que te preocupaste por mí en unas ocasiones y yo de ti en otras, de que nos besamos y nos abrazamos, y nos dijimos lo que más nos gustaba del otro. Siento que te hayas olvidado de lo bueno que vivimos. Yo, en cambio, me he olvidado de lo malo. Quise mucho a la persona que conocí y lamento no habértelo dicho al despedirme, aunque tampoco creo que hubiera cambiado nada. Siento haberte desconocido cuando la aventura acabó. Ojalá nos volvamos a encontrar.

Sigue Leyendo...

El Sueño De Un Muerto

Tener miedo de estar aquí y de irte al mismo tiempo es dejar tu cuerpo de fianza para habitar en la imaginación. ¿Y si la vida forma parte del sueño de un muerto y el miedo es su coartada?
Me lo pregunté varias veces mientras estuve aquí pero siempre concluí diciendo que sólo eran artimañas de la mente para tener algo en qué pensar mientras el alcohol me arrancaba el miedo y me precipitaba al sueño: con la cabeza estancada en la mesa de la cual sobresale una botella y derrotado en la silla de un bar que no es un bar, en una calle que no es una calle de una ciudad que no es una ciudad, hay un cuerpo que se desgrana en recuerdos mientras un viejo amigo viene desde muy lejos para posar la mano en su hombro y susurrarle – Despierta, ya has muerto.

Sigue Leyendo...

Después lo vi

Pensé que mi dolor era infinito
Y que tu ausencia merecía la pena
De esperar que volvieras algún día
Como la primavera

Pensé que la distancia que pusiste
Igual que una pared de cal y arena
Te ayudaría a ver la jerarquía
De mis venas

Pensé…pensé…pensé… y pasó el tiempo
La pasión se apagó como una hoguera
Y aunque estaba el recuerdo todavía
El amor ya no era

Miré a mi alrededor y vi a la vida
Y entonces comprendí que la tragedia
Es mucho mas que un beso que se pierde
O no se quiere dar
O se nos niega
La tragedia es el hambre de los pueblos!
Las inútiles guerras!
El egoísmo de los poderosos
Su cultura siniestra
La vergüenza que maneja al mundo
Su pobre inteligencia
Que nos arrastra a un lúgubre futuro
De basura nuclear
Sin primaveras.
…Y creí que mi dolor era infinito!!
¡ que vergüenza…!

Sigue Leyendo...

Reflexión de Reflexiones (Ensayo)

—————————————————————————————–
“Todas las ideologías, incluídas las que se inician de la forma más moderada posible, siempre tienden (por la propia supervivencia de ellas mismas) a ir radicalizándose cada vez en mayor medida; hasta que todas las ideologías (sobre todo cuando alcanzan el poder) se han radicalizado tanto que se han convertido en extremistas. Ha ocurrido a lo largo de toda la historia humana. En este sentido de sus desarrollos, todas las ideologías acaban por ser totalmente subjetivas aunque estén promocionándose como totalmente objetivas” (“Diesel”)
—————————————————————————————–
¿Cuáles son las leyes que gobiernan la existencia humana? Digamos que son de dos formas distintas para entendernos: desde dentro de nosotros mismos o desde fuera de nosotros mismos. Es un par de percepciones distintas para un mismo viaje pero en sentidos opuestos. No es lo mismo salir desde un punto del inicio de nosotros mismos que salir desde un punto del intermedio de otros ajenos a nosotros mismos. Desde nostros mismos llegamos siempre a saber de nuestras metas para nuestras existencias. Desde fuera de nosotros terminamos por no comprenderlas. Lo que ha variado fundamentalmente no ha sido el viaje que hemos realizado sino las perspectivas que hemos observado por nosotros mismos o las perspectivas que nos han obligado a observar otros ajenos a nosotros mismos. Llegamos todos a un mismo punto de encuentro pero tenemos distintas experiencias aunque hayamos realizado el mismo viaje. Mantenerse a flote entre estos dos axiomas no es tener dudas sobre lo que somos sino dudar de lo que otros quieren que seamos.

Sigue Leyendo...

Algo se ha roto

Yo se que algo se ha roto a mis espaldas
Hay el aire pesado que lo canta
hay el pájaro mudo de tu boca
hay el brillo fugaz de alguna lagrima
y se que algo se ha roto por mi culpa
hay el raudo tropel de tu nostalgia
hay el húmedo rayo de tus ojos
hay el rebaño ido de esperanzas
yo se que algo se ha roto para siempre
hay el rumor de puertas clausuradas
hay el presagio de gorriones muertos
hay el vuelo perdido de tus alas

Yo se que algo se ha roto en nuestra vida
Hay la pobre paloma de tu frente
Hay la estrella girando del olvido
Hay la sonrisa tuya que esta ausente
Yo se que algo se ha roto mansamente
Hay la hora que muere de su muerte
Hay la sombra de un muro que se agranda
hay la mano tendida inútilmente
yo se que algo se ha roto sin remedio
hay la melancolía del poniente
hay la ultima fecha del ya nunca
hay la rosa de un tiempo diferente

Sigue Leyendo...

Siempre en mi vida

…y entonces ascendiste por mi sangre

con la fuerza de un bosque envuelto en llamas

y hubo restituciones y retoños en el viejo país de la esperanza

te anduve el territorio de los ojos

buscando el cardinal de tu mirada

y fue de sueño arriba la ternura

cuando te supe el rumbo de la savia

empecé a comprender tus estandartes

como si fueran mías tus batallas

como si fueran mías desde antes

cuando andaba mi piel desamparada

porque yo regresaba del vacio

anhelando el olvido en la distancia

y naciste de pronto en mi tormenta

maravillosamente iluminada

fue de ver tu horizonte y fue de verte

Sigue Leyendo...

Y perdura para siempre

La soledad es muy hermosa … cuando se tiene a alguien a quien decírselo (Gustavo Adolfo Becquer). Recordando soledades más de una vez me he quedado dormido. Por eso comprendo tu poema. Y sin embargo mi verdadero amor es el que estoy viviendo. Posiblemente me ocurre, y gracias por hacérmelo recordar, que mi único amor es el de la adolescencia que se me ha hecho realidad en este presente. ¿Quién puede saber la verdad del amor si no es quien está amando? Una vez conocí un misterio. Era el amor. Y ese misterio perdura para siempre.

Portal Literario Independiente