EL DÍA

En la tarde observo este presente.
Aquí, donde mis pies soportan mis sueños,
o lo queda de ellos.
Constato la benéfica simplicidad del verso.
Lo escrito forma parte de una extraña memoria
de pan de ángel.
La terquedad del poeta le invita a sucumbir
a los frágiles adjetivos;
me quedo con muy poco;
adivinar si la verdad humana sigue siendo,
esa verdad constatada en cada nueva primavera.
Poco más, y es poesía
ese dulce ver el día como un regalo
¿ Del cielo ?
¡ Y por qué no !
Rompamos el denso velo en loca sabiduría.
Nazca o no nazca, el día es
un regalo envuelto en poesía.

Sigue Leyendo...

Miro la puerta abierta… (Mini Relato)

Miro la puerta abierta de la casa, por dónde tú acabas de salir esta mañana con tu cuerpo alado, hacia la frontera de aquello que está ya lejos de mi. Y mientras miro la puerta abierta de la casa bebo despacio, muy despacio, el café caliente preparado por tus amorosas manos. Pienso. Medito mientras te alejas más allá de la esquina de los árboles redondos… en este amor que, al definirlo, se queda detenido en las palabras. ¡Cómo se viven los secretos! ¡Cómo se viven esos secretos ocultos entre tú y yo que nadie conoce salvo nuestros besos de menta y fresa!. El amor. Esa condición humana que nos precipita hacia la impaciencia. Y miro la puerta abierta de la casa y tu nombre se escribe en las páginas con letra impaciente, nerviosa, tratando de recordarte y retenerte en cada centímetro de tu boca dentro de mi corazón. Escribo mientras un silencio terrible me azota este túnel incrustado en mi mirada. Nadie puede entender por qué el amor avanza entre la impaciente sensación de trazar bosques de sílabas en la página blanca. Y me desbordo en el café caliente y recuerdo, una vez más, a tus ojos arrojándome al vacío de este universo de palabras.

Sigue Leyendo...

POEMA AL POEMA

Del poema aprendí que su voz siempre era
la primera en salir,
la primera en cantar,
la primera voz, que me dio vida.

Al soñar supe callar, pues el poema
no estaba.
Añoraba su voz,
callaba.

Celebraba la persistencia en la memoria,
una noria de palabras encajadas,
amadas,
calladas,
miradas desde sus rasgos de rítmico compás.

Poema, nada más…
Poema.

Esta voz se adentra…

Esta voz se adentra en los mirlos que han callado, en el canto que repercute en la lluvia, en el oleaje constante de las hojas del otoño, en el olor del alhelí, del jazmín y del romero. Esta voz se adentra entre las rosas que no olvidan su esencia verdadera y quieren dar nombre a la fragancia de la memoria. Esta voz también puede ser la que se nutre de naranjos en flor, la que se bate con el viento de los sonidos del corazón, la que se acerca a tu ventana a murmurarte amores, la que rompe las distancias y se hace membrana transparente en el viaje del rocío… y la que penetra en la aurora para darte razones al conocimiento. Esta voz ocupa cada nacimiento de segundos y emite imágenes de sangre dando vueltas al silencio de la felicidad. Esta voz te llama a la ruta de los pájaros…

Sigue Leyendo...

La ciudad de los cuatro Juanes.

Al día de hoy, viernes 11 de julio del año 2014 después de Jesucristo, el Hogar de Molina de Segura (Murcia) es toda una ciudad de seres humanos viviendo momentos de inolvidable pasión. Si la ciudad de Ambato (Ecuador) se enorgullece de ser la ciudad de los tres Juanes, resulta que la ciudad del Hogar de Molina de Segura (España) se gloría de ser la ciudad de los cuatro Juanes (por lo menos). Resulta que al día de hoy, viernes 11 de julio del año 2014 después de Jesucristo (y se siente se siente Jesucristo está presente), en el Hogar tengo tal infinidad de amigos (y amigas) que me es imposible saber el nombre de todos y de todas; pero basta con poner el ejemplo de la amistad sincera y sin doblez alguna de los cuatro Juanes: Juan Jefe, Juan García, Juan Segundo y Juan Ducados (el orden de los factores no altera el producto).

Sigue Leyendo...

Nuevo Cuaderno: Hablando con las navajas.

Días antes de mi nueva aventura por los Estados Unidos de Norteamérica, en mi faceta de periodista antropológico (que para eso he estudiado lo suficiente) ausculto el mapa para elegir el punto de encuentro con las navajas si me lo permiten quienes son dueños de las navajas. Estoy en Toledo -ciudad de navajas por cierto- y elijo el corazón de las navajas. O sea, a ver si consigo que las navajas me amen lo suficiente para que los dueños de las navajas no me corten la cabellera. Lugar de encuentro (decidido mientras termino mi café con leche en el bar Toledo de la ciudad de Toledo de la provincia de Toledo) es Window Rock que, traspasado al idioma español (ya que estamos en época de traspasos de futbolistas de un continente a otro continente) significa, más o menos o menos o más, Roca Ventana. ¿Qué misterio tendrá esto de hacer una ventana en la roca? ¿Será una manera de construir casas de las navajas o el lugar dónde las navajas se reúnen para rajar más que el cuchillo de un melonero? Preparo mi equipaje para salir de dudas y a ver cómo salgo de esta nueva experiencia aventurera. Sólo sé que está en Arizona y que la capital de Arizona es Phoenix. Antes de dormir, más solo que la una, en mi habitación del Hotel Beatriz (¡cúantos recuerdos tengo yo de Beatriz y cuántos gratos paseos di yo con Beatriz allá por los tiempos de Cima!) pues me dedico a mirar al techo y pensar en las navajas. ¿Cómo serán las navajas? ¿Será verdad que rajan más que el cuchillero de un melonero? Y de pronto me quedo dormido recordando a Amparo. ¡Qué desamparado estoy, Dios mío, qué desamparado estoy! Pero en durmiendo profundamente todo se me olvida porque todo pasa por mi mente a la velocidad de un rayo supersónico.

Sigue Leyendo...

MOLECULAS

Del electrón tenemos que partir,
Luego con el átomo debemos ir,
Pero no nos olvidemos de mi amigo el protón,
Que comparte piso con el neutrón,
Dijimos que con el átomo tenemos que ir,
Pero no es uno al que tenemos que seguir,
Si no a muchos átomos del montón,
Que forman moléculas a mogollón.

NOCHE DE PESCA

Una noche de viento huracanado,
Nosotros estábamos helados,
Mirando el sedal ilusionados,
Pero sin atrapar ningún pescado,
Alexis y Albertinho la brisa aguantando,
Sin sentirse muy realizados,
Y estando un pelín congelados,
En vez de irse abrumados,
Se fueron descojonados.

Noches de bohemia con luna menguante (Teatro) -2-

Escena Segunda.

Personajes.- Teniente Jeta, “El Chato”, “Canuto”, Sofía Loro, Don Máximo, Don Landelino, Un gay, “La Pelona” y una chica.

Escenario.- Noche cerrada. Salón-comedor de la vivienda de Don Máximo en Madrid. La mesa está llena de viandas y bebidas de toda clase. Al fondo del escenario, y colgada del techo, hay una luna menguante.

Teniente Jeta (comiendo a dos carrillos y bebiendo sin parar).- ¡Esto es vida, sí señor!
“El Chato”.- ¡Jeta! ¡Jeta! ¡Jeta!
“Canuto”.- ¡Guau! ¡Nos estamos poniendo como El Quico de la Pantoja!
Sofía Loro.- ¡Viva Don Máximo y viva España! ¡A por ellos oé! ¡A por ellos oé oé oé!

Sigue Leyendo...

Me pillaste que me iba.

Me pillaste que me iba.
Ya recogí mis cosas, cerré las maletas, revisé los cajones por si me dejaba algo y a tan a sólo un instante de agarrar las llaves…

Me pillaste que me iba.

El silencio hondo se apodera de mi vientre, el corazón media y la mente escucha.

Me pillaste que me iba…

Y la ventana, vence al aire que golpea, se enrabieta, lucha , mas el cristal es fuerte, la madera vieja y …

Me pillaste que me iba.

Mis ojos expresan vida, la aceptación de lo que fue, mis ojos buscan tras el misterio de lo incierto, de lo que aun no vieron, de lo que aun no sé si verás.

Sigue Leyendo...

Noches de bohemia con luna menguante (Teatro) -1-

Escena Primera.

Personajes.- Don Pío, Señor Baroja, “La Inclán”, Capitán Tartaja.

Escenario.- Noche cerrada. Taberna “Méntrida” en el viejo Madrid. En las paredes hay muchas fotografías de toreros y asuntos relacionados con la tauromaquia. Se encuentran, sentados ante una mesa y hablando en voz muy baja, Don Pío y el Señor Baroja que tienen ante ellos dos vasos llenos de vino y una botella de Rioja. En la mesa cercana se encuentra, sentada en su silla, “La Inclán”, con la vista perdida y ausente mientras observa su copa de anís y luce un elegantísimo y escotado vestido de fiesta completamente rojo. Al fondo de la escena, y colgada del techo, hay una luna menguante.

Sigue Leyendo...

LUCHAS

Quién es el más inteligente
Lucha de cabezas
Quién se las sabe todas
Lucha de neuronas
Quién es el master indomable
Lucha de egos
Quién es buen capitán para un mal navío
Quién escribirá por esta vez el destino
Quién es el sabio, el elegido, el que sacará poder interior para derrotar al tirano de turno
Quién huye entre los arbustos
Lucha de especies
Lucha de clases
Luchar por luchar
Por ahí va nuestra hermosa humanidad

Mario Pires
Maldición Poeta

Los bonitos paseos de la felicidad.

El Cuatrienio 1990-1994 estuvo lleno de inolvidables momentos que jamás olvidaré y que han quedado grabados en mi memoria como los bonitos paseos de la felicidad. La felicidad alcanzada es la de estar casado con una esposa tan bellay atractiva como Liliana y tener dos hijas tan lindas y bonitas como Leslie y Carla. Con ellas estoy tan completo y tan realizado en lo sentimental y en lo amoroso que durante las jornadas laborales sólo pienso en las 3 de la tarde para salir raudo hasta nuestro domicilio y compartir toda mi vida con ellas: Lina-Liliana, Lina-Carolina y Lina-Carlina. Son Liliana, Leslie y Carla y no las cambio por ninguna otra emocionante aventura sentimental de las que he vivido. Las tres son únicas. Las tres son irrepetibles. Las tres son bellas y guapísimas y doy tres veces gracias a Jesucristo por cada día que amanezco junto a ellas, por cada día que comparto con ellas y por cada día que doy bonitos paseos de la felicidad con ellas.

Sigue Leyendo...

Ciando mi abuela fue emperatriz.

Una vez que Luis descubrió mis grandes hazañas con las chavalas de muy buen ver y de muy buen mirar, quiso saber de dónde me venían a mí dichas capacidades y quiso conocer a mi familia una vez que yo ya había conocido a la suya. Así que, sin pensarlo dos veces, un día quiso acudir a mi casa para conocer a mis progenitores. Entonces todavía estábamos viviendo en la calle Juan Duque 16. Lo primero que le deslumbró a Luis fue lo moderno que era el portal, lo bonita que estaba la escalera y el estilo fino de todo el trayecto hasta subir al piso quinto número dos. Llamé a la puerta y acudió mi madre…

Sigue Leyendo...

Distancia

Tengo un problema con los dedos de estas manos torpes que siguen buscando tus cabellos, tus caderas, tus manos,
Es esta sensación que me dejaste la última vez que nos
vimos y que continúa latente por todo mi cuerpo,
¿Será esta la sensación de la vida?
¿Del vínculo misterioso que nos une?
¿Dónde sea? ¿Cuándo sea?
Que sensación tan increíble tenerte cerca…

Estoy seguro que te he visto -me digo, pero muy en el fondo lo sé, fue solo un espejismo son estas alucinaciones vívidas producto de la necesidad de tu presencia, puedo verte caminar por allí a distintas horas, con el cabello largo y tus mejillas rojas, mirando tu contoneo una y otra vez.

Sigue Leyendo...

Presión de cuerpos

Hoy me delego el valor de probarte;
Me dejo seducir por el sámsara*, reconociendo la atracción epicúrea* como ley mundana.
Desmantelando tu belleza de entre los tejidos áridos que te recubren, hondeando tu cabello, escultor de marañas, respirando la sal de tu piel,
desembocando mis labios en tu clavícula escribiendo palabras prohibidas con el pincel de mi lengua, las guardo como un secreto, en el invisible lienzo cobrizo.
Cuando logro encender la llama sobre el filo de tu oreja,
cuando extiendo mis dedos desde el cuello hasta tu mandíbula, manejando con fuerza el timón de tus gemidos, es entonces cuando te manifiestas y te revelas ambiciosamente y me amarras con nudos perfectos con tus brazos y piernas, sin dejarme escapar,
y entonces en ti emana una corriente eléctrica por los relámpagos que truenan desde tu coño, recorriendo todo tu cuerpo,
lo percibo en el cimbrar de tus huesos,
en el hálito agónico,
y yo los acompaño, con fuerza y con ímpetu hacia la catarsis,
creando así la presión de cuerpos por la avaricia del deseo,
en un intento de unir forzosamente tu yo y mi yo como una sola unidad,
como lo hacen dos gotas de agua al fundirse,
ambos seremos uno,
ambos seremos yo.

Sigue Leyendo...

Los pianos de Chopin.

Para los más grandes musicólogos de la actualidad los tres grandes maestros de piano de todos los tiempos fueron Franz Liszt, Claude Debussy y sobre todo Federick Chopin. Y es que el piano para Chopin era lo más adorable y adorado de la vida. Sobre todo sus predilectos de la marca Playel y de la marcar Erard. Y también añoró durante toda su vida al primer rudimentario y arcaico Zelakowa de su niñez. Tanto era lo que adoraba a sus pianos que se sentía imposibilitado para componer una canción si no estaba acompañado de uno de ellos.
Después de la guerra contra Austria, a la que tuvo que acudir forzosamente, parece ser que sólo le impresionada en la vida oir una composición artística donde se escuchase el piano.Y él mismo se hizo pródigo escribiendo (entre otras cosas ya perdidas) un total de 55 mazurcas, 27 estudios, 24 preludios, 18 canciones modernas, 13 polonesas y 3 sonatas. Muchas de esas obras las cantaba (junto con el concierto de La Piedad y los revolucinarios Opus 11 y Opus 21) en la misma puerta de la capital animado por su maestro Johan Nepromonti. Estas rebeliones contestatarias (como joven líder que era) hicieron que el arzobispo mandara que lo expulsasen de Polonia. Fue cuando se marchó a París y no volvió más a su querida patria natal (aunque la recordaba en muchas de sus canciones) porque se enamoró fuertemente de la escritora George Sand, separándose de su primera esposa para convertirse en amante de la Sand.

Sigue Leyendo...

Reflexiones de Domingo

Hoy he vuelto a tener la necesidad de sacar cosas que llevo dentro, la primera de ellas es la soledad que siento, un día que fui al cine sólo, salí de marcha sólo, multitud de veces he ido a la playa sólo, en resumen todo. Me prometí a mi mismo que no volvería a hacer eso, porque me hacia sentir raro. Me puse manos a la obra y construí un grupo para salir y hacer planes, resulta que eso fue insoportable para mi, las dinámicas de grupo me repatean, lider, chulo, triunfador, perdedor whatsaaps saturantes etc.

Pensé entonces que una pareja sería lo mejor, no es que no lo hubiese pensado antes, sólo que lo del grupo parecía mas fácil, bueno a lo que iba. Aunque no me considero un adefesio, tengo un físico normal tirando a poca cosa, eso en el mundo gay es casi como ser invisible, siendo un colectivo que ha sido discriminado mucho durante la historia, ahora los homofobos mas rutilantes están dentro de él, como muestra la típica frase de perfil, “no me pone la pluma pero la respeto” “No gordos” “Dotado por dotado” “tengo un nabo que es lo que hay que tener no una churra” “viejos no ya tengo padre y abuelo”, cosas brillantes como estas se repiten hasta la saciedad.
Nos vendemos cual producto en escaparates, yo no se, si es una moda ahora o no, pero ahora resulta que solamente les gusto a niños de veintitantos, que buscan a su padre ausente o no se, si caes en la tentación , se divierten un tiempo y luego te dan la patada, tu ya con casi cuarenta le escribes o intentas verle y pareces un acosador, y él con su próxima conquista.
Por otro lado, vivir sin este tipo de redes sociales, es estar fuera de juego, no tienes sexo, no conoces a personas gays cercanas ni nada de nada. La otra opción es salir a consumir como un poseso aunque no te guste, tener un calentón del quince, y coger complejo de creído o invisible, creído, si no te morreas con el primero que llega o invisible si entras en un locas super fashion de la muerte, de gays y amigas intimas.

Sigue Leyendo...

La escuela del 58.

En 1958 todas las aulas de los colegios estatales eran iguales para un total de unos 50 chavales: una sala grande que tenía, al fondo, una tarima con una mesa para el maestro, un pizarrón y un mapa de España para sacar fotos cuando venía el retratista. Los chicos estábamos en colegios diferentes a las chicas quizás para castigarnos por haber nacido chicos. Íbamos subiendo de grado cada año salvo algún que otro empollón que se pasaba de listo y saltaba dos grados en una sola temporada. Las mesas eran pupitres de madera, para dos chicos sentados el uno al lado del otro. El asiento se levantaba y se bajaba manualmente y teníamos la costumbre de hacer de aviadores haciendo elevar el pupitre como si tuvieran pedales ya que el tablero estaba un poco inclinado hacia ti y arriba había una repisa con agujeros para colocar los tinteros que solían derramarse de vez en cuando poniéndote la chaquetilla perdida por culpa de la tinta. Los dedos también terminaban por llenarse de manchas que no salían ni con asperón. De vez en cuando venían unas señoritas para mirarnos el pelo y descubrir a los que tenían piojos, a los cuales les sacaban del aula y se los llevaban a desparasitarse.

Sigue Leyendo...

Sé que algún lugar del mundo,,, (Invitación a la Literatura)

Sé que en algún lugar del mundo, existe una rosa única, distinta de todas las demás rosas. Una cuya delicadeza, candor e inocencia hará despertar de su letargo a mi alma y mi corazón. Existe rodeada de amapolas multicolores, filtrando toda lo bello a través de sus ojos aperlados, cristalinos y absolutamente hermosos. Estas cosas pensaba yo hasta que te encontré en ese lugar del mundo hacia donde fui guiado por el destino del amor.

Se parece a ti.

Se parece a ti..

Porque me doy cuenta que todo esto antes ya lo viví; la imagen de dos pájaros en la rama, en miedo por la oscuridad del camino, las risas improvisadas, nuestro primer baile… Me recuerda a ti.

Se parece a ti,
el sol que me despierta, la fuerza que me levanta, las lágrimas que derramo, el corazón cansado, los ojos abiertos en la noche, la espera de lo que no llega, lo que es y será… Me recuerda a ti.

Se parece a ti,
Este mundo perfecto e imperfecto, la sed que me despierta, las rosas en el jarrón, la rabia porque no estás, te fuiste y la luna calla porque… Me recuerda a ti.

Sigue Leyendo...

De jóvenes

De jóvenes,
nos olvidamos del tiempo;
y sin darnos cuenta,
nuestro ímpetu
arrasa con todo,
sin saber casi de nada.
Todo lo podemos: somos jóvenes
y al pasar los años,
cuando el impulso se serena,
cuando la vida va en serio,
es entonces cuando te acuerdas
de aquel caballo ganador
al que a su grupa subías
blandiendo ilusión y juventud.

1972

He regresado ya, hace un poco de tiempo y procedente del Servicio Militar Obligatorio, a mi trabajo cotidiano en la Oficina Principal del Banco Hispano Americano de Madrid (Plaza de Canalejas número 1) y comienzo a tener que soportar la “insoportable levedad del ser”. No me refiero a la novela del checo Milan Kundera, que se publicará, por primera vez, en el todavía lejano año de 1984 después de Jesuscristo, sino que me refiero a tener que aguantar toda clase de injusticias persecutorias por jefecillos de Banca que llegaron a ser jefecillos desde lo más bajo del escalafón cuando entraron (simples ordenanzas nada más y faltos de cultura, educación y respeto hacia sus empleados más inocentes como Ondaro por ejemplo) olvidando quiénes fueron ellos antes de ascender a jefecillos de esos de los nombrados “a dedo” y que no tienen ninguna clase de consideración ni piedad con quienes están trabajando bajos sus mezquinas “dictaduras” de jefecillos de oficina nada más.

Sigue Leyendo...

Bitrisílaba

Una charla, palabras perdidas entre murmullos de la habitación,

un suspiro, olvidado entre la gente que grita de dolor,

un recuerdo, pintado en los muros del salón,

una canción, una voz…

que se aleja de su lado sin perdón.

Hojas que caen.

Así, sin más, el día termina,
la vida pasa, las hojas caen…

y el aire marcha hacia otro lugar,
la ausencia escribe cartas al destino,
las horas se hacen breves, caducas,
como río que suena que cantos que
van y vienen.

La serenidad contempla al horizonte…

La suerte…¿ Quien sabe lo que traerá?

¿Por qué soy futbolista?

Hay que remontarse al año de 1956 después de Jesucristo, cuando nació una princesa al otro lado del mar y en el centro de mi corazón, para, por una casualidad deportiva, conociera yo a San Mamés. Fútbol. En aquel principio de las chapas, teniendo que soportar las imposiciones despóticas ajenas a mi voluntad, es cuando comencé a tejer mi propia y diferente forma y manera de entender este juego. ¡Gol! ¿Cuál fue el primer gol que marqué en mi historia? Mi primer gol se pierde en la memoria de los tiempos heroicos de aquel sobrevivir en el patio escolar, un patio de vecinos donde cada pelotazo hacía saltar chispas de las paredes de ladrillo como a manera de disparos haciendo diana en las porterías señaladas con tiza.

Sigue Leyendo...

Alfonsa y Fernanda en la distancia (Mini Relato)

La espita de la olla a presión comenzó a lanzar su característico sonido mientras doña Alfonsa Pérez-Gines de Lamadrid, despertando de su sempiterna modorra, se rascó los sabañones de sus dos orejas, grandes como dos platos soperos, mientras seguía con los rulos enganchados en aquellos sus pelos totalmente canosos y que parecían pelusillas de piel de conejo, mientras todo el pueblo de Sos descansaba y, pinchado en la mugrienta pared del solitario comedor, el alamanaque zaragozano se había detenido en el pasado 1973 mientras que, tan lejos de la capital de España como ella, su comadre y parienta más o menos cercana, doña Fernanda Moreno-Espinosa de Lamadrid, se mordíá las negruzcas uñas, tanteando con la lengua su postiza dentadura, después de haber tenido que pasar el estropajo, en su retirada casa de Osuna, a la sartén que, de tanto uso, habá perdido todo el brillo tal como le sucedió a ella en su vida por los madriles. A ambas dos viejas celestinas les unía, además del parentesco, los desamores vividos como la purga de sus pecados, la purga de sus traiciones, la purga de sus cobardías. A doña Alfonsa Pérez-Ginés de Lamadrid la había dejado sola ante el altar el chulo Guti de Lavapiés y a doña Fernanda Moreno-Espinosa de Lamadrid la había engañado, por completo, el mexicano Mario tras haberla enamorado durante la Feria de San Isidro, en el Paseo de la Florida como ella recordaba con total exactitud. Así que mientras doña Fernanda seguía raspando, con estropajo y uñas, la roña adherida a su sartén de mil y una pitanzas, doña Alfonsa se habia levantado del sofá descolorido y desvencijado, para acudir a la olla exprés que amenazaba con explotar y hacer volar su chabola en mil pedazos.

Sigue Leyendo...

LAS CHICAS QUE NO SON DE MI BARRIO

Si hay algo que llama mucho mi atención
son las chicas lindas que pasan
con cara de disgusto
y la nariz erguida
como si nosotros
simples y feos mortales
oliéramos a mierda

Me pongo un poco en ese lugar
y pienso que chicas tan lindas
si fueran muy simpáticas
sonrientes y sociables
seguramente nosotros
simples y feos mortales
zumbaríamos como moscas
alrededor del pastel
en busca de su dulce encanto

Aún así no las justifica
y seguramente en su círculo íntimo
sean chicas sensibles, amigables, queribles
y perras puercas también
pero
por las calles
no son más que chicas
de nariz fruncida

Sigue Leyendo...

Portal Literario Independiente